dimecres, 28 de març de 2012

MIMAR PARA MAMAR


                         Mimar para mamar

Como ya saben algunos seguidores, colaboro en alguna escuela de negocios como docente.
En este caso el estreno fue el viernes, con un más que ilusionante grupo de un Master en Comunicación Empresarial.
¿Por qué ilusionante? Pues miren ustedes, porque me pareció a partes iguales equilibrado, simpático, variopinto y ambicioso, y en pocas horas he notado por un lado que saben muy bien lo que quieren resultando ciertamente exigentes (los charlatanes que se pongan enfrente lo van a pasar mal) y por otro lado que contiene auténticas perlas: Desde una valenciana con una atractiva argumentación casi pictórica, una chica alemana con una hambre voraz de competitividad personal, pasando por otras personas de aquí y de allá de ricos perfiles que adoptan una “mise en scène” de tono exigente, crítico y desconfiado, que a los que gustamos de orientar profesionales (no alumnos), nos pone en estado de excitación absoluta.
Salió el tema de las redes, (Hablábamos de la evolución de los Media) y de entre todo lo que debatimos, quería puntualizar un punto: Facebook, por sí sola, es en realidad un gran bluff.
Por su proyección y éxito en números absolutos, se utiliza demasiado como referente en Masters de Mkt y comunicación, cuando en realidad es solo una red, y si me lo permiten, desde un punto de vista empresarial y de Business, una red masiva, genérica y bastante, bastante chorra!
Los top Community Manager, saben bien de lo que hablo y no se me van a ofender.
Facebook sirve para lo que sirve que no es poco, pero resulta mucho más efectiva para proyectar una apasionada aventura furtiva que para construir un apasionante proyecto empresarial.
Estoy un poco hasta el gorro de "fanpages" con miles de seguidores sin una triste estrategia detrás, y lo que es más grave, sin una burda hoja de ruta de como tratar estos fans, de como darles satisfacción, de como ofrecerles servicios o ventajas premium y ni tan siquiera, de como darles una respuesta en caso de queja o duda.
Quin desastre!
Cualquier tratamiento estratégico de una red social, y ésta es la reina del pueblo, debe colgar de un Plan de Mkt y más concretamente del Plan de mkt online o digital dentro del primero, y eso es así... Le pese a quien le pese.
Si no fuese así, ¿A qué narices estamos jugando, CMs?
¿A contar amigos que no lo son, clientes que no nos compran o consumidores que no nos conocen?
¿A crear un friky-ranking de empresas en Facebook con miles de seguidores desatendidos, vilipendiados y olvidados?
Y es que al final, que es peor: ¿Una empresa con clientes NO atendidos o una empresa con clientes MAL atendidos?
La respuesta correcta es: Las dos!! 
Sin mimar al cliente, una empresa deja hoy de serlo, para convertirse en zafios y moribundos proyectos cadavéricos en manos de un mercado que exige una empatía que crece día a día, cada día...
No atender y atender mal es lo mismo, amigos, y en ambos casos la meta final va a ser común:
Lágrimas. Muchas lágrimas, pocos lactantes en lista de espera y poca leche en las mamas que ofrecer...
Palabra de galeno

nota: Disculpen el retraso por no haber podido publicar en lunes. Me gusta atenderles (y mimarles) como merecen, y no ha podido ser hasta hoy.

