dijous, 27 de desembre de 2012

LIDERAR O RESPIRAR

                                                                                           Liderar, liderar...  ¿Liderar?
                                                                                                 
 
Ante todo les pido disculpas. Llevo varias semanas sin publicar debido a un cierre de año tortuoso y complicado, que no hace más que dibujar el cómo puede ser el inicio del 2013, y me temo que su mismísimo desarrollo.
Liderar, un vocablo que queda hoy instalado en la memoria del pasado, teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de las empresas de nuestro entorno están mucho más pendientes de aguantar el chaparrón en que nos tiene sumida la crisis, que en alcanzar cuotas más ambiciosas, que además llevarían consigo inversiones difíciles de asumir.
Ayer sin ir más lejos se produjo un interesante debate en facebook con mi buen amigo y nunca suficientemente valorado Jaume Pérez (Einestzara en según que ámbitos digitales) en torno a la muy glamurosa y cool casa “Nespresso”.
Vaya por delante mi absoluta admiración por el posicionamiento majestuoso conseguido por un marketing que considero impecable, pero por algunas informaciones que se leen, las ventas de la multinacional cafetera han caído de forma alarmante hasta el punto de que la distante firma te ofrece ahora la posibilidad de entregarte en casa pedidos de solo 50 cápsulas, sin costes de distribución ni desplazamiento.
¿A qué se debe tanta generosidad? ¿Espíritu navideño o reacción ante una crisis que azota especialmente los productos más prescindibles? Imaginen ustedes la respuesta.
Lo cierto es que las colas kilométricas ante sus establecimientos (Boutiques, les llaman ellos) flanqueados por esculturales y serviciales azafatas perfectamente ataviadas con corporativos uniformes, se han trasladado estas fiestas a entidades benéficas y oficinas de empleo, esa es la realidad, y ante esa realidad es complicado encontrar hoy argumentos a favor de productos que están lejos de cubrir las necesidades básicas en miles y miles de familias.
George Clooney y su milimétrica sonrisa, en este entorno de depresión, lejos de representar un argumento de asociación de negocio, se está convirtiendo en una broma de mal gusto para demasiadas amas de casa que necesitan de algoritmos para cuadrar las cuentas domésticas, y John Malkovich en su papel de “Todopoderoso” esperando stars en el cielo, haría bien de bajar a la tierra, no tanto para dotar de café “Gran Cru” (que así se llama una de las cápsulas) a eruditas gargantas gustativas de amplio bolsillo, si no para ofrecer la más básica de las leches de vaca a los miles de niños que hoy, y también mañana, no tienen asegurados sus incipientes vientres en fase de crecimiento.
¿Liderar ante este panorama? Más nos valdría entre todos asegurar que unos y otros sobrevivan al momento.
“Nespresso”, que tan y tan bien ha sabido posicionar su producto en el pasado, debe reaccionar y tiene hoy la posibilidad de dar un golpe de efecto en sentido bien diferente.
¿Como? Se me ocurren algunas ideas, y se podrían apuntar más que un punto, un puntazo, a partir de algún argumento fresco, nuevo, rompedor, diferente, y sobretodo, solidario.
Eso o seguir en las nubes.
Las nubes del gran John Malkovich en el papel nada más y nada menos que de su altísima divinidad.
Palabra de galeno

dimecres, 21 de novembre de 2012

MIRAR UN TAXI PARA HACERSE RICO


                                                   Mirar, mirar y mirar

Un amigo de este espacio, Fernando Soto, con negocio en Las Rozas (Madrid), me solicita esta semana por mail si puedo aportar un poco de luz (pobre de mi) en la dirección de incrementar las ventas de su empresa. Lo cierto es que no tengo más información que su petición abierta, pero le daré mi opinión (solo me limito a eso cada semana) sobre algunas claves genéricas respecto a la optimización general del esfuerzo comercial.
La primera clave en un momento tan delicado como éste para la inmensa mayoría de los trabajadores, es tenerlos más que nunca en consideración. El mayor valor de una compañía no es el cliente, es el profesional que la hace latir y por lo tanto la prioridad primera será considerar a sus trabajadores como clientes internos satisfechos para conseguir, que dentro de las limitaciones existentes, se sientan importantes, referentes y fundamentales. Básicamente porque lo son.
Una segunda clave es olvidarse de las utopías. Pretender satisfacer el 100% de las necesidades del 100% de la masa consumidora alcanzable es directamente imposible y un mayúsculo disparate. Centrarse en nichos y mercados más pequeños y especializados suele ser la fórmula para tocar con los dedos los más deseados objetivos. Si su empresa ya está conformada e instalada en mercados extensos, reinvéntese, y sin dejar de explotar ninguna de sus líneas, segmente su empresa en parcelas más pequeñas, más autónomas y por lo tanto más competitivas.
La tercera clave es simple: Huya del precio como factor de decisión. En mercados amplios y en tiempo de crisis, se dinamitan los precios hasta llegar a trabajar para el mismísimo Satanás. Cuanta mayor competencia tenga (es decir más amplio sea su espacio de actuación) más difícil será aplicar márgenes de beneficio. Láncese a la caza de la especialización, minimice así su competencia, y muestre al mundo que tiene la mejor oferta en sentido amplio (calidad, distribución, atención post-venta, conocimiento de las necesidades, poder de prescripción y consejo, etc…)
Y finalmente mire, mire y mire que sucede a su alrededor antes de dar un paso en falso. Mire, mire y mire, ya que solo nos limitamos a ver, no a mirar. Y si no entiende de qué le hablo, le propongo un juego a mis lectores de Barcelona (y de cualquier otro lugar): De que color es un taxi en Barcelona? Negro y amarillo, muy bien. Pero díganme… Han visto ustedes millones al largo de su vida. Millones.
Pondrían la mano en el fuego asegurándome que parte es amarilla y que parte del vehículo es negra? Las puertas? el capó delantero? Los parachoques? el capó trasero? las puertas enteras o solo hasta el cristal? El techo tal vez?
Sean sinceros, no se jugarían ni un guisante con certitud, y eso demuestra que han visto millones, pero no han mirado ninguno!
Palabra de galeno

dilluns, 12 de novembre de 2012

UNA CAJERA DE SUPERMERCADO ES LA CAUSANTE DE LA CRISIS


                                                                                             Imagen simulada


Supermercado “Día” del carrer Mandri de Barcelona.
Cruzo el umbral.
A la entrada, doy las buenas tardes a una cajera mal teñida de color burdeos que obvia mi acceso mientras teclea un “androïd” gastado por el uso.
Ella desprecia devolver el saludo, “supongo que ni me ha oído”, pienso, y naturalmente no le doy importancia alguna.
Casi una hora más tarde, voy acabando mis compras acompañado de mi hijo PV de poco más de 2 años de edad, un diminuto terrorista del consumo que hace pequeño el estudio que demuestra que es mucho más económico comprar con una lista escrita y sin niño, ya que en caja, la ausencia de la primera y la presencia del segundo, pueden llegar a incrementar el saldo final de gasto en un 35%.
Justo antes de empezar a colocar los productos en la cinta de caja, recuerdo que me impresiono viendo mi carro, ya que está a reventar, y me digo a mi mismo que es más propio de una de esas señoras orondas con chándal de tactel y tacones negros, que se pueden ver fácilmente en Carrefour un sábado al mediodía, que de lo que se supone que debería ser el carro de un ejecutivo cuarentón, con pocos pero seleccionados y caros productos light combinados con las referencias lógicas del consumo infantil.
Voy colocando los productos torpemente en la insaciable cinta, mucho más despacio de lo que es capaz de leer el lector de la falsa pelirroja, con lo que rápidamente el contenedor final se llena de artículos hasta desbordar.
Una vez finalizo, le solicito bolsas.
“¡Cuantas!” me responde con cierta agresividad.
“Como lo voy a saber...” pienso, y le digo ya un poco molesto ante tan poca amabilidad acumulada: “Las necesarias”.
Me pone 8 (tienen buen ojo para eso), e incrementa en 4 € la cuenta (a este precio... ni que fueran inscritas con “Jean Paul Gaultier” en vez de “Día”, no?)
Ya un poco harto, ella vuelve a su smartphone mientras yo me dirimo entre productos, bolsas y el niño, que sigue decidiendo llenar la cinta de nuevos productos contra mi voluntad y bolsillo, y le pregunto:
“¿Ya ni ayudáis a rellenar las bolsas a los clientes, teniendo en cuenta que no hay nadie detrás?”
“No señor”, contesta con desdén, “Ya no se hace, si fuese una persona mayor que no puede, vale, pero no es su caso”, me espeta
Y ahí, ya reventé:
“Mira Lorena (lo ponía en su placa)... “¿Sabes por qué estamos con el agua al cuello y por qué hay crisis? No es por la crisis del sistema financiero, el incremento de costes de la sociedad del bienestar, la acogida de millones de emigrantes o la urgente revisión del sistema capitalista, como cuentan por ahí. La crisis nos está matando por la falta de implicación, por el nulo respeto por las responsabilidades profesionales, por los trabajadores que hacen de su día a día una oda al mínimo esfuerzo habiendo en la calle personas que se matarían por hacer bien tu trabajo. Resumiendo... tú, y solo tú, eres la causante de la crisis que nos azota!”
Sin responderme, y más impresionada por mi cara de mala leche que por mi reflexión, que no ha entendido, se apresuró en ayudar en todo cuanto precisé deseando mi pronta marcha, para seguir con su WhatsApp.
Lo más triste? La historia es verídica.
Palabra de galeno

dimecres, 7 de novembre de 2012

¿QUE NOS PASA EN LA BOCA?

