dilluns, 27 de febrer de 2012

BONDAD Y MALDAD


                                                                                                             Bondad

Vaya por delante que no me considero un purista en casi ningún terreno, y menos aún en el de mi propio campo de actuación profesional... Pero hoy les invito a reflexionar conmigo, juntos, incluso revueltos…
¿Me acompañan?
Me voy a referir al niño o niña en la publicidad, pero ¡Ojo! Solo como prescriptor publicitario (Como receptor, ya lo abordaremos en otra ocasión…)
Hay poca regulación aún sobre la utilización y presencia de la infancia en los contenidos publicitarios, y de la misma manera que los reguladores son absolutamente laxos en cuanto a la presencia de niños en productos destinados a ellos, en aquellos en que los tiernos infantes no son ni target objetivo, ni receptores naturales, curiosamente aparecen también como prescriptores habituales, y además de forma masiva.
¿Qué sucede?
Cojamos al azar un producto bien alejado a un menor, el que ustedes prefieran... Un coche por ejemplo, y analicemos 10 cualidades que se esperan de una nueva referencia en el mercado del automóvil:
1.- Que sea seguro, 2.- Que sea atractivo, 3.- Que sea divertido, 4.- Que sea emotivo, 5.- Que sea decente, 6.- Que sea respetuoso, 7.- Que sea ecológico, 8.- Que sea confiable, 9.- Que sea amable a los sentidos, y 10.- Que sea bello
Y sin darnos ni cuenta, háganse la pregunta: ¿Hay en el mundo algo más seguro, atractivo, divertido, emotivo, decente, respetuoso, ecológico, confiable, amable a los sentidos y bello que UN NIÑO?
Las bondades y los atributos cualitativos de cualquier producto que deseemos explotar van a ser coincidentes con los que se atribuyen a un ser puro que aún no ha pasado el duro filtro de la vida... ¡Vaya dilema!
No nos engañemos, hasta un sofisticado y complejo fondo de inversión resulta más fiable y confiable con un angelito bondadoso de enormes ojos azules sonriendo a la pantalla, y ni los marketers, ni mucho menos los publicistas son ajenos a tanto poder...
Los profesionales de la creatividad somos el emisor primero, con nuestra responsabilidad psico-social, pero también con nuestra obligación por alcanzar los objetivos del cliente. Tras el emisor, existe el canal: Cualquier medio de comunicación y/o distribución masiva de información. Y al final del proceso, se encuentran ustedes que deberán decodificar nuestro mensaje de forma consciente o inconsciente y hacer la interpretación que nosotros pretendemos, y que ésta les conduzca en una alfombra mágica de seducción, al punto de venta más cercano.
Muchas veces me ha referido en este espacio a que, en un mercado publicitario cada vez más exigente, ya no concibo una campaña sin objetivos emocionales que hagan reaccionar al consumidor de manera vivencial.
Si este es mi credo, y lo es, el niño es un vehículo infalible. Lo siento. No el único, naturalmente, pero uno extremadamente eficaz, y en todo caso el protagonista del post de la semana.
Y mientras muchos de ustedes criticarán la explotación de esas angelicales presencias en los más diversos soportes publicitarios, sin darse puta cuenta caerán presos a tanta bondad, tanta dulzura y tanto amor, y es que ustedes, los más críticos, son… “pobrecillos” también los más vulnerables.
Espero no me lo tengan en consideración…
Palabra de galeno.

