dimecres, 20 de febrer de 2013

LA PERVERSIÓN DE UN RESULTADO


                                        La perversión de un resultado

He realizado la tutoría integral de un grupo de alumnos en un complejo proyecto final, en el Master en comunicación de empresas de un prestigioso centro de negocios y enseñanzas avanzadas.
No soy persona de tomarme a la ligera mis compromisos, y de las 4 horas que el centro de negocios tenía a bien pagar al tutor por ese cometido, uno, que es como es, decidió invertir más de 20, que es lo que me pidió el cuerpo y he considerado adecuado para ayudarles en su objetivo final, y estoy satisfecho que así fuera.
Hoy los miembros del grupo, después de 6 meses ya no son el grupo A, son 4 amigos: Dani, Katha, Ana y Esther, y mis 4 amigos están “tocados”.
Un tribunal, en 45 minutos de escucha, ha decidido valorar sus cientos de horas de trabajo, su tesón, su análisis, su esfuerzo y, por qué no decirlo, su talento... Con un 7.5 sobre 10 y ellos consideran que es poco.
Poco, mucho... ¿Respecto a qué...? ¿A quién...?
Y en realidad, ¿que carajo importa?
Se invierten unos miles de euros para realizar un Master con el objetivo de ser al final un mejor profesional, de estar más preparado en la jungla de la competitividad, de adquirir unas enseñanzas, de establecer unos contactos, en definitiva, de crecer personal y profesionalmente.
En este contexto, ¿que importancia puede tener el valor numérico que den unas personas que probablemente ni han tenido tiempo en 45 minutos, de entender la esencia de lo expuesto?
Al 7.5 obtenido, yo os pongo, queridos amigos, un 2.5 complementario con lo que alcanzáis un 10 absoluto.
1 punto por resultar encantadores, luchadores, equilibrados, dulces y brillantes.
1 punto porque puedo gritar en voz alta que hoy tengo 4 amigos más que hace un año, y de los de verdad.
Y un 0.5 adicional por haberme soportado, por haberos adaptado a mis cambios horarios constantes y haber aceptado no recibir toda la información necesaria, con lo que habéis tenido que hacer un esfuerzo extra para llegar a la excelencia final.
No demonicéis a los puntuadores, son mortales y probablemente han sido especialmente duros, ya que se tiende a exigir a quien posee talento y brillantez, mientras que se suele proteger al desvalido, y vosotros, desde el primer día habéis demostrado ser absolutamente autosuficientes.
Tal vez demasiado...
Palabra de galeno

dijous, 7 de febrer de 2013

ORDENADOR VOMITIVO


                                                                                                 Creatividad destructiva   

¿Se puede tener peor gusto o ser más sinvergüenza?
Me llega a mis manos este anuncio y no puedo más que preguntarme si realmente estoy viendo lo que estoy viendo...
Con ejemplos como éste, entiendo la nefasta percepción que algunas personas tienen sobre las profesiones relacionadas con la publicidad y el marketing, y me pregunto no tanto que habrán fumado los creativos
(¿o mejor debería llamarles destructivos?), sinó donde estarían de vacaciones todos y cada uno de los mandos de Hewlett Packard que debían dar validez a semejante porquería, por que no quiero dar crédito a que algún profesional responsable de la venta y la gestión de HP haya podido aprobar esta desfachatez.
Sólo la posibilidad de que la mente se te desvíe hasta el World Trade Center, pensando en como plasmar un anuncio sobre la substitución de CPU’s por ordenadores portátiles, ya es motivo de ingreso urgente en algún centro asistencial de perturbados mentales, pero trabajarlo y presentarlo en una propuesta final, debería llevarte directamente a una comisaría de policía por que no solo demuestras ser un animal si no un animal peligroso!
El Texto, prefiero ni comentarlo...
¿Qué más podían añadir para acabar de resultar repugnantes?
Tal vez... “Derrumbamos los precios o oferta valida hasta el 11 de septiembre?”
Lo dicho, estos de HP han resultado ser un poco HdP.
Palabra de galeno