                                                    Bocas invadidas de tontería

Nos hemos vuelto idiotas.

Tenemos, tanto en el castellano como en el catalán, dos joyas lingüísticas incunables y las estamos, ambas, machacando sin contemplación.
En la totalidad de sectores, pero en especial en el del marketing, la irrupción de los términos anglosajones en el ámbito de los negocios es tan exagerada como ridícula.
Ya sé que no es nada nuevo, y de hecho es una moda tan antigua como el propio vocablo “marketing” pero la extensión cuantitativa y desbocada me exige hacer un llamamiento a la cordura.
No sirve el pretexto de la universalidad o la globalización, ya que en infinidad de casos, la aplicación descontrolada del uso de vocablos ingleses y/o americanos se produce (y se oye) en empresas y entre empresas con nula presencia internacional.
Me harta.
¿Es necesario que me ofrezcan un “fee” cuando me insinúan una mierda de comisión, que además no resulta legal?
¿Cuando hablan de mi experiencia y conocimientos, tienen que marearme con que si mi “know-how” es sorprendente?
¿Con lo sencillo que es hablar de la marca, por que ponen cara de interesantes refiriéndose a la “brand”?
¡Si se han quedado sin un puto euro, que dejen de marear con el “cash-flow”!
¿El director ejecutivo ha dejado de ser humano y se ha convertido en un “replicante” de Blade Runner, y por eso le han cambiado su nombre o rango por las siglas C.E.O?
¿Es necesario cambiar el rey de nuestros vocablos en marketing: Su majestad LA VENTA, para decirme “sale”? ¡No, no salgo!
Yo que pensaba que dependíamos de la satisfacción de nuestros clientes en sentido externo y accionistas en sentido interno, y ahora resulta que todo es cosa de “costumers” y “stockholdens”...
Lo dicho, todos tontos del culo...
Voy a cambiar de táctica, y a partir de ahora cuando me suelten cualquiera de estas estúpidas referencias forasteras, seguiré la conversación en impecable inglés, y con total naturalidad.
Lo más probable es que entonces, mi muy cursi interlocutor (que podría haber dicho “snob” y no lo hago), no entendiendo una mierda de lo que le estaré hablando, me interpelará con un zafio: “¿mande?”
Y lo dejo aquí que tengo una reunión (que no un "meeting"...)
Palabra de galeno.

dimecres, 31 d’octubre de 2012

LAS BABAS DEL CARACOL DE LA SRA. DE COSPEDAL


                                                Ma Dolores de Cospedal

En mi país la actualidad, más que movida, está revuelta...

El hartazgo se ha apoderado de una parte importante de una población (ya la mayoría según las encuestas) que, cansada de no ser ni atendida ni entendida, ha decidido mediante la protesta indisimulada pero calmada, y un giro inequívoco hacia posturas secesionistas, poner tierra por medio con un estado, que según esta mayoría, ha estado ninguneando su realidad nacional.
Por otro lado, encontramos a partes iguales una minoría que no sabe hacia donde tirar aún y duda, y otra, la de carácter más conservador, que le aterra preguntar al pueblo y se aferra a la legalidad vigente para evitarlo ante el posible giro social nacionalista y cambio de rumbo, mostrándose nerviosa interna y externamente y no aceptando la idea de perder su muy oficial identidad española.
¿El futuro? Hoy es una gran incógnita ya que el derecho jurídico internacional y los organismos europeos y/o mundiales no cesan de arrojar mensajes contradictorios, que son leídos por unos y otros de manera peculiarmente diferente.
En este contexto, se han convocado una elecciones plebiscitarias como no las han vivido antes ninguna de las generaciones actuales, donde unos y otros por primera vez en la historia se han sacado las caretas y proclaman abiertamente su modelo de futuro.
En este marco, el marketing político o electoral va a estallar con ímpetu implacable, ya que por primera vez además de discutir sobre el modelo de sociedad, se va a dirimir sobre futuros modelos de pais y quien sabe si de estado en su sentido más amplio.
Los pocos trabajos o tesis sobre marketing político, referencían más la gestión del rechazo que de la adhesión. Ante una sociedad tan dividida, donde la parte secesionista, hoy curiosamente, abandera la cara más dialogante y amable, la gestión de la palabra y la imagen relacionada con cada una de las posturas, va a resultar determinante sobre todo en ese grupo minoritario pero decisivo que hará decantar o no la balanza de forma contundente.
Las posturas políticas personales varían poco en una campaña electoral de 15 días y el grupo mayoritario de los convencidos no cuentan un comino para los profesionales del marketing.
Aquí toda la carne se pondrá en el asador de los decisivos y decisorios indecisos. Ellos y solo ellos van a ser más que nunca las estrellas de tan apasionante lucha.
Más que nunca se va a mimar extremadamente la sensibilidad de esa minoría gestionando mucho más el rechazo que la convicción.
Entre las formaciones, habrá naturalmente dialéctica dura, pero no así en los mítines antinatura que vamos a poder vivir. Nos vamos a deleitar viendo al apuesto President Mas arrancándose por faralaes o a la atractiva Sra. de Cospedal envuelta en las babas de un "cargol" en el aplec del monastir de Poblet, tras intentar unas "puntes" de sardana.
Nunca nuestra historia ha sido más ilusionante.
Nunca unas elecciones se han presentado más divertidas.
Palabra de galeno

dimarts, 23 d’octubre de 2012

ALIMENTÁNDOME DE ELLOS


                                                          El más pequeño.

Leía no hace mucho, que una rana colocada en un recipiente con agua fría y puesto sobre el fuego, no percibe el incremento de la temperatura del líquido elemento ya que su piel se adapta a la temperatura, con lo que no percibe tampoco el peligro.
Si esto es así, que parece que lo que es, acabará bien chamuscada ya que no intentará en ningún momento huir, y su triste final será cuestión de unos minutos.
Nosotros, claro, no somos ranas, y no les deseo ese final, pero tenemos muchísimo más en común con el batracio de lo que muchos puedan llegar a pensar.
Queda más que demostrado que, para lo bueno y para lo malo (especialmente en tiempo de crisis), nuestra capacidad de adaptación resulta asombrosa. En parte, nuestro cuerpo ya está morfológicamente preparado para adaptarse a los agentes externos: Nuestra visión se agudiza con la falta de claridad, nuestra capacidad olfativa ante la falta de olor, nuestro paladar se adapta con suma facilidad a gustos extremos como nuestros oídos se adaptan tanto a volúmenes exagerados, mitigándolos, como a susurros, agudizando su poder.
A diferencia de la rana, la adaptabilidad en el ser humano, lejos de suponer un peligro, suele suponer el equilibrio emocional para mantener unos parámetros de felicidad más o menos estable, si no viviríamos constantemente en un carrusel interminable de euforias y depresiones.
Tener la cabeza bien amueblada es eso, ni vivir en una búsqueda interminable y frustrante del placer, ni apalancados en nuestra desdicha.
Siendo cierta toda esta reflexión, ¿Dónde se encuentra la verdadera felicidad, con la que está cayendo? Y la respuesta la hallaremos, con permiso de Abraham Maslow, en la satisfacción de nuestras necesidades en sentido amplio, y no nos engañemos, cuanto más modestas sean éstas necesidades, más fácil será alcanzar el deseado objetivo del bienestar personal.
Los humanos somos tipos muy raros, y aunque parezca increíble es más dichoso un ciudadano de Dakar en estado de casi supervivencia si puede dotar a los suyos de lo imprescindible, que un ejecutivo de la City londinense que tiene como referencia al engominado que ocupa el despacho de delante y se obsesiona con el brillo del Bentley de su vecino, y que él no puede alcanzar.
Seamos un poco rana y adaptémonos sin llegar a ser tan bobos de no percibir el peligro del entorno. Luchemos por la mejora (¡faltaría más!), pero seleccionemos realmente por lo que vale la pena sufrir o gozar, perder o ganar, y eso pasa por apreciar, mucho más el brillo de la sonrisa de mis hijos, que el de la carrocería pulida de un trasto con cuatro ruedas de algún necio desconocido y repeinado.
Palabra de galeno



dilluns, 15 d’octubre de 2012

LOS GOLPES QUE TE DA LA VIDA


                                                           A golpes con la vida

En un mercado marcado por la crisis y por el imparable bajón de las ventas sea cual sea el sector que analicemos, el llamado marketing de influencia ha adquirido, especialmente en la red, un papel determinante ya no solo para la consecución de objetivos, que también, si no directamente y en muchos casos para la simple supervivencia de la marca.

