dilluns, 23 de juliol de 2012

EL BOSQUE ARDE POR LA CENIZA DE UN BANQUERO


                                                                                    Fuego en el alma
Un último post antes de vacaciones.

Un último post escrito con los párpados aún húmedos por la impotencia que crea el terror del fuego que está azotando mi país.
Un último post con la triste noticia de personas fallecidas y decenas de miles de hectáreas calcinadas en un marco de crisis que hoy tiene en vilo a miles de familias que no saben si el mes que viene el gobierno dispondrá de liquidez para pagar sus nóminas y salarios (si tienen la fortuna de percibirlos).
Este es el marco en el que me propongo escribir esta última entrada.
Un marco nada alentador. Un marco triste y con extrañas sensaciones de cara a las jornadas de descanso que se vislumbran por delante.
Y en esta mierda de situación me vienen a la memoria afirmaciones, que siendo ciertas, de tanto repetirlas sin ningún tipo de rigor se han convertido en topicazos del copón!
“Las crisis no son por ellas mismas negativas, y sí en cambio una excelente oportunidad”
Aunque pueda estar de acuerdo desde el punto de vista más emprendedor y creativo, lo cierto es que resulta un insulto a los de siempre: Los que viven en el sótano de la sociedad (Que son la inmensa mayoría y que permanecen hacinados en la mal llamada clase media), esos que no solo pagan los platos rotos, si no que se los parten en la propia crisma y sin rubor, los mismísimos culpables de la crisis que casualmente son sus máximos valedores y beneficiarios, al tiempo que sus promotores ya que del drama colectivo se derivará el mayor provecho para augmentar su propia hegemonía y poder.
Y los bosques arden, y lo hacen en parte porque esa crisis no permitió que fueran limpiados y preparados convenientemente para el verano.
Y mientras, el humo del sangriento incendio se cuela por la rendija de la ventana de mi sensibilidad ahogando mi maltrecho y habitual optimismo, y empañando de color gris la luz que todos ustedes han regalado a este espacio los últimos meses.
Sean felices, o inténtelo al menos...
Nos vemos el día 27 de agosto.
Palabra de galeno.

dilluns, 16 de juliol de 2012

CAMBIAR PARA QUE NADA CAMBIE


                                                                        Innovar

Que debemos cambiar aquello que NO funciona, es tan obvio como el respirar para vivir, pero ¿Qué debemos hacer con aquello que SÍ funciona? Ahí las opiniones serán para todos los gustos...
Los conservadores, naturalmente, dirán aquello de no tocar lo que funciona.
En el lado opuesto, los “new innovators” (una especie en auge que da bastante rabia) “mu modennos” ellos, dirán que hay que tocar y alterar con urgencia lo que nos parece que no debemos ni tocar ni alterar...
¿La verdad, cual será?
Pues haberla no hayla, y cada cual tendrá la suya, pero ya que ustedes se entiende que esperan mi opinión (porque si no estarían leyendo un blog de cocina o de astrología) ahí va:
Lo importante no es tanto si altero o no un producto que funciona, lo fundamental es analizar qué funciona y qué condiciones se dieron para obtener ese éxito, y a partir de ahí garantizar que esas premisas se alarguen tanto como se pueda en el tiempo para perpetuar el éxito.
Si algo va, y va bien, cambiarlo inmediatamente siguiendo la doctrina neo-innovadora, es una chorrada mayúscula, pero lo que no será ninguna tontería, es empezar ya desde el éxito a analizar que escenarios presentes y futuros se dibujan y se vislumbran, para adaptarnos con el latido más brioso a los inminentes y cambiantes mercados.
Aquí lo importante no es tocar o alterar el producto, aquí de lo que se trata es tocar y alterar la consciencia empresarial de la compañía para movernos a un ritmo superior al de nuestro propio entorno y competencia, sorprendiendo al propio futuro con que nosotros ya estamos ahí, cuando él llegue.
Mi buen y nunca suficientemente valorado amigo, Ferrer-Arpí, se cansó de contar y cantar en esa dirección (para mi gusto exageradamente) y a nadie le extrañará que me posicione cerca de él ya que compartimos premisas fundamentales propias de los creativos innovadores, y la provocación y la transgresión con sus lógicos toques de riesgo, forman parte de ese ADN, como no lo forma la obediencia mezquina y mecánica a esos “mandamases“ que nada de lo que funciona quieren tocar.
Pensar, pensar y pensar... De eso se trata, para eso me pagan y les aseguro que es todo menos sencillo.
¿Como será mañana mi mercado, como se consumirá el audiovisual, que dispositivos triunfarán, hacia donde van las tendencias online, que tendencias marqueters serán mañana las referentes? Etc etc...
¿La conclusión?
Pensar más.
Pensar mejor.
Pensar y actuar con contundencia. Con rigor, sí... pero con valentía, que al final… Solo ven más allá los que realmente un día, cuando todo iba bien…miraron más allá.
Palabra de galeno.

dimecres, 11 de juliol de 2012

SI TE PLANTEA OBJECIONES, SERÁ TUYA...