dilluns, 20 de febrer de 2012

SEDUCCIÓN

                                                                                                         Seducción


Huele a cereza madura. Olor, memoria, emoción, producto… marca. Esa es la secuencia.
La seducción, la consecuencia
El márketing olfativo nada tiene que ver con las campañas de perfumes, donde el 100% juegan eficazmente el discurso de: “Huéleme y querrás hacerme el amor”.
Nos referimos esta semana a un relativamente nuevo mundo que está ganando más y más adeptos y las razones principales se reducen a dos.
Por un lado la oportunidad cada vez más científica, que obedece a sentidos y sensaciones solamente explotables desde un punto de vista presencial ya que no puede utilizarse, lógicamente, en el floreciente mundo de la Com 2.0, del marketing on-line o digital. Un mundo que resulta terriblemente efectivo y agresivo dentro del conjunto de técnicas que enfrentan en vivo marca y consumidor.
Por otro lado, el olor, la percepción y memoria olfativa es de una perdurabilidad en nuestro cerebro absolutamente espectacular y muy por encima de otros sentidos o vivencias. Vamos a recordar la mitad de cuanto oleremos en nuestra vida, y en cambio solo vamos a retener, aunque te inyectes en vena un batido de jin Seng y jalea real a partes iguales, el 5% de cuanto vamos a leer sea cual sea el estado de atención de esa lectura.
Cuando nos hacen oler, es decir cuando malvados marketers juegan con nuestras sensibles y desprevenidas pituitarias, asociaremos esa percepción olfativa con algún sentimiento concreto y a partir de ahí con emociones determinadas, emociones que traduciremos en bienestar, en orgullo de pertenencia, en relación con una marca o establecimiento concreto o de un producto determinado en los lineales o expositores con los que satisfacer nuestra ansia consumista o nuestro débil ego.
Se trata de: Me siento bien. Me siento parte indisoluble de donde estoy. Quiero comprar donde tan bien me siento, o aquello que tanto me gusta oler: Ahí cabe desde un Gofre de chocolate, hasta un bolso de Versace o una prenda Abercrombie… (Muchos seguidores de Barcelona, habrán sucumbido en el pequeño establecimiento de helados y Gofres italianos, de Portaferrisa/Portal de l’Angel, verdad? Pues ese olor que siempre les sorprende es más falso que una opinión personal de Karanca, pero apunta estratégicamente al peatón para conseguir su reacción inmediata).
Desde fragancias propias que se asocian a una marca y con las que incluso rociarán las bolsas antes de entregarles la mercancía para que llevándolas a su hogar traslade usted mismo la esencia de la marca a su nido, hasta olores que despiertan sentidos primarios, como el hambre, la sed o el sexo. Todo está ya en la mente de las marcas líderes. El resultado? No menos sorprendente: Algunos estudios disparan el consumo hasta un 35% más en los establecimientos de una misma marca tratados olfativamente.
Y en ese contexto, seguro que muchos de ustedes visitaran en breve algún multicine. Solo acceder al recinto, recibirá una sacudida de olor a palomitas de maíz. No mire a la freidora, no tiene culpa ninguna, el olor le llegará directamente por los orificios de ventilación de todas las zonas comunes, y es que el negocio de un cine no es la recaudación en taquilla, sino conseguir que sus dedos se impregnen de aceite, sus labios de sal y, después de todo ello, su garganta de algún refresco que mitigue sus sentidos gustativos exageradamente sazonados.
Y en la pantalla, Di Caprio nunca muere. No se engañe
Palabra de galeno


dimecres, 15 de febrer de 2012

ENCONTRAR EMPLEO? ACUDE A INDIANA JONES


                                   Que lo redacte Indiana Jones.

Vaya por delante que ni PP ni PSOE me despiertan la más mínima pasíón ni en positivo ni en negativo, ya que con el tiempo cada día soy más “Anti-nada” y ni unos ni otros han tenido jamás mi voto, ya que los encuentro primos hermanos que solo se diferencian en que unos visten el conservador caballito de “Ralph Lauren”, mientras los otros se decantan más por el royo “Toni Miró” serie “pana”. Poco más.
Me he tomado la molestia de leer, con visión de marketer, la nueva reforma laboral y me temo que va ser menos productiva que una falta lanzada por Cristiano Ronaldo.
La primera conclusión es que el objetivo es una pifia, en vez de realizar un plan de como contratar más barato, se ha realizado un ejercicio basado en el como despedir más barato, y eso puede servir sólo para salvar un puñado de empresas que podrán ver continuar su actividad, pero no hará florecer cientos de proyectos fruto del talento existente que, hoy, por lo caro que resulta arrancar nada, no pueden ver la luz ni por lo tanto contratar mano de obra, muchas veces cualificada.
Me pregunto como se puede activar una reforma de esta magnitud sin haber ni tan siquiera realizado una estimación de como evolucionará el mercado laboral con o sin plan.
Escandalícense, no se ha hecho tal ejercicio!
Y para un profesional del marketing, no realizar ni un simple pre-test a algo tan transcendental, es de un sacrilegio numantino.
Sí, sí... De acuerdo, no todo es malo en conseguir un despido más desahogado ya que los empresarios están “agua al cuello”, y nos encontrábamos lejos de los cánones occidentales de nuestro entorno (también de sus sueldos, eh?), pero si eso no va acompañado (y no lo va) de un orgía fiscal para el emprendedor y en  facilitar nueva contratación, el resultado, lo miren como lo miren, será un desprósito como el camarote de los "Hermanos Marx" y en todo caso da resultado negativo.
El PP tenía dos opciones, podían recompensar a aquellos que aumentaban plantilla o a aquellos que despedían, y ha elegido la segunda opción y sólo esa opción, y ahí está el drama.
La osadía va más lejos, a partir de hoy la empresas que demuestren déficit, y con un poco de ingeniería (que viene de la palabra “ingenio”)  financiera casi todas podrán hacerlo, sin pasar por sindicatos podrán reducir salarios, variar horarios hasta la incompatibilidad familiar y alterar responsabilidades profesionales con total impunidad, a lo que el trabajador en caso de negarse, se encontrará una carta de despido “procedente” sobre la mesa de su despacho, o directamente clavada en su corazón... Perverso!
Poco más puedo añadir.
Tiempos poco alentadores y de una incompetencia preocupante.
Si inoperantes demostraron ser los anteriores, operantes pero incompetentes demuestran ser los actuales.
El tiempo coloca a cada cual en su sitio, comenté en Fbk hace unos días... Y si eso es así, que suele serlo, en el sector de los “incapaces” alguien deberá colocar gradas supletorias.
Palabra de galeno