Que la redes sociales no son ya un servicio complementario si no un producto por sí mismas ya lo hemos dejado claro en otros posts, ahora vamos a profundizar no tanto sobre el que y el como, si no especialmente sobre el “quién”.
Estoy intentando formar en mi propia empresa sobre la importancia de los prescriptores sociales y/o de marca, y de como administrar ese potencial, que hoy se me antoja absolutamente fundamental para alcanzar los objetivos de notoriedad y venta de la propia compañía.
¿En qué sectores pueden operar esos prescriptores? En todos sin excepción, aunque actualmente los campos de mayor influencia e incidencia son por este orden: Tecnología, Restauración y Tiempo libre.
Los prescriptores de marca, a diferencia de las celebrities, no se contratan, se seducen en base a compartir en la red contenidos de altísima calidad e insigne importancia estratégica, que ellos harán suyos para demostrar a su entorno profesional que están a la “última” y convirtiéndose en referentes indirectos de la actualidad (especialmente sectorial).
Como siempre, introduciré mi granito de arena en este debate: Sean ustedes lo suficientemente hábiles para dar un sentido emocional a esos contenidos y percibirán que los “compartir” en FBK y los retwitts en TWT se multiplican, no tanto por su contenido si no sobretodo por su continente personalizado y apoyado por connotaciones sentimentales.
Ha llegado el momento de que la empresa abra sus puertas al mundo, y olvide su histórico individualismo y secretismo. Eso hoy juega claramente en su contra
Ha llegado el momento de escuchar, de dar un altavoz a sus consumidores y que éstos sepan de su complicidad y si es así, no les defraudarán.
Ha llegado el momento de amarles, de estimularles, de obsequiarles y, en definitiva, de que se sientan queridos. Es más sencillo que te pague con la infidelidad quien no se siente querido, atendido y escuchado, que al revés... no les parece?
De todo ello, más temprano que tarde te van a recompensar y van a corresponder a tu incesante esfuerzo por atenderlos.
El pueblo no solo oye si no que escucha. Activa o pasivamente, pero escucha.
Y es que al final, un beso no es en sí mismo placentero. Lo es en función de quien te bese...
Como cierto es que en realidad, no hacen daño los golpes con los que nos sorprende la vida, Lo que realmente nos duele, y mucho, es de quién los recibimos.
Palabra de galeno

dilluns, 8 d’octubre de 2012

VÉNDEME LO QUE QUIERAS, GUAPO!


                                                                         A vender!

La publicidad y la belleza física van íntimamente ligadas ya que, nos guste o no, la belleza vende.

Los anhelos y reivindicaciones feministas, convertidos en griterío a veces, han establecido y conseguido unas normas de presentación del cuerpo humano, tanto femenino como masculino, que limitan el lenguaje sexista y eso está bien, pero en demasiadas ocasiones se confunde ese lenguaje con la simple exposición de la belleza corporal con fines comerciales, y ahí... No veo yo pecado alguno.
No nos engañemos, el marketing en general y la publicidad en concreto, es el escaparate visual de nuestros deseos más íntimos, de nuestros sueños, y personalmente y en este espacio me he cansado de defender la teoría de que al final, ese marketing se reduce a un solo y diáfano objetivo: La seducción.
Yo no me voy a engañar y no quiero que les engañen a ustedes, es más fácil que caigan rendidos ante un bellezón que ante un espantapájaros.
Me marea escuchar una y otra vez la cantarela de que la belleza con fines publicitarios promueve los estereotipos, los clichés y las desigualdades, cuando nuestra vida, la de todos, es la incesante lucha por alcanzar unos status sociales y estéticos determinados, tanto desde el cuidado de nuestro cuerpo, el culto a nuestra imagen o el vestir según nuestros cánones referentes, esos mismos que luego criticamos por resultar estereotipos.
¡Caretas fuera, por favor!
Nacer aquí o allá, alto o bajo, agraciado o feíto, ya es de por sí una cruel selección, y todos los seres humanos han de tener la oportunidad de utilizar y gozar de las armas y oportunidades de mejorar esa criba, pero a partir de ahí... Competitividad señores, que la sociedad es un campo de batalla donde el esfuerzo siempre, y digo siempre trae consigo premios, frutos y atractivos manjares.
En ese contexto, a nadie se le escapa que una barra de un nignt-club de guapos y guapas camareras mejorarán la caja del día, o es por casualidad que todos los bares “Top” cuentan sus camareros y camareras por pibones?
Se tiende a confundir a la opinión pública. Una cosa son los dignísimos, dolorosos y trabajados avances en
la lucha por la igualdad, que no solo cuentan sino que han contado de mi más absoluta complicidad, y otra es hablar de utilización sexista en publicidad cuando en realidad lo que se utiliza como argumento de venta no es un sexo determinado sinó el componente estético de lo perfecto y deseable, y claro... Ahí algunas se rasgan las vestiduras.
La belleza se encuentra en el interior...
¿Pero que me estás contando? En el interior está la bondad, la generosidad o la solidaridad... Pero la belleza? Eso será para un médico forense, que encontrará precioso el hígado, el páncreas y la bilis, esa misma bilis que a algunas/os se les escapa por la boca cuando descubren que el último producto publicitado por Scarlett Johansson ha destrozado stocks.
Palabra de galeno

dimecres, 3 d’octubre de 2012

LA MENSTRUACIÓN DE LA SEÑORA DE AL LADO


                                                                                                                         publicidad

En el panorama publicitario actual, hoy quiero destacar 2 anuncios de dos marcas que han cambiado su papel más reciente: Free-Damm y Banc Sabadell.
Si no hace mucho lanzaba una crítica a la falta de originalidad en los spots de Damm que repetían una y otra vez hasta saciedad, la misma fórmula veraniega perdiendo edición tras edición gracia, originalidad y frescura, hoy quiero desde aquí felicitarles por ofrecer sin duda uno de los mejores anuncios de la temporada, el de FREE-Damm y sus pequeñas vacaciones de cada día: El mediodía.
Simplemente genial.
En sentido contrario (no te me enfades, Helena), por su intrigante y dudosa estética de contrastes exagerados en blanco y negro, está el del habitualmente impecable Banc Sabadell, cuyo copy es interesante pero de una imagen que invita más a la depresión y al temor, que a la confianza que se espera de una entidad financiera. En su favor, no puedo dejar de comentar que ha arriesgado, y eso desde este espacio, siempre se aplaude.
Y a nuestro alrededor? Muchísima porquería.
Fuera de notorios y notables excepciones parece que la crisis nos ha contagiado a todos, sin olvidar tampoco a los profesionales que gustamos de la singularidad y la creatividad.
Repetir fórmulas de éxito puede resultar acertado en primeras instancias, pero como reza “Yorokobu”, abusar de ositos de peluche que figura que nos inspiran confianza y pulcritud… De padres de familia torpes que solo saben abrir sopas de sobre… O de modernas y dinámicas amas de casa que curiosamente todas ellas se dedican al periodismo o la publicidad, me crea una vomitera interminable y me traslada a un estado de rechazo no solo hacia el producto publicitado, sino hacia mi mismísima profesión.
Y si damos un paso adelante? Estamos pagando en todos los sectores, todos, el inmovilismo y el precio del “siempre se hizo así, y nosotros los marketers estamos cayendo en la trampa y nos debemos autoobligar a provocar con nuestro caminar, nuevos senderos, nuevas fórmulas y nuevas soluciones!
Como hemos comentado esta mañana frente a un café con mis amigos Víctor Solá y Nico Alarcón, estoy por dedicarme a vender hamburguesas y Gintónics con la atención y servicio propios del Maxim’s de Paris. Parece que es lo único que garantiza charme y beneficio en el aburrimiento estético y creativo que nos invade, por que amigos míos, para vender compresas perfumadas en situaciones asquerosas de señores que en el autobús, detectan por el olor que la mujer de al lado está menstruando, ya está nuestro desafortunado sector publicitario actual.

Palabra de Galeno

dimarts, 25 de setembre de 2012

DECIR "BASTA" AL MALTRATADOR, O NO?


