dimecres, 31 d’octubre de 2012

LAS BABAS DEL CARACOL DE LA SRA. DE COSPEDAL


                                                Ma Dolores de Cospedal

En mi país la actualidad, más que movida, está revuelta...

El hartazgo se ha apoderado de una parte importante de una población (ya la mayoría según las encuestas) que, cansada de no ser ni atendida ni entendida, ha decidido mediante la protesta indisimulada pero calmada, y un giro inequívoco hacia posturas secesionistas, poner tierra por medio con un estado, que según esta mayoría, ha estado ninguneando su realidad nacional.
Por otro lado, encontramos a partes iguales una minoría que no sabe hacia donde tirar aún y duda, y otra, la de carácter más conservador, que le aterra preguntar al pueblo y se aferra a la legalidad vigente para evitarlo ante el posible giro social nacionalista y cambio de rumbo, mostrándose nerviosa interna y externamente y no aceptando la idea de perder su muy oficial identidad española.
¿El futuro? Hoy es una gran incógnita ya que el derecho jurídico internacional y los organismos europeos y/o mundiales no cesan de arrojar mensajes contradictorios, que son leídos por unos y otros de manera peculiarmente diferente.
En este contexto, se han convocado una elecciones plebiscitarias como no las han vivido antes ninguna de las generaciones actuales, donde unos y otros por primera vez en la historia se han sacado las caretas y proclaman abiertamente su modelo de futuro.
En este marco, el marketing político o electoral va a estallar con ímpetu implacable, ya que por primera vez además de discutir sobre el modelo de sociedad, se va a dirimir sobre futuros modelos de pais y quien sabe si de estado en su sentido más amplio.
Los pocos trabajos o tesis sobre marketing político, referencían más la gestión del rechazo que de la adhesión. Ante una sociedad tan dividida, donde la parte secesionista, hoy curiosamente, abandera la cara más dialogante y amable, la gestión de la palabra y la imagen relacionada con cada una de las posturas, va a resultar determinante sobre todo en ese grupo minoritario pero decisivo que hará decantar o no la balanza de forma contundente.
Las posturas políticas personales varían poco en una campaña electoral de 15 días y el grupo mayoritario de los convencidos no cuentan un comino para los profesionales del marketing.
Aquí toda la carne se pondrá en el asador de los decisivos y decisorios indecisos. Ellos y solo ellos van a ser más que nunca las estrellas de tan apasionante lucha.
Más que nunca se va a mimar extremadamente la sensibilidad de esa minoría gestionando mucho más el rechazo que la convicción.
Entre las formaciones, habrá naturalmente dialéctica dura, pero no así en los mítines antinatura que vamos a poder vivir. Nos vamos a deleitar viendo al apuesto President Mas arrancándose por faralaes o a la atractiva Sra. de Cospedal envuelta en las babas de un "cargol" en el aplec del monastir de Poblet, tras intentar unas "puntes" de sardana.
Nunca nuestra historia ha sido más ilusionante.
Nunca unas elecciones se han presentado más divertidas.
Palabra de galeno

dimarts, 23 d’octubre de 2012

ALIMENTÁNDOME DE ELLOS


                                                          El más pequeño.

Leía no hace mucho, que una rana colocada en un recipiente con agua fría y puesto sobre el fuego, no percibe el incremento de la temperatura del líquido elemento ya que su piel se adapta a la temperatura, con lo que no percibe tampoco el peligro.
Si esto es así, que parece que lo que es, acabará bien chamuscada ya que no intentará en ningún momento huir, y su triste final será cuestión de unos minutos.
Nosotros, claro, no somos ranas, y no les deseo ese final, pero tenemos muchísimo más en común con el batracio de lo que muchos puedan llegar a pensar.
Queda más que demostrado que, para lo bueno y para lo malo (especialmente en tiempo de crisis), nuestra capacidad de adaptación resulta asombrosa. En parte, nuestro cuerpo ya está morfológicamente preparado para adaptarse a los agentes externos: Nuestra visión se agudiza con la falta de claridad, nuestra capacidad olfativa ante la falta de olor, nuestro paladar se adapta con suma facilidad a gustos extremos como nuestros oídos se adaptan tanto a volúmenes exagerados, mitigándolos, como a susurros, agudizando su poder.
A diferencia de la rana, la adaptabilidad en el ser humano, lejos de suponer un peligro, suele suponer el equilibrio emocional para mantener unos parámetros de felicidad más o menos estable, si no viviríamos constantemente en un carrusel interminable de euforias y depresiones.
Tener la cabeza bien amueblada es eso, ni vivir en una búsqueda interminable y frustrante del placer, ni apalancados en nuestra desdicha.
Siendo cierta toda esta reflexión, ¿Dónde se encuentra la verdadera felicidad, con la que está cayendo? Y la respuesta la hallaremos, con permiso de Abraham Maslow, en la satisfacción de nuestras necesidades en sentido amplio, y no nos engañemos, cuanto más modestas sean éstas necesidades, más fácil será alcanzar el deseado objetivo del bienestar personal.
Los humanos somos tipos muy raros, y aunque parezca increíble es más dichoso un ciudadano de Dakar en estado de casi supervivencia si puede dotar a los suyos de lo imprescindible, que un ejecutivo de la City londinense que tiene como referencia al engominado que ocupa el despacho de delante y se obsesiona con el brillo del Bentley de su vecino, y que él no puede alcanzar.
Seamos un poco rana y adaptémonos sin llegar a ser tan bobos de no percibir el peligro del entorno. Luchemos por la mejora (¡faltaría más!), pero seleccionemos realmente por lo que vale la pena sufrir o gozar, perder o ganar, y eso pasa por apreciar, mucho más el brillo de la sonrisa de mis hijos, que el de la carrocería pulida de un trasto con cuatro ruedas de algún necio desconocido y repeinado.
Palabra de galeno