dilluns, 19 de març de 2012

ESTAR ENAMORADO ES SUPERGUAY. LOEWE DIXIT


                                                             Fashion extrem by Loewe

“Me recuerda al abrigo de mi bisabuela con un súper cuello tal que así”. “Asocio Loewe con “Love”. “Estar enamorada es superguay” o “el secreto de un buen beso es darlo con ganas”... Son algunas de las perlas que se encuentran agazapadas sin rubor dentro de la última ostra publicitaria y bien cultivada de la marca de origen hispano-alemán.
Sublime, pero juro por Bob Esponja que deben tener cuidadín.
Me parto de risa cuando leo según que críticas a la campaña Loewe Gold Collection 2012. Los detractores están alimentando a la bestia, una bestia terriblemente astuta que ha analizado muy bien donde se ha metido y con un CV que descuartiza a sus imberbes e indocumentados críticos.
¿Qué encontramos? Bajo un look tan atractivo como histriónico y estudiadamente alternativo y fashion, hijos de famosos y actores de familia bien, caricaturizan una generación inexistente que une lo más vomitivo de la cursilería y la superficialidad con unas apariencias agresivas de pendientes de crucifijo y peinados imposibles entre las clases más pudientes. Toda una provocación...
La casa matriz de todo esto, el mayor monstruo mundial del lujo: LVMH, que entre otros gestiona Louis Vuitton, Moët Chandon, Givenchy, Dom Perignon o Bulgari.
Al frente, Bernard Arnault, un auténtico depredador de los mercados, el “Rey Midas” del glamour.
No amigos, no se han equivocado, han conseguido en pocos días, ya no solo millones de descargas y horas y horas de Trending-Topics mundiales... Han alcanzado el zenit al dividir el planeta del consumo entre voraces detractores y fascinados adoradores. Exactamente y ni más ni menos que el dorado sueño de cualquier Plan de Marketing de lujo: Que los que no puedan comprarme, me odien y que los que sí puedan alcanzarme, me adoren y me abanderen.
¿Por que este giro vanguardista. Por que ahora?
Por la regla de oro de la innovación: Cuando algo funciona, ¡Platéate cambiarlo!
¿Es casualidad el reciente divorcio entre Jean Paul Gaultier, hasta hace poco el ideólogo y máximo responsable del máximo competidor, grupo Hermés, con su propia sociedad? En absoluto...Cuando eso ha sucedido, ahí estaba Bernard Arnault, escondido, esperando el momento de debilidad de su rival para atestarle un mordisco maxilar de los que dejan secuela.
Mientras Gaultier quería apostar por primar la imagen del lujo en Hermés, la sociedad defendía dar un tímido giro hacia mercados más amplios y no tan exclusivos.
¿Había calculado LVMH/Loewe, que existirían críticas y parodias a su campaña? No solo lo sabía, si no que la mayoría de ellas deben estar creadas y diseñadas desde la propia firma burlándose de ellos mismos de forma metódica y quirúrgica... ¡Y en la dirección deseada!
¿Todo es triunfo entonces? De momento, sin duda, pero la apuesta es ambiciosa y expuesta: El mayor tesoro de una marca es su imagen y notoriedad, y con la campaña Gold Collection 2012 han decidido caminar sobre la cornisa, y ya se sabe que no existe lugar más alto del edificio ni con mejores vistas, pero también es cierto que desde ahí, un resbalón te parte la crisma, en este caso una crisma de casi 150 años.
Yo, de todos modos, me saco el sombrero.
Yo y el mercado.
¿Desean un dato? Esta semana, con Loewe en boca de toda la red, la firma ha incrementado sus ventas un 17% respecto a la semana anterior...
Que cosas... ¿Verdad?
Palabra de galeno

dilluns, 12 de març de 2012

DEJA BAILAR, CRETINO!