                                                       Maltratador y maltratada

¿Alguien se imagina que la opinión de un maltratador, fuera determinante para que su vilipendiada esposa pudiera liberarse de éste?

No, ¿Verdad?
¿Le parecería lógico escuchar la opinión de ese maltratador para decidir si su mujer puede o no liberarse él? La respuesta es obvia: No, claro...
Pues ahí estamos…
Catalunya decidirá en breve, por sí sola y democráticamente, que quiere ser y si acepta dependencias históricas e histéricas, que no es poca cosa…
Será, para los defensores de la libertad y la democracia, una situación apasionante
En un momento de equilibrio entre dos opciones, estaríamos ante una deliciosa e ilusionante campaña de marketing político, pero señores, me temo que no es el caso.
Viendo la masiva, apasionada, pero también indignada manifestación del pasado día 11 de septiembre, y los pocos argumentos de una de las partes después de haber abusado durante siglos de su vecina nación, me temo que la opción españolista tiene poco, hoy, que ofrecer.
No es mi intención comenzar a exponer ventajas o inconvenientes, pero existe una realidad que no puede esconderse: Catalunya, peor… No puede estar.
La situación es insostenible, España a desoído y burlado sistemáticamente el ruego catalán parapetada y sabedora del conocido “seny” catalán (que muchas veces he pensado que rebosaba cobardía), y me temo que todo eso se acabó y ahora es tarde para rectificar mi querida España... Es 300 años tarde.
Catalunya se ha desembarazado de sus miedos e inseguridades y lo hace a través de la fuerza del clamor popular.
La parte secesionista acudirá a argumentos potentes y ya no solos ideológicos sino de carácter especialmente económicos.
Hablará de los 12.000€ que una familia catalana de 4 miembros tendrán de más cada año (que es lo que actualmente no retorna de Madrid). De los 18.000 M de € que dispondrían de más como país para infraestructuras, servicios sociales y otros. Del probable incremento del 20% de las pensiones con sistema tributario propio. etc.…
La parte unionista acudirá al miedo, y lógico que lo haga ya que se entraría en una dimensión desconocida e inexplorada, basada solo en la conjetura y en el "Qué viene el "Coco"... Poquita cosa.
¿Puede ese miedo dar los frutos apetecidos? Es difícil… El hartazgo social es absoluto, y el miedo cala hondo cuando pone en peligro la estabilidad de los tuyos, pero cuando los tuyos viven asidos a una liana en pleno fangal de arenas movedizas, poco puedes perder por no decir nada.
El pueblo hablará, y me temo que esta vez hablará alto y claro. Esta vez… gritará, y creo, Que gritará libertad.

Palabra de galeno.

dilluns, 23 de juliol de 2012

EL BOSQUE ARDE POR LA CENIZA DE UN BANQUERO


                                                                                    Fuego en el alma
Un último post antes de vacaciones.

Un último post escrito con los párpados aún húmedos por la impotencia que crea el terror del fuego que está azotando mi país.
Un último post con la triste noticia de personas fallecidas y decenas de miles de hectáreas calcinadas en un marco de crisis que hoy tiene en vilo a miles de familias que no saben si el mes que viene el gobierno dispondrá de liquidez para pagar sus nóminas y salarios (si tienen la fortuna de percibirlos).
Este es el marco en el que me propongo escribir esta última entrada.
Un marco nada alentador. Un marco triste y con extrañas sensaciones de cara a las jornadas de descanso que se vislumbran por delante.
Y en esta mierda de situación me vienen a la memoria afirmaciones, que siendo ciertas, de tanto repetirlas sin ningún tipo de rigor se han convertido en topicazos del copón!
“Las crisis no son por ellas mismas negativas, y sí en cambio una excelente oportunidad”
Aunque pueda estar de acuerdo desde el punto de vista más emprendedor y creativo, lo cierto es que resulta un insulto a los de siempre: Los que viven en el sótano de la sociedad (Que son la inmensa mayoría y que permanecen hacinados en la mal llamada clase media), esos que no solo pagan los platos rotos, si no que se los parten en la propia crisma y sin rubor, los mismísimos culpables de la crisis que casualmente son sus máximos valedores y beneficiarios, al tiempo que sus promotores ya que del drama colectivo se derivará el mayor provecho para augmentar su propia hegemonía y poder.
Y los bosques arden, y lo hacen en parte porque esa crisis no permitió que fueran limpiados y preparados convenientemente para el verano.
Y mientras, el humo del sangriento incendio se cuela por la rendija de la ventana de mi sensibilidad ahogando mi maltrecho y habitual optimismo, y empañando de color gris la luz que todos ustedes han regalado a este espacio los últimos meses.
Sean felices, o inténtelo al menos...
Nos vemos el día 27 de agosto.
Palabra de galeno.

dilluns, 16 de juliol de 2012

CAMBIAR PARA QUE NADA CAMBIE


                                                                        Innovar

Que debemos cambiar aquello que NO funciona, es tan obvio como el respirar para vivir, pero ¿Qué debemos hacer con aquello que SÍ funciona? Ahí las opiniones serán para todos los gustos...
Los conservadores, naturalmente, dirán aquello de no tocar lo que funciona.
En el lado opuesto, los “new innovators” (una especie en auge que da bastante rabia) “mu modennos” ellos, dirán que hay que tocar y alterar con urgencia lo que nos parece que no debemos ni tocar ni alterar...
¿La verdad, cual será?
Pues haberla no hayla, y cada cual tendrá la suya, pero ya que ustedes se entiende que esperan mi opinión (porque si no estarían leyendo un blog de cocina o de astrología) ahí va:
Lo importante no es tanto si altero o no un producto que funciona, lo fundamental es analizar qué funciona y qué condiciones se dieron para obtener ese éxito, y a partir de ahí garantizar que esas premisas se alarguen tanto como se pueda en el tiempo para perpetuar el éxito.
Si algo va, y va bien, cambiarlo inmediatamente siguiendo la doctrina neo-innovadora, es una chorrada mayúscula, pero lo que no será ninguna tontería, es empezar ya desde el éxito a analizar que escenarios presentes y futuros se dibujan y se vislumbran, para adaptarnos con el latido más brioso a los inminentes y cambiantes mercados.
Aquí lo importante no es tocar o alterar el producto, aquí de lo que se trata es tocar y alterar la consciencia empresarial de la compañía para movernos a un ritmo superior al de nuestro propio entorno y competencia, sorprendiendo al propio futuro con que nosotros ya estamos ahí, cuando él llegue.
Mi buen y nunca suficientemente valorado amigo, Ferrer-Arpí, se cansó de contar y cantar en esa dirección (para mi gusto exageradamente) y a nadie le extrañará que me posicione cerca de él ya que compartimos premisas fundamentales propias de los creativos innovadores, y la provocación y la transgresión con sus lógicos toques de riesgo, forman parte de ese ADN, como no lo forma la obediencia mezquina y mecánica a esos “mandamases“ que nada de lo que funciona quieren tocar.
Pensar, pensar y pensar... De eso se trata, para eso me pagan y les aseguro que es todo menos sencillo.
¿Como será mañana mi mercado, como se consumirá el audiovisual, que dispositivos triunfarán, hacia donde van las tendencias online, que tendencias marqueters serán mañana las referentes? Etc etc...
¿La conclusión?
Pensar más.
Pensar mejor.
Pensar y actuar con contundencia. Con rigor, sí... pero con valentía, que al final… Solo ven más allá los que realmente un día, cuando todo iba bien…miraron más allá.
Palabra de galeno.

dimecres, 11 de juliol de 2012

SI TE PLANTEA OBJECIONES, SERÁ TUYA...


