dijous, 11 d’abril de 2013

NO TE FOLLES AL LIDER (DON'T FOLLOW THE LEADER?)


                                                                         lider

Ayer, debo reconocerlo, en el majestuoso marco del Nou Camp, estadio del Barça, lo pasé mal, muy mal, pero no les voy ha hablar de futbol, ni mucho menos...
Voy a hablarles hoy de lo importante que resulta la figura del líder en la consecución de objetivos.
Si les hablo de Vassili Zaitsev, lo más probable es que se queden ustedes igual, y sin embargo hablamos tal vez del actor principal del final de la II Guerra Mundial, y de la mayor pesadilla del ejército de Adolf Hitler.
Zaitsev era un francotirador del ejército ruso. Sus gestas (entre la veracidad, el mito y la leyenda) en forma de víctimas, trascendieron de tal forma entre el agotado ejército soviético que dirimía en Stalingrado lo que a la postre supuso el primer revés fundamental del ejército nazi, y el comienzo de su hundimiento físico y moral, que sirvió de energía básica para conseguir el objetivo final de las fuerzas aliadas.
Tal era la destreza de Vassili, que esa destreza también caló hasta la desesperación y la depresión en la moral del ejército teutón, hasta el punto de que la alta comandancia germana hizo traer a esa cruenta batalla a sus mejores especialistas para acabar con él, costase lo que costase, conscientes que esa muerte resultaba fundamental no tanto por las bajas que provocaba, sinó por el aliciente inagotable que suponía para la moral de sus compañeros, que a partir de sus gestas les convertía en invulnerables.
Volviendo al Nou Camp, tras un gol rival que eliminaba al equipo de Tito Vilanova, la depresión se apoderó ayer de los 11 jugadores azulgrana y sus casi 100.000 fieles congregados en el santuario culé. Nada parecía presagiar una reacción suficiente. La suerte se vislumbraba más que echada, hasta que el líder indiscutible del equipo catalán levantó su argentino culo del banquillo para saltar al campo en un estado físico más propio de un balneario suizo que de una eliminatoria continental.
Por arte de magia, la luz pareció sufrir una metamorfosis, los jugadores empezaron a trenzar como es habitual, las ocasiones de gol se hicieron incesantes, el público recobró la voz y la fe, y solo existía un elemento diferenciador: Messi, el líder natural del FCBarcelona, estaba presente en el terreno de juego y paseaba (jugar, como él sabe, es otra cosa...) para excitación y acierto de los suyos y desespero y desconcierto de los rivales.
¿Que es un líder entonces, sea cual sea su sector de actividad...?
Básicamente un tipo capaz, y un referente con un halo inexplicable y mágico para los suyos. Una pesadilla infranqueable para rivales y contrarios. Un profesional imposible de crear artificialmente ya que es fruto de un “patrón” o molde natural, irrepetible y de lo más diverso.
El líder es un comunicador implacable sin pretenderlo, es un planificador sin saberlo, innova sin perseguirlo, pero sobretodo: El líder conoce sus fortalezas como conoce y debe adiestrar sus debilidades, y ahí radica su verdadera fuerza, y un servidor, que intenta vislumbrar las suyas, acaba de percatarse que el artículo empieza a ser demasiado largo y tal vez les aburra...
Palabra de galeno.

7 comentaris:

  1. Los miles de seguidores y seguidoras de este blog entre las que me cuento, creo que conocemos uno.
    Gran post y gran (y diferente como de costumbre) descripción final

    Anna

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gràcies Anna!
      Pues preséntanos-lo!!
      Un beso

      Dr. M.

      Elimina
  2. Amic Lluis, el lider sabe reconocer cuando su presencia y a veces basta con solo eso la presencia, para soltar el halo magico que reside debajo la alfombra del despacho o en este caso del cesped, para contagiar al equipo o colaboradores, esta magia solo consta de pocos ingredientes, el basico es la confianza. Permiteme que te felicite por haber encontrado un simil entre Leo Messi y el lider que buscamos proyectar en las mentes de nuestros equipos, amigos, colaboradores etc. Yo tambien sufri anoche en el Camp Nou, pero mi sufrimiento no era de impotencia, ante un rival superior ( que no era el caso de anoche) el mio era de falta de confianza en los jugadores que habia en el campo, por su desatino, errores, nerviosismo y falta de orientacion,hasta que aparecio el Lider, comparto plenamente tu post y la metafora que dibujas en nuestras mentes, privilegio que esta en la capacidad de pocos lideres.
    Un fuerte abrazo amic.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gran complemento al post
      Gràcies Joan, bona setmana!

      Dr. M.

      Elimina
  3. Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  4. Fantástico post, Dr. M.

    El líder inspira, sin arrogancia y con humildad y es generador de confianza, algo que en ese partido fue imprescindible.

    Un brindis por todos los líderes anónimos que cada día comparten con su equipo el esfuerzo para alcanzar sus objetivos.

    Gràcies per seguir inspirant a tots els que et llegim ;-)

    ResponElimina
  5. El lider sempre és inspirador i generador de confiança fent-ho a més des de l'humiltat i no des de l'arrogància, per això els fa ser més grans, si cap...

    En aquell partit, certament faltava molta confiança, com amb altres situacions que vivim cada dia. Ens fan falta líders de debó. Hi ha massa mediocritat disfrassada de lideratge.

    M'ha agradat la metàfora de la "llum". Realment és una bona forma d'il·lustrar la foscor no només la que vam viure al camp sino la que en moltes empreses es viu cada dia.

    Gràcies Dr. M, per la teva "llum".



    ResponElimina