dimarts, 26 de juny de 2012

CONDENADOS A SER HORTERAS



Como diría el entrenador del eterno rival... ¿¿POR QUÉ??
Un año más, y empieza a ser preocupante por que ya llevamos dos consecutivos, la zamarra barcelonista ha sido ultrajada, violada y humillada por la casa Nike con la mirada cómplice del departamento de marketing del Club.
Uno, que tiene ya sus años, recuerda con nostalgia las imperturbables franjas azules y granas, que en su justa proporción (3 + 2), llenaban de orgullo, ilusión y magia las noches de los pequeños culés que, como yo, se acostaban con el balón bajo el brazo y no con el osito preceptivo, deseando que un sueño caprichoso que siempre se repetía, le llevara a correr y correr por el césped del Nou Camp convertido en una estelar figura.
Esta temporada hemos sufrido el modelo “pijama” o “tour de Francia”, una camiseta multirayada más propia de la casa Unno o Punto Blanco en el primer caso o de un equipo ciclista en el segundo, que de la firma que tiene la responsabilidad de vestir la mejor escuadra de la historia.
Qué nos encontramos el año que viene? El modelo “Salou” o “Calella” un degradado de colores directamente impresentable y con un índice de glamour parejo a los botines de verano que pueda escoger la mismísima Belén Esteban...
¿Por qué nosotros, Srs. de Nike?
Esta Eurocopa he tenido que ver con absoluta envidia y también admiración, por qué no... como la misma casa deportiva, Nike, patrocinadora de la selección francesa de futbol, ofrecía a la escuadra gala y a cuantos aficionados disfrutan del buen gusto (también entre los atuendos deportivos) un diseño absolutamente impecable, unos acabados de cuello, costuras y solapas perfectos y un diseño de ensueño.
¿Se imaginan el modelo galo de la Eurocopa, la misma, con nuestras 5 franjas (tal cual y sin efectos horteras)  y nuestro escudo? ¿La bomba verdad? Pues va a ser que no.
Un año más deberé esperar a adquirir una camiseta de mi equipo ya que mi cuna de alta alcurnia, modos y maneras, me impide vestir según que prenda.
Un año más me vuelvo a preguntar: ¿Por qué?
Y un año más saldrá alguno diciéndome que han batido récords de ventas y batirán récords también con la nueva, y les adelanto que un saco de esparto con oberturas para cabeza y mangas, bien impreso con sus franjas azulgranas, también resultaría un éxito estelar.
Y es que este Barça, incluso con Messi al frente disfrazado de lagarterana, es el mejor equipo de la historia, y eso señores… ciega a propios y extraños a la hora de pasar por caja.
Palabra de galeno