                                                               Venta astuta

En mi sector me encuentro a diario buenos, regulares y nefastos vendedores.
Soy de los que considero que el carácter comercial puede formarse, claro, pero tiene un componente innato, natural y personal que en caso de que no se posea, mejor uno se dedica a cualquier otra actividad laboral, como la programación informática o a la observación de las estrellas.
De entre los buenos, no todos atesoran una clave fundamental: la habilidad en el cierre concreto de la venta, y me explicaré: Hay vendedores que disfrutan tanto de su talento comercial, que se recrean innecesariament con su víctima sin prisa ninguna por el cierre del acuerdo: Error.
Estamos en la calles para vender y dar satisfacción a partir de esa venta, no para hacer amigos. Hagan ustedes lo que deseen a partir de las 7 de la tarde, hasta entonces... ¡Estén por lo que deben estar!
No retrasen el desenlace cuando está caliente y en total estado de empatía, o tal vez no vuelvan a tener la oportunidad de crear más tarde ese estado definitivo de sintonía.
Existen 3 claves para que el proceso sea todo un éxito:
-Calidad de los argumentarios,
- Manejo de las objeciones
- y Cierre.
Prácticamente no existen procesos de venta sin objeciones, y si les he de ser sincero, es bueno que así sea ya que al existir, primero: Tenemos la certeza de que existe interés por la compra, y segundo: La decisión de compra, cuando se produce, es muchísimo más firme y segura por parte del comprador, y es que en la mayoría de los casos será el propio comprador el que proponga el cierre definitivo del acuerdo.
No tomen nunca una objeción como un inconveniente ya que no lo es en absoluto, véanla como una oportunidad de confirmar la idoneidad de la oferta, y sobretodo no caigan en el desánimo y el miedo al fracaso por esa objeción, o serán ustedes los que pongan obstáculos al éxito, no el comprador.
El comprador tiene la obligación no escrita de ponerle a prueba en todos los sentidos, y usted vendedor, el deber de demostrarle y demostrase que tiene astutas y verídicas respuestas a todo cuanto se plantee.
Lo mismo sucede en clave personal cuando es uno mismo el que se vende. Vea en las objeciones de su “víctima” la oportunidad de mostrarle sus virtudes y atractivos de forma que a sus ojos resulte interesante, singular y por lo tanto... poco común y nada ordinario (Dos claves muy perseguidas hoy en día)
Yo mismo, no les voy a engañar, me considero de carácter y características personales absolutamente comerciales, y si les he de ser franco no me gusta un pepino el mundo de la venta, aunque les pueda llegar a reconocer cierta innata habilidad en ese complejo mundo de la ilusión.
Palabra de galeno

dilluns, 2 de juliol de 2012

TRANSPORTÁNDOTE AL DESEO


Nada evoca más el sentido del viajar que un vagón de tren.
Louis Vuitton propondrá de nuevo (no es la primera vez) su presentación de temporada en un tren intemporal de aires místicos y mágicos, con personajes absolutamente fantásticos y en un clima que solo Steven Meisel (New York 1954) puede reproducir.
El controvertido fotógrafo norteamericano, habitual de Versace, Calvin Klein, Doce&Gabbana, Valentino y Prada, realiza según este humilde comentarista que les escribe, una obra de arte visual que excele de sus propios soportes adquiriendo unos dotes cinematográficos más propios de los acordes pictóricos del más brillante Tim Burton, que de una campaña fotográfica de una luxury brand.
¿El hilo conductor? Sencillo… Un viaje, pero un viaje cargado no solo de lindas bolsas, bolsos y maletas, sino a rebosar de glamour, de charme y de imaginación visual.
Alguien puede ver en la propuesta, apuntes escalofriantes de aquello que parece inerte o autómata, que también, en el clima gélido continental por donde deambulaba el mil veces referenciado Orient Express.
Esa reiteración de toques vintage con lánguidas fisonomías moviéndose escondidas tras gigantescos sombreros parejos o enormes máscaras visuales, confieren a la propuesta cierto clima angustiante, de acuerdo… Pero nada ni nadie me podrá rebatir que en ese extraño clima intrigadamente nublado, se respira a partes iguales, una feminidad de un altísimo contenido sensual, y una elegancia que solo un genio de la cámara como Meisel, puede transmitir.
Quiero entrar en ese vagón, lo necesito… y deseo acariciar dulcemente alguna de esas plastificadas mejillas, susurrando a sus oídos.
¿Me convertiría al hacerlo, por algún extraño hechizo, en una de ellas?
Aún así, consumaría mi deseo…
Palabra de galeno

dimarts, 26 de juny de 2012

CONDENADOS A SER HORTERAS



Como diría el entrenador del eterno rival... ¿¿POR QUÉ??
Un año más, y empieza a ser preocupante por que ya llevamos dos consecutivos, la zamarra barcelonista ha sido ultrajada, violada y humillada por la casa Nike con la mirada cómplice del departamento de marketing del Club.
Uno, que tiene ya sus años, recuerda con nostalgia las imperturbables franjas azules y granas, que en su justa proporción (3 + 2), llenaban de orgullo, ilusión y magia las noches de los pequeños culés que, como yo, se acostaban con el balón bajo el brazo y no con el osito preceptivo, deseando que un sueño caprichoso que siempre se repetía, le llevara a correr y correr por el césped del Nou Camp convertido en una estelar figura.
Esta temporada hemos sufrido el modelo “pijama” o “tour de Francia”, una camiseta multirayada más propia de la casa Unno o Punto Blanco en el primer caso o de un equipo ciclista en el segundo, que de la firma que tiene la responsabilidad de vestir la mejor escuadra de la historia.
Qué nos encontramos el año que viene? El modelo “Salou” o “Calella” un degradado de colores directamente impresentable y con un índice de glamour parejo a los botines de verano que pueda escoger la mismísima Belén Esteban...
¿Por qué nosotros, Srs. de Nike?
Esta Eurocopa he tenido que ver con absoluta envidia y también admiración, por qué no... como la misma casa deportiva, Nike, patrocinadora de la selección francesa de futbol, ofrecía a la escuadra gala y a cuantos aficionados disfrutan del buen gusto (también entre los atuendos deportivos) un diseño absolutamente impecable, unos acabados de cuello, costuras y solapas perfectos y un diseño de ensueño.
¿Se imaginan el modelo galo de la Eurocopa, la misma, con nuestras 5 franjas (tal cual y sin efectos horteras)  y nuestro escudo? ¿La bomba verdad? Pues va a ser que no.
Un año más deberé esperar a adquirir una camiseta de mi equipo ya que mi cuna de alta alcurnia, modos y maneras, me impide vestir según que prenda.
Un año más me vuelvo a preguntar: ¿Por qué?
Y un año más saldrá alguno diciéndome que han batido récords de ventas y batirán récords también con la nueva, y les adelanto que un saco de esparto con oberturas para cabeza y mangas, bien impreso con sus franjas azulgranas, también resultaría un éxito estelar.
Y es que este Barça, incluso con Messi al frente disfrazado de lagarterana, es el mejor equipo de la historia, y eso señores… ciega a propios y extraños a la hora de pasar por caja.
Palabra de galeno

Nota: Dedicado a mi amigo Paco Leiva

dilluns, 18 de juny de 2012

DEVORADOR DEVORADO


                                                           Devorado

Hoy el post no es sencillo, y si a mi me va a costar escribirlo, a ustedes supongo que les costará seguirlo.
¿Lo intentamos ambos?
Vamos ahí...
En una sociedad tecnológica como la actual, las actividades cotidianas individuales proyectadas hacia todos los ámbitos y a través de Internet, han sufrido una extraña mutación que en muchos casos puede llevar a la adicción más absoluta.
Este nuevo paradigma de relaciones superpuestas en diferentes planetas eléctricos como Instagram, Facebook o Twitter hace que existan realidades paralelas, todas verdaderas (que ya saben que para mi tan real es una relación life como una relación on-line), pero que no dominamos de la misma manera y que en muchos casos tienden a dominarnos a nosotros.
Las marcas y el neuromárketing se han lanzado a la caza del consumidor a través de la red, y muchos quedarán expuestos mezclados entre sus neuras y demonios.
La psicología nos cuenta que para alimentar nuestros vacíos, debemos trabajar en nuestras inseguridades y miedos, y percibo a mi alrededor de que muchísimas personas substituyen ese trabajo de introspección personal, con la visita reiterada y a veces enfermiza a alguna red social, donde perciben y se deleitan de ser un referente admirado, seguido, entendido y hasta amado.
Otro punto que he analizado desde mi ámbito, una vez he conocido en vivo a esa persona que solo conocía on-line, es que en otros casos personas que consideran sus recursos personales un tanto vanos, inadecuados o directamente inexistentes, a través de esas mismas redes sociales se autodescubren como fuertes, poderosas y con un control absoluto sobre ese entorno.
Me preocupa y mucho el nuevo paradigma socio-tecnológico que percibo y aún resultando obvio, déjenme lanzarles algún consejo:
En la red, pasamos de ser personas a convertirnos en personajes. Eso, de por sí, no es ni bueno ni malo... Simplemente es diferente, muy diferente.
Combinen sin miedo ambas personalidades hasta fusionarlas en una sola. Promuevan el conocer, siempre que puedan a esos nuevos amigos y amigas virtuales, para ir forjando su propio yo social.
No dejen que el devorador personaje coja tanta inercia que anule a la persona, o seran ustedes los devorados por la nueva realidad hasta el punto de que una simple avería en su PC o en el suministro eléctrico, les pueda producir tal feroz ansiedad que provoque su propia descomposición vital.
Déjense querer por la red, háganlo... Pero salgan de ella regularmente y cuanto más mejor para comprobar que las caricias realmente van a parar a su cuerpo, que los halagos tienen sonido y siguen siendo emitidos para usted, que los besos tantas veces prometidos, no perecieron en el monitor para llegar certeros a su húmedo destino: Sus labios.
Sean felices.
Sean reales.
Palabra de galeno





dilluns, 11 de juny de 2012

MERLIN EL ENCANTADOR


                                                Merlin
Empiezo el jueves.