                                                               Venta astuta

En mi sector me encuentro a diario buenos, regulares y nefastos vendedores.
Soy de los que considero que el carácter comercial puede formarse, claro, pero tiene un componente innato, natural y personal que en caso de que no se posea, mejor uno se dedica a cualquier otra actividad laboral, como la programación informática o a la observación de las estrellas.
De entre los buenos, no todos atesoran una clave fundamental: la habilidad en el cierre concreto de la venta, y me explicaré: Hay vendedores que disfrutan tanto de su talento comercial, que se recrean innecesariament con su víctima sin prisa ninguna por el cierre del acuerdo: Error.
Estamos en la calles para vender y dar satisfacción a partir de esa venta, no para hacer amigos. Hagan ustedes lo que deseen a partir de las 7 de la tarde, hasta entonces... ¡Estén por lo que deben estar!
No retrasen el desenlace cuando está caliente y en total estado de empatía, o tal vez no vuelvan a tener la oportunidad de crear más tarde ese estado definitivo de sintonía.
Existen 3 claves para que el proceso sea todo un éxito:
-Calidad de los argumentarios,
- Manejo de las objeciones
- y Cierre.
Prácticamente no existen procesos de venta sin objeciones, y si les he de ser sincero, es bueno que así sea ya que al existir, primero: Tenemos la certeza de que existe interés por la compra, y segundo: La decisión de compra, cuando se produce, es muchísimo más firme y segura por parte del comprador, y es que en la mayoría de los casos será el propio comprador el que proponga el cierre definitivo del acuerdo.
No tomen nunca una objeción como un inconveniente ya que no lo es en absoluto, véanla como una oportunidad de confirmar la idoneidad de la oferta, y sobretodo no caigan en el desánimo y el miedo al fracaso por esa objeción, o serán ustedes los que pongan obstáculos al éxito, no el comprador.
El comprador tiene la obligación no escrita de ponerle a prueba en todos los sentidos, y usted vendedor, el deber de demostrarle y demostrase que tiene astutas y verídicas respuestas a todo cuanto se plantee.
Lo mismo sucede en clave personal cuando es uno mismo el que se vende. Vea en las objeciones de su “víctima” la oportunidad de mostrarle sus virtudes y atractivos de forma que a sus ojos resulte interesante, singular y por lo tanto... poco común y nada ordinario (Dos claves muy perseguidas hoy en día)
Yo mismo, no les voy a engañar, me considero de carácter y características personales absolutamente comerciales, y si les he de ser franco no me gusta un pepino el mundo de la venta, aunque les pueda llegar a reconocer cierta innata habilidad en ese complejo mundo de la ilusión.
Palabra de galeno

dilluns, 2 de juliol de 2012

TRANSPORTÁNDOTE AL DESEO


Nada evoca más el sentido del viajar que un vagón de tren.
Louis Vuitton propondrá de nuevo (no es la primera vez) su presentación de temporada en un tren intemporal de aires místicos y mágicos, con personajes absolutamente fantásticos y en un clima que solo Steven Meisel (New York 1954) puede reproducir.
El controvertido fotógrafo norteamericano, habitual de Versace, Calvin Klein, Doce&Gabbana, Valentino y Prada, realiza según este humilde comentarista que les escribe, una obra de arte visual que excele de sus propios soportes adquiriendo unos dotes cinematográficos más propios de los acordes pictóricos del más brillante Tim Burton, que de una campaña fotográfica de una luxury brand.
¿El hilo conductor? Sencillo… Un viaje, pero un viaje cargado no solo de lindas bolsas, bolsos y maletas, sino a rebosar de glamour, de charme y de imaginación visual.
Alguien puede ver en la propuesta, apuntes escalofriantes de aquello que parece inerte o autómata, que también, en el clima gélido continental por donde deambulaba el mil veces referenciado Orient Express.
Esa reiteración de toques vintage con lánguidas fisonomías moviéndose escondidas tras gigantescos sombreros parejos o enormes máscaras visuales, confieren a la propuesta cierto clima angustiante, de acuerdo… Pero nada ni nadie me podrá rebatir que en ese extraño clima intrigadamente nublado, se respira a partes iguales, una feminidad de un altísimo contenido sensual, y una elegancia que solo un genio de la cámara como Meisel, puede transmitir.
Quiero entrar en ese vagón, lo necesito… y deseo acariciar dulcemente alguna de esas plastificadas mejillas, susurrando a sus oídos.
¿Me convertiría al hacerlo, por algún extraño hechizo, en una de ellas?
Aún así, consumaría mi deseo…
Palabra de galeno