dilluns, 21 de maig de 2012

CUIDADO CON LAS NARANJAS DE LA CHINA


                                                                                   Cuidado con las naranjas de la China

China está dando una lección de competitividad digna de un doctorado universitario en profundidad. Es obvio que su explosión obedece principalmente a unos salarios y derechos laborales bajo mínimos, pero el europeo que piense que solo hay eso, no es capaz de abrir objetivamente los redonditos ojos que su caucásica raza le ha regalado.
En 20 años han multiplicado un 600% su economía hasta encaramarla al segundo puesto mundial, y en plena recesión de nuestros mercados (sus mercados potenciales), siguen creciendo un 32% anualmente fijándose ahora en mercados emergentes.
¡Vaya con los chinos!
¿Y que hacemos nosotros? Equivocarnos, minimizando y justificando contemplativamente su crecimiento. Si salarial y productivamente ni podemos ni podremos con ellos los próximos 25 años, deberíamos reaccionar ya, y podemos hacerlo atacando su actual hegemonía en 2 frentes:
1.- El de la calidad, excelencia y valor añadido. Ahí los tendremos (aún) contra las cuerdas y suplicando la campana, ya que les llevamos años de ventaja en branding, innovación y valor añadido, y nuestro papel económico o se impregna de este trinomio productivo o apaga y vámonos.
2.- El de unirnos asociativamente a ellos ya que poseen lo que nosotros jamás alcanzaremos: Una productividad a escala que me atrevo a cualificar de monumental, pero ojo con este segundo aspecto ya que conozco demasiados casos de fracaso en base a una nefasta preparación casi improvisatoria antes de desembarcar en un mercado tan complejo, difícil y diferente como el chino.
¿Tienen los descendientes de Fu Manchú algún punto flaco? Lo tienen, y no es otro que su dependencia de los mercados ajenos, ya que su propio mercado de consumo, el interno, aunque va mejorando levemente, no ha despertado aún debido a sus propias ventajas competitivas: Salarios patéticos y una población con unas desigualdades sociales que mantienen sumida en la subsistencia a la mayoría de las familias.
Hoy el mercado chino tiene aún un componente socialista demasiado rígido para hacer su gran eclosión. El gobieno sigue controlando la banca y la energía, y considero que el día que decidan liberalizarlas, darán su golpe de timón definitivo. Todo lo contrario curiosamente de los mercados occidentales, que han fallado al mostrarse como un gran cagarro financiero con espabilados bancos que han ido demasiado lejos y desbocados por gobiernos incompetentes aquí y allá, y ahora hay que intervenirlos para el equilibrio de la economía y la salvación de nuestro propio sistema. Avaricia e imbecilidad a partes iguales…
De pequeños decíamos aquello de que nos engañaban como a chinos, pero si todo evoluciona como parece, deberemos cambiar el dicho ya que son ellos los que nos llevan al huerto y deberemos clamar: “Eres más astuto que un chino” y es que como sigamos así, y viendo como gestionan nuestros corruptos e ineptos mandatarios (Valencia es un ejemplo), hasta las naranjas de la china van a ser verdad y llegaran sodomizando nuestros mercados...
Palabra de galeno







15 comentaris:

  1. En las antípodas de tu planteamiento, Doc, sólo comentar que China es una bomba a punto de estallar, algo así como la URSS a mediados de los ochenta. La corrupción y la endogamia hacen de este Frankestein un modelo de insostenibilidad social y medioambiental. Gigante con pies de barro, desde hace un par de años se les empieza a ver el tic que se lleva por delante a imperios más grandes que el suyo: la soberbia (más síntoma del miedo que del poder). Hasta ahora iban trabajando en silencio, como hormiguitas. Pero desde sus olimpiadas han subido el tono diplomático, buscándose enemigos por todas partes, entre ellos, India y Japón.
    No sé porqué, Doc, a mí China se me antoja como la última pieza del dominó al cabo de la Primavera Árabe, ese gran ensayo para tumbar al gigante.

    Por cierto, el crecimiento de China desde los noventa coincide con la progresiva monopolización de este país de las "tierras raras". En la década de 2000 a 2010, el 97% de la producción mundial de los minerales extraídos de estos minerales eran de ellos. Pero desde entonces ya son muchos los países que se han puesto a recuperar las explotaciones de esas "tierras raras", abandonadas por ser su extracción excesivamente contaminante (cosa que China, claro está, nunca dejó de explotar). Sin los elementos químicos que se extraen de las "tierras raras", el mundo digital (entre otras cosas) sería imposible, así que, Doc, tal vez China se apoye en algo mucho más frágil que lo que se supone, y ese algo esté a punto de perderlo.

    En resumen, poco me preocuparía yo de China más allá de la onda expansiva que implique su hundimiento.