Me ha sido encomendada la dirección de todo lo referente al marketing transversal de mi grupo, solicitándoseme además que asuma la dirección específica de las emisoras de radio.
Todo parece bien encaminado... ¿verdad?, lo está, pero no tiene pocas lagunas el tema...
Una dirección de marketing es todo, menos homogenea en función de la empresa en la que te fijes, y mientras en alguna es el reconocido pulmón o corazón de la compañía, en otra puede limitarse a ser un dedito ejecutor. Como director, puedes encontrarte diseñando el marketing estratégico que asegure la perdurabilidad de una firma líder, o por el contrario, componiendo gráficamente un Christma o decidiendo si añades melocotón en almíbar o piña en su jugo, en el lote navideño.
¿Como llego? Con renovadas y tecnológicas intenciones, se lo aseguro a todos ustedes. Un director de marketing de hoy tiene que operar desde la tecnología, transgrediendo todo aquello que le dejen su director financiero, primero, y director general, detrás... No hay más
¿Que debo atender? Todo y más allá, eso también está claro. Mi acción va a transcender o debe hacerlo en todas las areas y todas sus capas profesionales. Nada debe quedar al margen del movimiento de mis responsabilidades ya que atrás queda ese departamento de marketing estanco, aislado del mundo mundial, percibido como el de los chicos que proponen maravillas de colores.
¿Que debo cambiar? El entorno, digitalizado él, puede y debe generar muchísima más información acerca de nuestra interactuación con el cliente de la que se genera hoy, y a partir de ahí deberemos actuar en consecuencia de manera valiente en pro de augmentar su satisfacción. A escuchar niños y niñas!
¿Que debo fomentar? La sorpresa. La diferencia. La proximidad. La personalidad. Y finalmente, la emoción. Vivimos en una asquerosa sociedad de madera y marmol, y sin saberlo, estamos ávidos de una lágrima, de una sonrisa o de una cólera, que también. Hagamos sentir a nuestro cliente más vivo, empujemos para que oiga su propio latir, démosle una caricia en la piel... Y nos cogerá de la mano, probablemente para no soltarnos más.
¿Que debo adiestrar? (pero poco) A mi mismo.
Soy creativo y transegresor por naturaleza y esa, siendo mi gran fuerza y mi mayor cualidad, es también mi mayor peligro autodestructor. Llego para seducir, no para vender. Para convencer, no para charlar. Y aunque me duela... llego para contar a diez tantas veces como haga falta, aún delante de botarates e ineptos.
Una acción con un cliente debe ser hoy, un matrimonio inquebrantable. Debemos entender, juntos, que luchamos por un mismo objetivo, que estamos de verdad unidos, de que solo complementándonos en fondo y forma, venceremos al mercado hostil.
Un mercado, que además de ser hostil, es traicionero y cambiante, y que como el buen Merlín, igual se muestra como un hidalgo caballero que como un pérfido reptil.
Trabajaremos duro. Sí. Pero que tengamos suerte, mucha suerte. Que por mucho que se llenen del vocablo los “puretas”, el trabajo nos dará el triunfo, pero será la suerte quien nos otorgue la excelencia.
Palabra de galeno

dilluns, 4 de juny de 2012

FELICES Y EN PELOTAS


                                   Vestirlo o desvestirlo?

Viajaba el Director General de una prestigiosa multinacional dedicada al mundo de la confección y comercialización de moda Low-Cost por un paradisíaco archipiélago en el Índico...
Todo resultaba realmente ideal, pero quedó estupefacto al ver que las gentes del lugar, apolíneas y de perfecta morfología, resultaban harapientas, vivían en la desnudez y las posibilidades de adquirir ropajes allí eran prácticamente nulas.
Estupefacto llamó de inmediato a sus dos principales proveedores de consultoría especializada y estudios de mercado, para indagar las oportunidades de negocio en el lugar.
De inmediato ambas respondieron:
La primera escuetamente: El mercado ha sido ya evaluado. Las gentes de allí no usan prácticamente ropa, por lo que no existe mercado ninguno para la implantación de su firma.
La segunda más airosa: Hace tiempo que tenemos detectado un evidente nicho empresarial en la zona descrita. Existe un evidente mercado potencial, no satisfecho en este campo al no disponer de oferta ninguna. Las posibilidades de expansión son enormes y además la competencia es aún inexistente por lo que podría plantearse una rápida implantación. Analizada la renta per cápita del país, muy desigual entre capas sociales, invita a instalarse como punto de venta para clases solventes autóctonas y turistas. También sería planteable la deslocalización de sus factorías en la India, instalándose en el archipiélago, con mejores conexiones marítimas de distribución, con lo que el negocio sería tanto como productor como proveedor.
El mismo mercado, el mismo planteamiento, los mismos datos... Y al final, dos análisis absoluta y diametralmente opuestos.
¿Quién acierta, se preguntarán? Faltan datos, pero, obviamente, uno de los dos la está cagando.
O está a punto de darse contra una pared por no haber visto una oportunidad de las que hoy en día ya no se encuentran, o por el contrario, está a punto de pegarse una galleta mayúscula de las que luego se debatirán y comentarán en escuelas de negocios occidentales...
Los mercados están ahí, y son para todo y para todos, pero resulta fundamental saberlos leer, dedicarles tiempo y talento, comprenderlos desde su propia realidad (no la nuestra) y adaptarnos a esa realidad en el sentido más y más amplio.
¿Y aquí, y ahora... qué? Pues lo mismo. No lo duden.
El mercado sigue ahí, e incluso sumido en la más sanguinaria de las crisis, con oportunidades si lo sabemos entender, leer y nos sabemos, metamórficamente, adaptar.
¿La clave? ¡Mirar cada día con ojos nuevos. Ser respetuosos y parapetarnos en la experiencia (que no, en el pasado), y confiando en la juventud y su nueva forma de mirar, entender y analizar el mundo que nos rodea, esforzándonos y trabajando más y mejor que nuestro vecino.
No hay más.
Palabra de galeno.

dimarts, 29 de maig de 2012

¿NO ERA EL MOMENTO, VISIONARIOS?


                                         Mkt Estratégico y Mkt Interno

Esta crisis es una auténtica mierda, y no por previsible es menos mierda.
Recuerdo que hace ya muchos meses, en los albores de la misma, y siendo responsable de Planificación Estratégica, planteamos la urgencia de empezar a ejecutar un Plan de Comunicación Interna que habíamos elaborado conjuntamente con mi equipo de colaboradoras y que incluía la gestión de crisis, y todo ello en un sentido humano y en clave interna.
“No se si es el momento…” se preguntaron algunos en la cúpula, y se lo siguieron preguntando meses y meses y más meses hasta que ya fue demasiado tarde.
Intenté, entonces, que esas cabezas pensantes y dirigentes viesen al trabajador como lo que realmente es: El Cliente Interno, y que este Cliente Interno merecía tan o más atención que el Cliente Externo ya que éste, en realidad, dependía del buen quehacer del primero, y no al revés.
Fue inútil.
La típica situación en que las decisiones estratégicas de mkt las tomaban, como en tantas otras organizaciones, personas absolutamente ajenas al mkt, esa especializada profesión en que llegar tarde es tan útil, como no haber ni aparecido o existido.
Perdimos la oportunidad de incrementar la confianza del colectivo y augmentar su orgullo de pertenencia, y con ello se invirtió todo.
Pasamos de intentar motivar en forma de competitividad, a (tal vez en un futuro próximo) convertir ese colectivo en moneda de cambio o de trueque con el que se intente solucionar los malos resultados del sector y, también, de la compañía.
“No sabían si era el momento…” y dejaron la empresa (hoy por suerte con una nueva cúpula) a merced del desánimo y los más dantescos titulares.
En un momento en que resultaba más necesaria que nunca una perfecta simbiosis entre vanguardia y experiencia, empezaron a oírse tambores de Ere. Tambores que suelen resonar con mucha más fuerza entre los menos jóvenes, que pueden ser previamente invitados a abandonar el barco, aún en condiciones de flotabilidad, con técnicas que suelen rozar el chantaje y que siempre están bien pertrechadas en el miedo.
“No se si es el momento” decían algunos, y ahora son los nuevos gestores los que, tal vez, deberán padecer esa garganta atenazada que produce tener que decir a un padre de familia, en muchos casos de gran talento adquirido y una competitividad impresionante, que la organización no puede seguir soportando su peso.
La pérdida de confianza hacia las cúpulas y la desmotivación ahogan el corazón del Mkt Interno, que no es otra cosa que conseguir detectar y captar la máxima participación de la más diversa inteligencia corporativa, con el fin de, unidos, alcanzar los objetivos de la misma y asegurar su perdurabilidad.
Y cuidadín, cuidadín… No sea que un ERE basado en la edad convierta el mercado, en pocos meses, en un campo de minas enemigas, y que esas minas plagadas de intelecto, lleven el nombre y apellido de los que en su momento, “No era el momento” de atender.
Palabra de galeno

