dimarts, 29 de maig de 2012

¿NO ERA EL MOMENTO, VISIONARIOS?


                                         Mkt Estratégico y Mkt Interno

Esta crisis es una auténtica mierda, y no por previsible es menos mierda.
Recuerdo que hace ya muchos meses, en los albores de la misma, y siendo responsable de Planificación Estratégica, planteamos la urgencia de empezar a ejecutar un Plan de Comunicación Interna que habíamos elaborado conjuntamente con mi equipo de colaboradoras y que incluía la gestión de crisis, y todo ello en un sentido humano y en clave interna.
“No se si es el momento…” se preguntaron algunos en la cúpula, y se lo siguieron preguntando meses y meses y más meses hasta que ya fue demasiado tarde.
Intenté, entonces, que esas cabezas pensantes y dirigentes viesen al trabajador como lo que realmente es: El Cliente Interno, y que este Cliente Interno merecía tan o más atención que el Cliente Externo ya que éste, en realidad, dependía del buen quehacer del primero, y no al revés.
Fue inútil.
La típica situación en que las decisiones estratégicas de mkt las tomaban, como en tantas otras organizaciones, personas absolutamente ajenas al mkt, esa especializada profesión en que llegar tarde es tan útil, como no haber ni aparecido o existido.
Perdimos la oportunidad de incrementar la confianza del colectivo y augmentar su orgullo de pertenencia, y con ello se invirtió todo.
Pasamos de intentar motivar en forma de competitividad, a (tal vez en un futuro próximo) convertir ese colectivo en moneda de cambio o de trueque con el que se intente solucionar los malos resultados del sector y, también, de la compañía.
“No sabían si era el momento…” y dejaron la empresa (hoy por suerte con una nueva cúpula) a merced del desánimo y los más dantescos titulares.
En un momento en que resultaba más necesaria que nunca una perfecta simbiosis entre vanguardia y experiencia, empezaron a oírse tambores de Ere. Tambores que suelen resonar con mucha más fuerza entre los menos jóvenes, que pueden ser previamente invitados a abandonar el barco, aún en condiciones de flotabilidad, con técnicas que suelen rozar el chantaje y que siempre están bien pertrechadas en el miedo.
“No se si es el momento” decían algunos, y ahora son los nuevos gestores los que, tal vez, deberán padecer esa garganta atenazada que produce tener que decir a un padre de familia, en muchos casos de gran talento adquirido y una competitividad impresionante, que la organización no puede seguir soportando su peso.
La pérdida de confianza hacia las cúpulas y la desmotivación ahogan el corazón del Mkt Interno, que no es otra cosa que conseguir detectar y captar la máxima participación de la más diversa inteligencia corporativa, con el fin de, unidos, alcanzar los objetivos de la misma y asegurar su perdurabilidad.
Y cuidadín, cuidadín… No sea que un ERE basado en la edad convierta el mercado, en pocos meses, en un campo de minas enemigas, y que esas minas plagadas de intelecto, lleven el nombre y apellido de los que en su momento, “No era el momento” de atender.
Palabra de galeno

11 comentaris:

  1. Cómo me suena... Pero cómo!!!
    Pero dudo que en mi caso existiera la omisión previa de reaccionar.
    Bien explicado, doctor. Muy bien explicado.
    Espero que en el caso que narra, se evite el final
    Gracias
    Amalia Garcés

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bon dia Amalia.
      Me consta que los nuevos dirigentes lucharán por evitarlo. Con el apoyo de todos, cambios de tendencia en el mercado, nuevas medidas que incrementen marca e ingresos y un poco de suerte, tal vez se consiga.
      Apuesto por ello!

      Dr. M.

      Elimina
  2. Excelente post.
    Brillante final.

    H.M

    ResponElimina
    Respostes
    1. El final es efectista, H.M. Solo eso.
      Ojalá se evite en todas y cada una de las empresas en que se plantea.
      Un abrazo y gracias por visitarme.

      Dr. M.

      Elimina
  3. Tus finales son realmente espléndidos.
    Tan brillantes como despiadados.
    Un admirado abrazo.

    Anna Cos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bon dia Anna!
      Llevabas algun tiempo ausente, no?
      Te gustan? Pues son muy tristes!!
      Un besito y vuelve!

      Dr. M.

      Elimina
  4. En fin, el marketing interno o no, también está padecidendo la crisis como todo dios. En el fondo, se reduce todo a que la única presión de la que entiende la cúpula es la financiera, y así nos va de mal a todos, incluido a ellos, que ´pagarán cara su incompetencia. Hasta con la hoguera si esto sigue así-

    Bien escrito, y creo que bien interpretado por mi parte, aunque sin tener la visión marketingfóbica de este obligado post. Ni ganas.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola anónim@!
      En realidad tampoco resulta tan técnico o así lo intento.
      Me alegra que te haya gustado.
      Realmente, poderoso caballero es Don Dinero... pero solo fijarse en él es asegurarse el verlo desaparecer y con él, la perdurabilidad de todo lo que le rodea.
      Malos tiempos. Muy malos.
      Gracias por entrar.

      Dr. M.

      Elimina
  5. Un post excelente y espero que el final no sea trágico. Todo lo que expones me suena, y, por desgracia los grandes capos de algunas organizaciones no saben ver o valorar el trabajo que realizamos desde la sombra. Qué por desgracia es mi caso, llevo aquí trabajando más de seis años y la junta directiva no saben que existo... Por lo que en tiempos de tormentas ¿a quién crees que le darán la patada? Sin valorar realmente si puedes aportar ideas nuevas para que no sea necesario barrer.

    Un abrazo y espero que sepan valorar a las personas que te acompañan. Y a tí, por supuesto!!!!

    Besos

    ResponElimina
  6. Hola Sonia
    En realidad la particularidad no es importante. Como tu dices, son muchas las compañías que se encuentran en esa situación. La mía, por suerte, es líder en su sector y ni quiero ni pretendo que sea protagonista de la reflexión, y sí que sea un humilde reflejo.
    Que tengas muuuucha suerte, TU.
    Gracias!

    Dr. M.

    ResponElimina
  7. Joé !! que malos son los que mandan... en casi todas las empresas e instituciones.
    Que poco sentido común, que poca creatividad y que poco estilo de liderazgo.
    Ahora es cuando deberíamos tener "jefes de manada com cal" y solo descubrimos burócratas acojonados.
    Es lo de siempre: " el que vale, vale y el que no para jefe".


    Xavier
    de los radanitas

    ResponElimina