    Un abrazo

    Eduardo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Edu.
      Yo no se si tengo o no razón. Escribo desde mi humilde análisis de los mercados en base a una visión muy marketer del entorno. Mi relación con el mercado chino se limita a la compra de algún bombilla de bajo consumo o la ingesta de algún Chop-suey.
      Un abrazo

      Dr. M.

      Elimina
    2. Puede que mi análisis no sea humilde. Probablemente está cargado de pasión. Hace unas semanas hablábamos de crisis de valores. Y en China tenemos a la madre del cordero. Entre el discurso occidental de cuatro reporteros que se juegan el pellejo metiéndose en la cocina de esta aberración mercantil y el discurso oficial del régimen, el que debe acatar todo empresario que se mueva por allí, me quedo con el de la prensa. Yo también conozco algún que otro empresario que importa de China, y su punto de vista vale tanto como el del que le echa un ojo por Google Earth, porque allí, tú mismo lo expones, ¿qué buscan? Reducir costes. Y si hay que mirar hacia otro lado para aumentar los beneficios, pues se mira y ya está, y si hay que defender el sistema que les permite que su BAII se dispare, pues se hace.

      Hablamos de valores perdidos, sí, y la Declaración de los Derechos del Hombre fue un intento maravilloso para escalar un peldaño más, de encumbrar los valores sobre los escombros de la mayor carnicería que haya conocido la humanidad. Y lo jodido es que hoy mi frase suena a utopía pura y dura, a flower-power. Hace décadas, la OMC debió poner ciertas trabas al libre comercio: cumplir con los Derechos Humanos, o intentarlo, por lo menos. No lo hizo, claro, los valores son cosa de hippies; y el abaratamiento de los costes nos llevó a la deslocalización, primero, y al hundimiento de empresas de aquí que no podían competir con los precios de sus exportaciones. Y la cosa aguantó lo que duró el ladrillazo, maravilloso Kit de maquillaje de la señorita Pepis. Pero cuando el ladrillo se acabó, ¿qué descubrimos? Que no somos "competitivos". Que tenemos que ir mirando a China como modelo de productividad. ¿Es eso la "libre competencia"? ¿Exagero? Eso se lo tendremos que decir a nuestros hijos, los que hoy van al colegio, si no cambiamos el referente de productividad.

      China, prodigio de la civilización cuando en el resto del planeta andaban a garrotazos, inventores de casi todo miles de años atrás, hoy es una perversión de lo que fue. Un estado que se pasa por el forro cualquier valor que no sea el de las bolsas.

      En ciertos ámbitos he llegado a escuchar gente diciendo que preferiría que esto fuera China para que haya trabajo. ¿Hasta dónde hemos llegado, Doc?

      Sí, puede que peque de apasionado defendiendo ciertos valores. Por eso creo que ningún estado cuya existencia se base en asfixiar al grueso de sus ciudadanos, tiene futuro. Y quien me diga que China no lo hace, en fin...

      Disculpa mi intransigencia, y gracias nuevamente por permitir este espacio de debate.

      Un abrazo

      Eduardo

      PS: aprovecho que nadie va a venir a detenerme por lanzar a la red opiniones "desafectas".

      Elimina
    3. Eso de los valores, da yuyu...
      Me canso de oir, leer... que los valores se estan perdiendo. Valores? Que valores?
      No será que simplemente han variado, y en muchas ocasiones no precisamente para bien?
      Los chinos destrozan esos valores? O los destrozan los mercados y consumidores (muy occidentales ellos), que quieren más y más y más, bueno, bonito y barato?
      Reflexionen ustedes.

      Gracias, Edu, por tus eruditas intervenciones.

      Dr. M.

      Elimina
    4. Eduardo,

      me encanta leerte pero en este caso y sin que sirva de precedente (pues en muchas ocasioens coincido con tu puntos de vista) no estoy de acuerdo con tu planteamiento, me parece un tanto idealista, coincido con el Dr.¿ de qué nos quejamos si TODAS las compañías occidentales que pueden quieren entrar en el mercado chino para comprar más barato y vender??

      Besitos,

      Marta

      Elimina
    5. Marta y Doc,

      si a un consumidor occidental le informan de que lo que está comprando lo fabrican niños de entre 4 y 10 años encerrados en un cuarto (vendidos a menudo por sus propios padres) las veinticuatro horas al día, ¿comprará ese producto? Valores: erradicar la esclavitud infantil, por lo pronto. Hay muchos y muy buenos documentales sobre el tema, tanto en China como India, Brasil... Hay más valores, pero entiendo que me prejuzguéis puesto que hay mucho manipulador suelto.

      Atreveos a ver uno e imaginaos a vuestros hijos ahí. Os dejo uno de India.

      http://www.youtube.com/watch?v=hl2kOz2TVrI

      Lamento profundamente que me tachéis de idealista en temas tan serios. Quizás ahí esté el gran error, en pasar al lado de los idealismos cosas que nunca tuvieron que serlo.

      Gracias de nuevo por el debate.