dilluns, 21 de maig de 2012

CUIDADO CON LAS NARANJAS DE LA CHINA


                                                                                   Cuidado con las naranjas de la China

China está dando una lección de competitividad digna de un doctorado universitario en profundidad. Es obvio que su explosión obedece principalmente a unos salarios y derechos laborales bajo mínimos, pero el europeo que piense que solo hay eso, no es capaz de abrir objetivamente los redonditos ojos que su caucásica raza le ha regalado.
En 20 años han multiplicado un 600% su economía hasta encaramarla al segundo puesto mundial, y en plena recesión de nuestros mercados (sus mercados potenciales), siguen creciendo un 32% anualmente fijándose ahora en mercados emergentes.
¡Vaya con los chinos!
¿Y que hacemos nosotros? Equivocarnos, minimizando y justificando contemplativamente su crecimiento. Si salarial y productivamente ni podemos ni podremos con ellos los próximos 25 años, deberíamos reaccionar ya, y podemos hacerlo atacando su actual hegemonía en 2 frentes:
1.- El de la calidad, excelencia y valor añadido. Ahí los tendremos (aún) contra las cuerdas y suplicando la campana, ya que les llevamos años de ventaja en branding, innovación y valor añadido, y nuestro papel económico o se impregna de este trinomio productivo o apaga y vámonos.
2.- El de unirnos asociativamente a ellos ya que poseen lo que nosotros jamás alcanzaremos: Una productividad a escala que me atrevo a cualificar de monumental, pero ojo con este segundo aspecto ya que conozco demasiados casos de fracaso en base a una nefasta preparación casi improvisatoria antes de desembarcar en un mercado tan complejo, difícil y diferente como el chino.
¿Tienen los descendientes de Fu Manchú algún punto flaco? Lo tienen, y no es otro que su dependencia de los mercados ajenos, ya que su propio mercado de consumo, el interno, aunque va mejorando levemente, no ha despertado aún debido a sus propias ventajas competitivas: Salarios patéticos y una población con unas desigualdades sociales que mantienen sumida en la subsistencia a la mayoría de las familias.
Hoy el mercado chino tiene aún un componente socialista demasiado rígido para hacer su gran eclosión. El gobieno sigue controlando la banca y la energía, y considero que el día que decidan liberalizarlas, darán su golpe de timón definitivo. Todo lo contrario curiosamente de los mercados occidentales, que han fallado al mostrarse como un gran cagarro financiero con espabilados bancos que han ido demasiado lejos y desbocados por gobiernos incompetentes aquí y allá, y ahora hay que intervenirlos para el equilibrio de la economía y la salvación de nuestro propio sistema. Avaricia e imbecilidad a partes iguales…
De pequeños decíamos aquello de que nos engañaban como a chinos, pero si todo evoluciona como parece, deberemos cambiar el dicho ya que son ellos los que nos llevan al huerto y deberemos clamar: “Eres más astuto que un chino” y es que como sigamos así, y viendo como gestionan nuestros corruptos e ineptos mandatarios (Valencia es un ejemplo), hasta las naranjas de la china van a ser verdad y llegaran sodomizando nuestros mercados...
Palabra de galeno







dilluns, 14 de maig de 2012

AMOR DE PAGO EN LA RED


                                                         Amor de pago

Algunos de ustedes me han consultado privadamente como aumentar las ventas en un negocio on-line. Viendo que el interés ha ido en aumento, paso a describirles algunas claves ineludibles desde un punto de vista marketer para que su jardincillo digital luzca con más colorido.
No se engañe, con sus peculiaridades lógicas, un negocio digital es una tienda en toda regla y mucho más parecida a cualquier tienda en nuestras calles de lo que puedan imaginar. O pone todos los elementos necesarios para su buen funcionamiento, o vaya pensando en cerrar la persiana con el inefable cartelito: Cerrado por defunción (en este caso defunción del propio negocio), así que... Le guste o no, vaya teniendo en cuenta: Rótulo exterior, escaparate, higiene, ubicación, atención personalizada, presentación ordenada del producto, iluminación y hasta ¡calidez!
Incrementar las ventas tiene una relación absolutamente directa con el número de visitas que reciba, igual que pasaría en nuestras calles donde no venderá lo mismo un comercio idéntico en calle Pelayo que en la calle Ganduxer de Barcelona, por poner un ejemplo.
¿Hablamos de una iniciativa tecnológica? ¡Pues invierta en tecnología!
La primera premisa técnica será que su comercio se cargue de manera inmediata (Ya saben aquello de que quien espera, desespera... ¿Verdad?). Si el cliente se impacienta, lo perderá, y en la red, si se marcha no vuelve ya que la demanda es cuantiosa, pero la oferta es también inagotable.
Huya de tecnicismos en la descripción del producto excepto si su venta es extremadamente especializada (en que serán fundamentales), ya que todo lo que desoriente o dé la percepción de NO dominio, ahuyenta. El comprador on-line es cada vez más exigente, pero lo es mucho más en las formas y no tanto en el fondo. Una simple fotografía plana ya no es hoy suficiente. Invierta en fotografía de alta calidad con anversos, reversos, detalles parciales, vistas en zoom de costuras etc... Todo ello redunda de forma definitiva en la confianza, primero, la seguridad de adquisición, después, y por supuesto en el click final de compra.
Aváncese al consumidor y respóndase a las preguntas que usted mismo se formularía como cliente: "Qué utilidad tiene esto o aquello, qué ventajas ofrece o en qué mejora al de la competencia", puede formar parte de su ficha obligada de presentación.
Regularmente, entre usted mismo a husmear por todos lados, verifique si encuentra lo que busca, compruebe que todos los links funcionan correctamente, cómprese buscando sus ofertas, cambie de artículos, anúlese pedidos, confirme otros... ¡Fiscalícese críticamente!
¿Y la venta de impulso del comercio tradicional? ¿Y aquella que se produce en la caja justo antes de abandonar un local?
¡Diséñela! Querer es poder... Detecte qué cliente se marcha sin consumir y haga mkt relacional... Aproveche para agradecer su visita aún no habiendo comprado, muestre su satisfacción por su presencia y por haberse perdido por su página unos minutos, y utilice ese momento de empatía para realizar ese último contacto entre sonrisas, esa oferta inesperada y exclusiva o simplemente consiga sus datos para hacerle llegar ese producto de interés y que sólo publicitará entre los que ya considera sus amigos, le hayan comprado o no.
La red crea vínculos que serían imposibles en las relaciones life y en tiempo record, sea astuto y muestre aprecio desmesurado por sus visitantes. De la nada... Surge el amor.
Amor de pago, pero amor.
Palabra de galeno.



dilluns, 7 de maig de 2012

ATANDO LA CRISIS


                                                      Crisis? What crisis?

Estoy harto de leer iluminados en mi sector afirmando que esta crisis, violenta y despiadada, es en sí, una gran oportunidad, sin más... Y se quedan tan anchos.
No añadir nada es como decir que el divorcio es cojonudo, cuando en realidad el divorcio es un fracaso en toda regla. Otra cosa es que podamos aprovechar ese fracaso para construir algo ilusionante y fantástico... Ahí sí, pero maticemos por favor ya que si no añadimos nada, hablar de la crisis como oportunidad es una memez que me exaspera y que en todo caso no comparto.
La vida en sí es una oportunidad, pero una crisis es siempre una mierda, aunque tenga excepciones notables, que las tiene, pero con su matices y su explicaciones.
Ahí voy.
La pregunta pertinaz en este espacio de opinión, sería si existe un marketing específico para épocas de recesión tumoral como la que vivimos, y la respuesta es afirmativa.
La crisis afecta a las personas, a sus conductas, a su felicidad, a su estabilidad emocional, profesional y familiar y, naturalmente, a sus hábitos de consumo. Como marketers estamos obligados a diseñar en función de la afectación de nuestros clientes.
La recesión obliga a la reinvención de sectores enteros de actividad. Reinventarse como empresa es diseñarse en base a lo que un cliente deprimido, evasivo y recesivo espera de ti y no defraudarle, a partir ya no solo de escucharle, si no de compartir experiencias y parte de sus problemas a su lado.
Es un momento donde las redes sociales toman un papel vital así como la presencia en ferias, certámenes, conferencias u otras acciones presenciales en el punto de venta.
Aquí, la crisis no deja títere con cabeza y sufriremos todos. Si ese sufrimiento como compañía lo experimentamos acompañando a nuestro consumidor en sus penurias y expectativas, podemos llegar a realizar un marketing apasionantemente relacional.
¡No dejemos que una buena crisis pase de largo sin aprovecharla, ya que tal vez si pasamos juntos y harmónicamente el calvario, no perdamos ese agradecido cliente ya nunca más!
Estamos en un momento en que más que nunca “Comunicación y Marketing” deben ir de la mano bajo una sola dirección y un mismo mensaje claro y directo, y donde las redes sociales adquieren un protagonismo insospechado hasta hoy.
¿Por que el poder de las redes? Solo Facebook es el tercer país más poblado del mundo después de la China y la India, imaginen el poder que da eso...
Ya no hablamos de un lugar de encuentro de adolescentes para cotillear nimiedades, si no de un lugar de intercambio de experiencias sociales, donde las compañías deben influir y participar en las conversaciones que allí se producen.
Y es que, al final... Todo es como es, nada es lo que era, todo está inventado y todo está por reinventar.
¿Soluciones? La cuerda no está rota, solo es más delgada. Átala al talento y estira!
Palabra de galeno.