dilluns, 15 d’octubre de 2012

LOS GOLPES QUE TE DA LA VIDA


                                                           A golpes con la vida

En un mercado marcado por la crisis y por el imparable bajón de las ventas sea cual sea el sector que analicemos, el llamado marketing de influencia ha adquirido, especialmente en la red, un papel determinante ya no solo para la consecución de objetivos, que también, si no directamente y en muchos casos para la simple supervivencia de la marca.

Que la redes sociales no son ya un servicio complementario si no un producto por sí mismas ya lo hemos dejado claro en otros posts, ahora vamos a profundizar no tanto sobre el que y el como, si no especialmente sobre el “quién”.
Estoy intentando formar en mi propia empresa sobre la importancia de los prescriptores sociales y/o de marca, y de como administrar ese potencial, que hoy se me antoja absolutamente fundamental para alcanzar los objetivos de notoriedad y venta de la propia compañía.
¿En qué sectores pueden operar esos prescriptores? En todos sin excepción, aunque actualmente los campos de mayor influencia e incidencia son por este orden: Tecnología, Restauración y Tiempo libre.
Los prescriptores de marca, a diferencia de las celebrities, no se contratan, se seducen en base a compartir en la red contenidos de altísima calidad e insigne importancia estratégica, que ellos harán suyos para demostrar a su entorno profesional que están a la “última” y convirtiéndose en referentes indirectos de la actualidad (especialmente sectorial).
Como siempre, introduciré mi granito de arena en este debate: Sean ustedes lo suficientemente hábiles para dar un sentido emocional a esos contenidos y percibirán que los “compartir” en FBK y los retwitts en TWT se multiplican, no tanto por su contenido si no sobretodo por su continente personalizado y apoyado por connotaciones sentimentales.
Ha llegado el momento de que la empresa abra sus puertas al mundo, y olvide su histórico individualismo y secretismo. Eso hoy juega claramente en su contra
Ha llegado el momento de escuchar, de dar un altavoz a sus consumidores y que éstos sepan de su complicidad y si es así, no les defraudarán.
Ha llegado el momento de amarles, de estimularles, de obsequiarles y, en definitiva, de que se sientan queridos. Es más sencillo que te pague con la infidelidad quien no se siente querido, atendido y escuchado, que al revés... no les parece?
De todo ello, más temprano que tarde te van a recompensar y van a corresponder a tu incesante esfuerzo por atenderlos.
El pueblo no solo oye si no que escucha. Activa o pasivamente, pero escucha.
Y es que al final, un beso no es en sí mismo placentero. Lo es en función de quien te bese...
Como cierto es que en realidad, no hacen daño los golpes con los que nos sorprende la vida, Lo que realmente nos duele, y mucho, es de quién los recibimos.
Palabra de galeno

dilluns, 8 d’octubre de 2012

VÉNDEME LO QUE QUIERAS, GUAPO!


                                                                         A vender!

La publicidad y la belleza física van íntimamente ligadas ya que, nos guste o no, la belleza vende.