Nota: Dedicado a mi amigo Paco Leiva

dilluns, 18 de juny de 2012

DEVORADOR DEVORADO


                                                           Devorado

Hoy el post no es sencillo, y si a mi me va a costar escribirlo, a ustedes supongo que les costará seguirlo.
¿Lo intentamos ambos?
Vamos ahí...
En una sociedad tecnológica como la actual, las actividades cotidianas individuales proyectadas hacia todos los ámbitos y a través de Internet, han sufrido una extraña mutación que en muchos casos puede llevar a la adicción más absoluta.
Este nuevo paradigma de relaciones superpuestas en diferentes planetas eléctricos como Instagram, Facebook o Twitter hace que existan realidades paralelas, todas verdaderas (que ya saben que para mi tan real es una relación life como una relación on-line), pero que no dominamos de la misma manera y que en muchos casos tienden a dominarnos a nosotros.
Las marcas y el neuromárketing se han lanzado a la caza del consumidor a través de la red, y muchos quedarán expuestos mezclados entre sus neuras y demonios.
La psicología nos cuenta que para alimentar nuestros vacíos, debemos trabajar en nuestras inseguridades y miedos, y percibo a mi alrededor de que muchísimas personas substituyen ese trabajo de introspección personal, con la visita reiterada y a veces enfermiza a alguna red social, donde perciben y se deleitan de ser un referente admirado, seguido, entendido y hasta amado.
Otro punto que he analizado desde mi ámbito, una vez he conocido en vivo a esa persona que solo conocía on-line, es que en otros casos personas que consideran sus recursos personales un tanto vanos, inadecuados o directamente inexistentes, a través de esas mismas redes sociales se autodescubren como fuertes, poderosas y con un control absoluto sobre ese entorno.
Me preocupa y mucho el nuevo paradigma socio-tecnológico que percibo y aún resultando obvio, déjenme lanzarles algún consejo:
En la red, pasamos de ser personas a convertirnos en personajes. Eso, de por sí, no es ni bueno ni malo... Simplemente es diferente, muy diferente.
Combinen sin miedo ambas personalidades hasta fusionarlas en una sola. Promuevan el conocer, siempre que puedan a esos nuevos amigos y amigas virtuales, para ir forjando su propio yo social.
No dejen que el devorador personaje coja tanta inercia que anule a la persona, o seran ustedes los devorados por la nueva realidad hasta el punto de que una simple avería en su PC o en el suministro eléctrico, les pueda producir tal feroz ansiedad que provoque su propia descomposición vital.
Déjense querer por la red, háganlo... Pero salgan de ella regularmente y cuanto más mejor para comprobar que las caricias realmente van a parar a su cuerpo, que los halagos tienen sonido y siguen siendo emitidos para usted, que los besos tantas veces prometidos, no perecieron en el monitor para llegar certeros a su húmedo destino: Sus labios.
Sean felices.
Sean reales.
Palabra de galeno





dilluns, 11 de juny de 2012

MERLIN EL ENCANTADOR


                                                Merlin
Empiezo el jueves.

Me ha sido encomendada la dirección de todo lo referente al marketing transversal de mi grupo, solicitándoseme además que asuma la dirección específica de las emisoras de radio.
Todo parece bien encaminado... ¿verdad?, lo está, pero no tiene pocas lagunas el tema...
Una dirección de marketing es todo, menos homogenea en función de la empresa en la que te fijes, y mientras en alguna es el reconocido pulmón o corazón de la compañía, en otra puede limitarse a ser un dedito ejecutor. Como director, puedes encontrarte diseñando el marketing estratégico que asegure la perdurabilidad de una firma líder, o por el contrario, componiendo gráficamente un Christma o decidiendo si añades melocotón en almíbar o piña en su jugo, en el lote navideño.
¿Como llego? Con renovadas y tecnológicas intenciones, se lo aseguro a todos ustedes. Un director de marketing de hoy tiene que operar desde la tecnología, transgrediendo todo aquello que le dejen su director financiero, primero, y director general, detrás... No hay más
¿Que debo atender? Todo y más allá, eso también está claro. Mi acción va a transcender o debe hacerlo en todas las areas y todas sus capas profesionales. Nada debe quedar al margen del movimiento de mis responsabilidades ya que atrás queda ese departamento de marketing estanco, aislado del mundo mundial, percibido como el de los chicos que proponen maravillas de colores.
¿Que debo cambiar? El entorno, digitalizado él, puede y debe generar muchísima más información acerca de nuestra interactuación con el cliente de la que se genera hoy, y a partir de ahí deberemos actuar en consecuencia de manera valiente en pro de augmentar su satisfacción. A escuchar niños y niñas!
¿Que debo fomentar? La sorpresa. La diferencia. La proximidad. La personalidad. Y finalmente, la emoción. Vivimos en una asquerosa sociedad de madera y marmol, y sin saberlo, estamos ávidos de una lágrima, de una sonrisa o de una cólera, que también. Hagamos sentir a nuestro cliente más vivo, empujemos para que oiga su propio latir, démosle una caricia en la piel... Y nos cogerá de la mano, probablemente para no soltarnos más.
¿Que debo adiestrar? (pero poco) A mi mismo.
Soy creativo y transegresor por naturaleza y esa, siendo mi gran fuerza y mi mayor cualidad, es también mi mayor peligro autodestructor. Llego para seducir, no para vender. Para convencer, no para charlar. Y aunque me duela... llego para contar a diez tantas veces como haga falta, aún delante de botarates e ineptos.
Una acción con un cliente debe ser hoy, un matrimonio inquebrantable. Debemos entender, juntos, que luchamos por un mismo objetivo, que estamos de verdad unidos, de que solo complementándonos en fondo y forma, venceremos al mercado hostil.
Un mercado, que además de ser hostil, es traicionero y cambiante, y que como el buen Merlín, igual se muestra como un hidalgo caballero que como un pérfido reptil.
Trabajaremos duro. Sí. Pero que tengamos suerte, mucha suerte. Que por mucho que se llenen del vocablo los “puretas”, el trabajo nos dará el triunfo, pero será la suerte quien nos otorgue la excelencia.
Palabra de galeno