dimecres, 2 de maig de 2012

¡ME LA SUDA MOLAR! YO QUIERO VOLAR...


                                                                                             Volar

Hoy lo medimos todo, ya que todo lo queremos poder comparar, analizar y evaluar... Normal.
Estamos en la era de auditabilidad y la medición. Todo el mundo espera que haya datos y poder medir todo lo que haremos a partir de lo concreto y conocido. Es decir, a partir de lo ya sucedido.
¿Eso mola? Debe molar por que está bien extendido, pero a un servidor, aún reconociendo su utilidad y virtud,  no le mola una mierda...
Las percepciones intuitivas de los mercados han pasado a mejor vida excepto, curiosamente, en los avances que mueven, transforman y revolucionan las sociedades y las civilizaciones en su máxima extensión. Son los avances que se basan en el riesgo de unos pocos en provecho de unos muchos. Avances que proyectan,  exponiéndose, a partir del talento y el ingenio sin basarse en datos conocidos o, lo que aún resulta más increíble, poniendo esos datos en duda en clave de futuro.
En este contexto y en una sociedad occidental sumida en una galopante crisis (que incluye la de valores) la hiper-aceleración en la que operamos choca con una realidad muy nuestra: El rechazo al cambio.
Unos y otros se llenan la boca con que buscan constantemente la aventura... Mentira!
Gustan de aburrirse, disfrutan de la rutina, les asusta el cambio y gozan de la monotonía. En este territorio de máxima hostilidad para la creatividad y la innovación, nadamos algunos chalados que solo somos percibidos como “imprescindibles” por los menores de 30 años, que lamentablemente son los que aún no mandan un carajo.
Eso no quiere decir que no existan cambios a nuestro alrededor, y el Marketing y las posibilidades que hoy ofrece, son un claro ejemplo del fruto del tesón casi masoca de cientos de emprendedores que pisotean cada día la naftalina que encuentran en cientos de despachos y desordenan la gomina en los cabellos canos de almidonados “decidientes” (Otro vocablo que invento, que sería la unión entre “el que decide por sus dependientes”). Esos mismos decidientes que con la llegada de internet, excelían sus virtudes mientras sentían pánico por sus adentros al no saber como cabalgarlo y mucho menos adiestrarlo, y se limitaron a usarlo con las mismas metodologías, mismos medios, mismo lenguaje que existía hasta el momento. Durante mucho tiempo han cometido el error de seguir haciendo su trabajo tradicional, delegando en un único departamento la parte digital, marketing online, social media, comunidad online… en lugar de adaptar la empresa, el equipo, la comunicación, etc. de una manera global al nuevo entorno.
Y esa es la pista de baile, me guste o no, y no me fascina... Una pista de baile que hoy percibo especialmente oscura, y no por haber bajado la luz para bailar “agarraos”, si no porque alguno, que debería llegar con la misión de adecuar mi alrededor,  me temo que, de salida, deberá aprender a conjugar el verbo “volar”, y es que solo atreviéndonos a volar, podremos percibir desde las alturas las posibilidades del territorio en el que operamos.
Palabra de galeno

dilluns, 23 d’abril de 2012

MASTERIZARSE O MARTIRIZARSE?

                                                                                                Master de Masters   
      
Algunos amigos me piden que de la receta del “buen Master en Marketing (o similar)”.
Les daré mis 10 pasos culinarios pero ya aviso que no coincidirán probablemente con ningún recetario que hayan visto por ahí, y es que para gustos...
1.- Ponga un rico puñado de actores de las aulas y el mercado.
Ténganlo bien claro: Ningún profesor del mundo atesora los conocimientos de ese ser monstruoso, invertebrado y frío llamado “Google”.
Usted, ya tiene acceso a él, por lo tanto exija del profesorado contenidos diferentes de los que le ofrece. Asegúrese de que haya equilibrio entre el mundo académico y el profesional. Las formas, hoy, han tomado el mando sobre el fondo. La experiencia sobre la doctrina y el dogma. Las respuestas sobre los decretos y las proclamas. El propio mercado sobre el programa…
El buen profesor debe interpretarles, transmitirles e ilustrarles la vida ahí afuera. Que no les expliquen la suya, que a nadie le interesa!
2.- Espere un toque de sudor.
Un Master, no solo debe ser una inversión formativa, sino que además debería equivaler a la experiencia que se adquiriría en el triple o cuádruple del tiempo trabajando la misma especialidad en una empresa. Si no te ahogan y exprimen un poco a partir del ecuador, ese Master flojea…
3.- Añada un chorro de excelencia.
Pagan un título. El centro que elijan debe ser de prestigio internacional contrastado en un mundo cada vez más interconectado. En el caso del estado español, asegúrese de que pertenezca a la AEEDE. Que en Catalunya es lo mismo que mencionar los Centros: EADA, ESADE, EAE e IESE*.
4.- Compruebe una buena dosis de red
Busque una metodología donde Internet, las redes, el e-mail, WhatsApp, la Com. 2.0 y la interactuación con alumnos, profesorado y otros Masters internos y externos tengan presencia protagonista. Hoy, eso resulta vital, constructivo y enriquecedor. Un Master debe latir y compartir. Que no le encierren en sus cuatro paredes.
5.- Prevea un punto de acidez
Aquí, los baratos van a resultar insuficientes si sus perspectivas son ambiciosas. La calidad tiene un precio y vale lo que vale. Si hablamos de inversión, que lo es, y no dispone del dinero necesario, pídalo aunque escueza. Si elige bien, lo caro acabará siendo barato. No hay secretos en este punto.
6.- Busque una ración colmada de seguimiento
Si un Master late, y debe latir… las posibles medidas correctoras deben ser regulares y constantes buscando la eficacia y la eficiencia. La dirección y tutorización es absolutamente básica para no perderse por el camino, y a eso deberían añadir la complicidad de cuantos profesores han pasado por su aula. El papel del tutor o profesor no debe acabar al terminar la sesión. Éstos se han comprometido con un programa y unos objetivos. Exijan su teléfono y llámenles ante cualquier duda!
7.- Unos toques de chafardería grupal
Antes de iniciar ningún movimiento que le comprometa, investigue y chafardee quien le acompañará durante los próximos cientos de horas, como compañeros de clase. Tan importante va a resultar el buen nivel docente como de los aspirantes. Si el grupo es cultivado su aprendizaje será exponencial, si por el contrario es un poco memo, caerá irremisiblemente en la mediocridad. Si le niegan esa información, váyase.
8.- Alcance una buena ebullición de proyección
Hasta hace bien poco, y al margen de los conocimientos, la realización de un Master servía para obtener o conseguir un puesto de trabajo superior. Hoy desgraciadamente, si sirve para conseguir un trabajo, ya será magnífico. Compruebe que su Centro de estudios, disponga de buenos contactos, ofertas de trabajo y una bolsa viva.
9.- Máxima generosidad con el divertimento
Si el curso es divertido y un punto dicharachero, disfrutará de asistir a clase cada día. Si por el contrario es más tosco que un madero, tal vez le colme pero su entrega será menor y su percepción perderá brillo. Haga su estancia agradable departiendo antes y después de las horas lectivas. Todos saldrán ganando.
10.- Sírvalo en su punto inequívoco de seriedad
Ya está dentro y ha comprado seriedad. Compruebe regularmente que programa y profesorado se adecuan a lo prometido. Demasiadas veces se anuncian docentes, que ni tan siquiera han estado invitados a participar. En este sentido tolerancia cero!
Palabra de galeno

* Qué cosas... Me tienen que soportar en 2 de ellos!