dilluns, 6 de febrer de 2012

EL DINERO FÁCIL ES EL MÁS DIFÍCIL

Hoy, almorzando con el popular periodista Christian García, ha salido un interesante tema de debate: Los negocios detallistas que se ponen de moda, de pequeña inversión y rentabilidad inmediata.
Sé como podríamos denominarlos: “Negocios fast-forward” o “Quickly-business”...
Sé como no podríamos llamarlos: “Negocios easy-money”
En realidad nunca me he dedicado a ellos, pero siempre me han llamado la atención, y como las “meigas” haberlos haylos...
¿De qué clase de empresario hablamos? ¿De tipos afortunados? En absoluto... Eso ténganlo claro.
Los negocios que detectan, montan, organizan y ejecutan, son todo menos sencillos y solo al alcance de emprendedores inquietos, viajados, visionarios y astutos, sobretodo astutos.
¿Por qué hablo de astutos y no inteligentes?
Considero al emprendedor astuto, inteligente por definición. Existen inteligentes sin astucia, pero ni un solo astuto sin inteligencia ya que es imposible ser lo primero sin lo segundo.

Pedro Solvente, montó en 1980 la primera pizzería de porciones en una zona de bares de moda y cerca de un colegio... Se forró.
5 años más tarde el primer Video-Club del barrio... Se forró.
Vio el primero la necesidad de montar un negocio multi-producto a 100 pts, “Todo a Cien” le llamó y ... Se forró.
Cuando empezó a florecer competencia en su micro-sector, cerró y se convirtió en el primer proveedor para este tipo de negocio... Se forró.
A principios de los 90, montó un locutorio con conexión a Internet, y sin darse ni cuenta tenía 7 establecimientos... Más de lo mismo.
¿Que característica tienen en común los “Pedros Solventes” de nuestras calles?
Son astutos, son rápidos, son resolutivos, son creativos, son visionarios, ambiciosos y trabajadores.
Sin saberlo son marketers en potencia. Deben serlo, y no tienen demasiadas referencias en qué basarse.
Impresionante.

Y luego existe la familia “Rebufo”, tipos con capital para iniciar proyectos pero que se basan en detectar negocios que funcionan en su propio entorno.
Tienen un problema: Se basan en la visión ajena.
La familia “Rebufo” llega siempre tarde y solo atesora las migajas de micro-sectores ya trillados por los emprendedores originales.

Hablamos de perspicacia en estado puro, de cazadores de la oportunidad, y ésta siempre está ahí pero solo es perceptible y a la vista de unos elegidos, que aunque arriesgan, curiosamente se equivocan poco. Muy poco.

¿En que se fija hoy Pedro Solvente?
Pedro Solvente es hoy marinero.
Pedro se ha lanzado a la mar de las ondas, que no de las olas, y en un universo comercial llamado Internet.
Ha dejado de realizar pesca selectiva para lanzar redes en las redes y captar de un click bancos gigantescos de clientes.

Y detrás llegará Antonio, y probablemente recoja la pescadilla.
Una pescadilla rozando la ilegalidad y que no le dará ni para el arroz del domingo.

Palabra de galeno