dilluns, 4 de juny de 2012

FELICES Y EN PELOTAS


                                   Vestirlo o desvestirlo?

Viajaba el Director General de una prestigiosa multinacional dedicada al mundo de la confección y comercialización de moda Low-Cost por un paradisíaco archipiélago en el Índico...
Todo resultaba realmente ideal, pero quedó estupefacto al ver que las gentes del lugar, apolíneas y de perfecta morfología, resultaban harapientas, vivían en la desnudez y las posibilidades de adquirir ropajes allí eran prácticamente nulas.
Estupefacto llamó de inmediato a sus dos principales proveedores de consultoría especializada y estudios de mercado, para indagar las oportunidades de negocio en el lugar.
De inmediato ambas respondieron:
La primera escuetamente: El mercado ha sido ya evaluado. Las gentes de allí no usan prácticamente ropa, por lo que no existe mercado ninguno para la implantación de su firma.
La segunda más airosa: Hace tiempo que tenemos detectado un evidente nicho empresarial en la zona descrita. Existe un evidente mercado potencial, no satisfecho en este campo al no disponer de oferta ninguna. Las posibilidades de expansión son enormes y además la competencia es aún inexistente por lo que podría plantearse una rápida implantación. Analizada la renta per cápita del país, muy desigual entre capas sociales, invita a instalarse como punto de venta para clases solventes autóctonas y turistas. También sería planteable la deslocalización de sus factorías en la India, instalándose en el archipiélago, con mejores conexiones marítimas de distribución, con lo que el negocio sería tanto como productor como proveedor.
El mismo mercado, el mismo planteamiento, los mismos datos... Y al final, dos análisis absoluta y diametralmente opuestos.
¿Quién acierta, se preguntarán? Faltan datos, pero, obviamente, uno de los dos la está cagando.
O está a punto de darse contra una pared por no haber visto una oportunidad de las que hoy en día ya no se encuentran, o por el contrario, está a punto de pegarse una galleta mayúscula de las que luego se debatirán y comentarán en escuelas de negocios occidentales...
Los mercados están ahí, y son para todo y para todos, pero resulta fundamental saberlos leer, dedicarles tiempo y talento, comprenderlos desde su propia realidad (no la nuestra) y adaptarnos a esa realidad en el sentido más y más amplio.
¿Y aquí, y ahora... qué? Pues lo mismo. No lo duden.
El mercado sigue ahí, e incluso sumido en la más sanguinaria de las crisis, con oportunidades si lo sabemos entender, leer y nos sabemos, metamórficamente, adaptar.
¿La clave? ¡Mirar cada día con ojos nuevos. Ser respetuosos y parapetarnos en la experiencia (que no, en el pasado), y confiando en la juventud y su nueva forma de mirar, entender y analizar el mundo que nos rodea, esforzándonos y trabajando más y mejor que nuestro vecino.
No hay más.
Palabra de galeno.