Los anhelos y reivindicaciones feministas, convertidos en griterío a veces, han establecido y conseguido unas normas de presentación del cuerpo humano, tanto femenino como masculino, que limitan el lenguaje sexista y eso está bien, pero en demasiadas ocasiones se confunde ese lenguaje con la simple exposición de la belleza corporal con fines comerciales, y ahí... No veo yo pecado alguno.
No nos engañemos, el marketing en general y la publicidad en concreto, es el escaparate visual de nuestros deseos más íntimos, de nuestros sueños, y personalmente y en este espacio me he cansado de defender la teoría de que al final, ese marketing se reduce a un solo y diáfano objetivo: La seducción.
Yo no me voy a engañar y no quiero que les engañen a ustedes, es más fácil que caigan rendidos ante un bellezón que ante un espantapájaros.
Me marea escuchar una y otra vez la cantarela de que la belleza con fines publicitarios promueve los estereotipos, los clichés y las desigualdades, cuando nuestra vida, la de todos, es la incesante lucha por alcanzar unos status sociales y estéticos determinados, tanto desde el cuidado de nuestro cuerpo, el culto a nuestra imagen o el vestir según nuestros cánones referentes, esos mismos que luego criticamos por resultar estereotipos.
¡Caretas fuera, por favor!
Nacer aquí o allá, alto o bajo, agraciado o feíto, ya es de por sí una cruel selección, y todos los seres humanos han de tener la oportunidad de utilizar y gozar de las armas y oportunidades de mejorar esa criba, pero a partir de ahí... Competitividad señores, que la sociedad es un campo de batalla donde el esfuerzo siempre, y digo siempre trae consigo premios, frutos y atractivos manjares.
En ese contexto, a nadie se le escapa que una barra de un nignt-club de guapos y guapas camareras mejorarán la caja del día, o es por casualidad que todos los bares “Top” cuentan sus camareros y camareras por pibones?
Se tiende a confundir a la opinión pública. Una cosa son los dignísimos, dolorosos y trabajados avances en
la lucha por la igualdad, que no solo cuentan sino que han contado de mi más absoluta complicidad, y otra es hablar de utilización sexista en publicidad cuando en realidad lo que se utiliza como argumento de venta no es un sexo determinado sinó el componente estético de lo perfecto y deseable, y claro... Ahí algunas se rasgan las vestiduras.
La belleza se encuentra en el interior...
¿Pero que me estás contando? En el interior está la bondad, la generosidad o la solidaridad... Pero la belleza? Eso será para un médico forense, que encontrará precioso el hígado, el páncreas y la bilis, esa misma bilis que a algunas/os se les escapa por la boca cuando descubren que el último producto publicitado por Scarlett Johansson ha destrozado stocks.
Palabra de galeno

dimecres, 3 d’octubre de 2012

LA MENSTRUACIÓN DE LA SEÑORA DE AL LADO


                                                                                                                         publicidad

En el panorama publicitario actual, hoy quiero destacar 2 anuncios de dos marcas que han cambiado su papel más reciente: Free-Damm y Banc Sabadell.
Si no hace mucho lanzaba una crítica a la falta de originalidad en los spots de Damm que repetían una y otra vez hasta saciedad, la misma fórmula veraniega perdiendo edición tras edición gracia, originalidad y frescura, hoy quiero desde aquí felicitarles por ofrecer sin duda uno de los mejores anuncios de la temporada, el de FREE-Damm y sus pequeñas vacaciones de cada día: El mediodía.
Simplemente genial.
En sentido contrario (no te me enfades, Helena), por su intrigante y dudosa estética de contrastes exagerados en blanco y negro, está el del habitualmente impecable Banc Sabadell, cuyo copy es interesante pero de una imagen que invita más a la depresión y al temor, que a la confianza que se espera de una entidad financiera. En su favor, no puedo dejar de comentar que ha arriesgado, y eso desde este espacio, siempre se aplaude.
Y a nuestro alrededor? Muchísima porquería.
Fuera de notorios y notables excepciones parece que la crisis nos ha contagiado a todos, sin olvidar tampoco a los profesionales que gustamos de la singularidad y la creatividad.
Repetir fórmulas de éxito puede resultar acertado en primeras instancias, pero como reza “Yorokobu”, abusar de ositos de peluche que figura que nos inspiran confianza y pulcritud… De padres de familia torpes que solo saben abrir sopas de sobre… O de modernas y dinámicas amas de casa que curiosamente todas ellas se dedican al periodismo o la publicidad, me crea una vomitera interminable y me traslada a un estado de rechazo no solo hacia el producto publicitado, sino hacia mi mismísima profesión.
Y si damos un paso adelante? Estamos pagando en todos los sectores, todos, el inmovilismo y el precio del “siempre se hizo así, y nosotros los marketers estamos cayendo en la trampa y nos debemos autoobligar a provocar con nuestro caminar, nuevos senderos, nuevas fórmulas y nuevas soluciones!
Como hemos comentado esta mañana frente a un café con mis amigos Víctor Solá y Nico Alarcón, estoy por dedicarme a vender hamburguesas y Gintónics con la atención y servicio propios del Maxim’s de Paris. Parece que es lo único que garantiza charme y beneficio en el aburrimiento estético y creativo que nos invade, por que amigos míos, para vender compresas perfumadas en situaciones asquerosas de señores que en el autobús, detectan por el olor que la mujer de al lado está menstruando, ya está nuestro desafortunado sector publicitario actual.

Palabra de Galeno