      Eduardo

      Elimina
    6. Suelo ser comedido con mis visitantes, y no me gusta convertir el espacio de comentarios en un foro (que ya hay espacios digitales con ese cometido), pero por una vez voy a responderte con contundencia:
      Amigo Eduardo (que lo eres)
      El consumidor occidental sabe perfectamente todo eso, sabe de las condiciones denigrantes con las que fabrican los gigantes occidentales en paises deprimidos, saben que el margen de la marca aumenta exponencialmente con la explotación de su manufacturador, sabe que esos mercados no fabrican para sus conciudadanos si no para los rubias o teñidas clases solventes de occidente...
      Y que hacemos cuando revisamos videos como el que propones, leemos noticias al respecto o visonamos reportages especiales sobre tal explotación? INDIGNARNOS, EXCLAMARNOS y HASSTA CONSTERNARNOS!!!!
      Pero que hacemos cuando salimos de shopping with the happy family??? BUSCAR BUENO BONITO Y BARATO, y queriendo o sin querer sufrimos una repentina amnesia frente a la caja.
      Por eso los líderes en el mercado de cualquier sector (excepto en alguna brand de mkt de lujo, probablemente) son los protagonistas de tanta desfachatez humanitaria.
      Despierta, amigo mío... Despierta!
      Un abrazo

      Dr. M.

      Elimina
    7. Ostras, Eduardo, lo siento pero Lluis gana por K.O. en el tercer asalto.
      De verdad no calzas Nike, Adidas o New Balance, o vistes Levi's, o utilizas esquis Salomon,, Fisher o cualquier otro del mercado, o entras en garitos de Inditex, o...

      Elimina
    8. Siento tener que responder, pero Anònim, me has preguntado.

      No lo hago si sé que detrás hay mano de obra infantil. De eso deberían encargarse las organizaciones supranacionales, incluida la ONU. Lo único que deseo es que se distinga a empresas que utilizan esa mano de obra infantil de las que no lo hacen (aunque paguen una miseria a los adultos, ahí ya no voy a entrar).

      ¿Por qué de vez en cuando se montan las campañas contra alguna empresa porque se ha demostrado que contratan o subcontratan mano de obra infantil? Asumo que porque no todas las empresas deslocalizadas usan esa mano de obra. Fíjate que al final yo voy a ser más condescendiente con China que vosotros (es decir, creo que no todo lo hacen pasándose por el forro los Derechos Humanos).

      Te devuelvo la pregunta Anònim: tú, asumiendo que todas las empresas usan mano de obra infantil (pues eso es lo que se deduce de tu comentario), ¿compras esas marcas?

      Doc, disculpame, de verdad, pero en estos temas, debo responder.

      Otro abrazo, chico

      Eduardo

      Elimina
  2. Soy toledano y opero en el mercado chino desde hace 7 anios desde Singapore. La vision del doctor coincide mucho con mi experiencia y mi prevision tambien. No estoy tan de acuerdo con Eduardo que se mueve en un plano teorico de la prensa occidental muy lejos de la realidad en el mercadeo de acá. China ha cambiado de enemigos y saldra ganando. A cambiado USA por india, viva el cambio! No le va tan mal de la mano de tio Sam, verdad?
    Juan Onésimo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bon dia Juan.
      Es una suerte contar con un coment de alguien que está pisando el terreno.
      Muchas gracias por tu visita.

      Dr. M.

      Elimina
  3. Gran post. Totalmentevcierto que su gran activo exportador es su gran handicap de explosion interna, es decir las condiciones laboral. Mi opinion es que se equilibraran poco a poco y aun perdiendo parte de su competitividad, China sera imparable

    ResponElimina
    Respostes
    1. Amigo anónimo.
      Celebro que le haya gustado. Yo tambien pienso que tiene las condiciones para ser imparable comercialmente.
      Veremos, no?
      Un saludo

      Dr. M.

      Elimina
  4. Mi humilde opinión es que el artículo lo encuentro muy acertado, ya que desde aquí parece que sea un país en expansión (y no digamos como se están expandiendo en España). Puede que Eduardo haya acertado también con lo que dice de que es un gigante con pies de barro. Todo caerá por su propio peso, ya sea para bien o para mal.

    Sonia

    ResponElimina
  5. Eduardo; completamente de acuerdo con lo que dices. ahora está de moda auotflagenarnos con lo malos y corruptos que son nuestros gobiernos, como si los de China e India fueran una panacea, decirnos que ojalá viviéramos en China, pero con condiciones de vida occidentales claro, y tanta demagocia barata nos impide ver el mar de penurias que suponen estos paises totalmente bárbaros. Yo prefiero rebuscar en un contenedor de Barcelona antes que trabajar en una fábrica China.
    Y otra cosa que tienes razíon es que China caerá, ya han salido a la luz muchos datos económicos falsos o maquillados, pero es que demográficamente es insostenible y caerán

    ResponElimina