                                                                                                                                                                  
Hoy me hierve la sangre.
La mezquindad y la incompetencia campa a sus anchas en una sociedad en crisis y deberíamos poner orden a algunos aspectos de quienes ostentan responsabilidades sobre los grandes colectivos para evitar que la imbecilidad golpee en todos.
Si un día recae sobre mi, una gran responsabilidad colectiva, pondría mucho cuidado en no perder de vista que mi incompetencia será la yaga de mis dependientes, por lo que tendré que poner mucho mimo y esmero en seguir un decálogo básico.
1.- Lucharía por ser creíble y confiable. ¿Como alcanzar ser referente si no alcanzo esa premisa, y soy percibido como un prepotente incompetente?
2.- Sería proactivo. No reactivo. Se espera del dirigente que vea más allá de lo previsible y lo evidente. Describir simplemente el entorno es de memo licenciado.
3.- Resultaría generoso en implicar a todos, y en todos los proyectos. Solo el esfuerzo coral obtiene resultados. Si quieres animar a tu entorno profesional a construir una nave, evoca la grandeza y la libertad del mar. No te limites a enseñar aburridos planos de construcción naval, que ni siquiera has realizado tú mismo.
4.- Dirigir es gestionar. Sin el respeto clerical por la gestión, todo cuanto realicemos puede caer en el saco del exceso o del defecto. Saber medir es saber dirigir.
5.- Fomentaría la convivencia. Convivir no es otra cosa que entender a tus semejantes y conseguir la empatía persuasiva de emocionarse juntos ante un proyecto.
6.- El liderazgo es un proceso móvil, no un lugar donde llegar e instalarse, si ese proceso no se sostiene en el aprendizaje continuado, mutas en un ser ciego e inepto.
7.- Utilizaría la boca para dialogar y reír, no para ordenar y morder. Si no creo una atmósfera de simpatía y colaboración activa, tarde o temprano viviré en una burbuja de palmeros indeseables tan o más incompetentes que yo mismo
8.- Sería expresivo y extrovertido en valorar las consecuciones ajenas. Estoy hasta los mismísimos cojones de percibir como se hurtan proyectos ajenos que luego (encima...) no se saben desarrollar por no escuchar al autor. Vivimos del reconocimiento a nuestro esfuerzo, tanto o más que de su valoración salarial.
9.- Continuaría teniendo la creatividad como referente de culto en mi vida profesional y personal. El cambio es siempre oportunidad.
Siempre.
El que lo precia y aprecia como amenaza vive acercando la manteca al horno, y ya se sabe que ésta, con el calor de las ideas, no hará otra cosa que fundirse y desaparecer.
La vida es turbulencia y hay que disfrutar de ella, no combatirla, porque al final... ¿Qué es la música sino turbulencias acústicas invisibles que mueven y moldean cuerpos receptivos que gustan de una ilusión perceptiva?
Echen de la pista a los cretinos. Ni bailan ni dejan bailar...
Palabra de galeno
Nota: El nº 10 lo dejo para ustedes. Qué proponen?

dilluns, 5 de març de 2012

COMER Y CALLAR


Para celebrar los 10.000 visitantes, y dedicado a Meri Melgar, una de las más fieles, hoy les hablaré de un establecimiento peculiar en todos los sentidos: Su majestad el Restaurante.
Un restaurante es un establecimiento absolutamente atípico, me explicaré: Cualquier comercio en nuestras calles tiene un índice de transacción, es decir por cada 100 visitantes, el % que realizará una compra en él, y en el restaurante ese índice es del 100% ya que no se entra a husmear ni a perder unos minutos de asueto mirando tendencias. Cuando se decide traspasar el umbral, la caja ya hace chirivitas, y la única duda es cuan productivo será ese servicio.
Con este panorama, un marketer tiene ante sí infinidad de anzuelos, convenientemente presentados, para que usted, con la panza ruidosa, muerda con deleite como un pececillo ávido de apetito y desorientado criterio.
Tal vez mis colegas me critiquen como se critica en la profesión del ilusionismo, al mago que desvela trucos, pero hoy, considero que ustedes merecen armas con las que enfrentarse a esos restauradores bien asesorados, como premio a su confianza y seguimiento ciego.
1.- Las recomendaciones del día, adheridas estratégicamente con un papelito escrito a mano, suponen solo el 10% de los platos ofertados, y en cambio acaparará entorno al 40% de las demandas.
Vigile: No se trata de ninguna especialidad. Se trata de producto o en oferta para el local (y por lo tanto con mayor índice de beneficio para el restaurador) o a punto de perecer o caducar (Y que debe dársele salida de manera urgente e inmediata).
2.- Cuando los precios no están alineados y tabulados en el margen derecho, y se encuentran enganchados al final del texto descriptivo de cada plato, la comparación con otros precios resulta complicada al no ver un precio sobre el otro. Tómense su tiempo para escoger y calcular su penitencia!
3.- La lectura occidental hace que nos fijemos en los platos situados primero a la derecha y luego a la izquierda en la zona superior o inferior. Ahí se encontrarán los más caros o los más rentables. Fíjense en los centrales de todas las hojas. Ahí se esconden los más interesantes para su bolsillo.
4.-La grandilocuencia y bonitos atributos encarecen un 20% un plato. Nadie entra en la cocina a comprobar si lo asado a la piedra es a la piedra o a la sartén, si lo ecológico ha sido lavado con agua corriente con pesticidas o si lo “de mercado” proviene de un puestecillo en un hermosa aldea atendido por una oronda campesina, o de una gran central de ventas. No pague más por lo mismo
5.- Los platos más caros, siempre van precedidos por platos más baratos pero infladísimos que no valen lo que valen. Al compararlos, pensamos: “Solo por un poco más pido un plato estrella!”
6.- El camarero está adiestrado para incrementar su nota. No se confunda al considerar colega a un tipo a quien jamás ha visto antes. Esto es una batalla entre usted y su voluntad, y él y los intereses del local. Sea astuto!
Y llega el momento cumbre: La cuenta...
Sepa que no pueden imputarle absolutamente nada que no haya solicitado usted explícitamente: Si les sirven pan sin haberlo pedido (aún comiéndolo) o el típico: “Quieren tomar algo mientras miran la carta? O el “Desean un chupito final?” Respondan alto y claro: Oooh, sí, muchas gracias, es usted muy, muy amable... Y esas consumiciones no deberían estar plasmadas en la suma final. Vaya por Dios... 
Y hagan un ejercicio último: Repasen la cuenta.1 de cada 3 cuentas contiene errores (Normalmente en su contra, y naturalmente involuntarios. Esas prisas... verdad?)
Palabra de galeno.

dijous, 1 de març de 2012

EMPUJAR JUNTOS


                             Márketers, diseñadores y técnicos... A ritmo!

Desde siempre, y sobre todo en los últimos años con el auge del sector online, escucho compañeros y amigos hablando siempre de las diferentes necesidades y actitudes entre los departamentos más comunes de las empresas. Por un lado tenemos a los de marketing siempre pensando en el ROI para obtener resultados (los pijos), luego los diseñadores (de los que me incluyo) que nos pasamos el día dibujando y hablando de colores (los cool) y luego al final los técnicos siempre pensando en 010101 (los freakies).
Entre estos tres típicos perfiles de la empresa normalmente existe una tensión mutua, sobre todo en proyectos que se realizan conjuntamente. En mi opinión todo esto sucede porque somos egoístas y no pensamos en equipo, sin saber que la responsabilidad de nuestras decisiones en cada departamento puede afectar en la imagen de un producto o una empresa.
Todos nos consideramos expertos en nuestra materia y muchas veces negamos el punto de vista de otro compañero con otra visión. Hoy en día se piensa más en las necesidades de nuestro departamento que en las de las personas.
Desde mi punto de vista, los expertos, no son aquellos que creen tener la razón siempre e imponen su voluntad. Para mí, son aquellos que aportan un valor propio en su campo y que a su vez confían en el valor de otras personas consiguiendo un objetivo mutuo.
Y como conseguimos este objetivo mutuo para la empresa, pues muy fácil, jugando en equipo. Si os ponéis a pensar todos tenemos el mismo objetivo, conseguir que nuestro usuario o cliente se sienta satisfecho con nuestro producto o servicio.
Nuestro objetivo final, sea cual sea nuestro departamento, es conocer perfectamente sus necesidades, comunicarse con ellos para poder relacionarse y por consiguiente conocer de primera mano aquello que les pueda cubrir sus necesidades.
No sólo hemos de pensar en diseñar bonitos productos o servicios, o que tecnológicamente sean robustos o incluso sólo pensar en el “famoso” ROI para conseguir nuestro beneficio.
Sobre todo todos debemos tener en cuenta el ROP (Return On People), es decir, a través de las experiencias de las personas (y no usuarios o clientes) conseguir ese valor social que sea identificativo de nuestra marca o producto. Y no comunicándonos con nuestros usuarios/clientes y ofrecerles lo que creemos nosotros que les puede interesar, sino tratándolos como personas y que podamos resolver sus necesidades, con la mayor satisfacción posible.
Si anteponemos nuestros deseos personales o de departamento y pensamos en ellos conseguiremos jugar en equipo y tendremos más facilidad para conseguir nuestro éxito común y a su vez el de la empresa.
Ya para finalizar, déjenme hacer un símil futbolístico. Los grandes equipos que están en mente de todos nosotros por su belleza de juego, no son aquellos que tienen al mejor delantero o al mejor entrenador, sino aquellos que han sabido combinar todas las virtudes de sus demarcaciones ayudándose mutuamente para conseguir el objetivo final: atacar y defender juntos para ganar el partido y sobre todo para hacer disfrutar al espectador.
¿Jugamos?
Collaboration work   Ivan Serrano Regol
                              Diseñador Creativo de Interacción Multiplataforma
                            www.ivoserrano.com
                       http://twitter.com/ivoserrano
                       http://es.linkedin.com/in/ivoserrano