dilluns, 16 de juliol de 2012

CAMBIAR PARA QUE NADA CAMBIE


                                                                        Innovar

Que debemos cambiar aquello que NO funciona, es tan obvio como el respirar para vivir, pero ¿Qué debemos hacer con aquello que SÍ funciona? Ahí las opiniones serán para todos los gustos...
Los conservadores, naturalmente, dirán aquello de no tocar lo que funciona.
En el lado opuesto, los “new innovators” (una especie en auge que da bastante rabia) “mu modennos” ellos, dirán que hay que tocar y alterar con urgencia lo que nos parece que no debemos ni tocar ni alterar...
¿La verdad, cual será?
Pues haberla no hayla, y cada cual tendrá la suya, pero ya que ustedes se entiende que esperan mi opinión (porque si no estarían leyendo un blog de cocina o de astrología) ahí va:
Lo importante no es tanto si altero o no un producto que funciona, lo fundamental es analizar qué funciona y qué condiciones se dieron para obtener ese éxito, y a partir de ahí garantizar que esas premisas se alarguen tanto como se pueda en el tiempo para perpetuar el éxito.
Si algo va, y va bien, cambiarlo inmediatamente siguiendo la doctrina neo-innovadora, es una chorrada mayúscula, pero lo que no será ninguna tontería, es empezar ya desde el éxito a analizar que escenarios presentes y futuros se dibujan y se vislumbran, para adaptarnos con el latido más brioso a los inminentes y cambiantes mercados.
Aquí lo importante no es tocar o alterar el producto, aquí de lo que se trata es tocar y alterar la consciencia empresarial de la compañía para movernos a un ritmo superior al de nuestro propio entorno y competencia, sorprendiendo al propio futuro con que nosotros ya estamos ahí, cuando él llegue.
Mi buen y nunca suficientemente valorado amigo, Ferrer-Arpí, se cansó de contar y cantar en esa dirección (para mi gusto exageradamente) y a nadie le extrañará que me posicione cerca de él ya que compartimos premisas fundamentales propias de los creativos innovadores, y la provocación y la transgresión con sus lógicos toques de riesgo, forman parte de ese ADN, como no lo forma la obediencia mezquina y mecánica a esos “mandamases“ que nada de lo que funciona quieren tocar.
Pensar, pensar y pensar... De eso se trata, para eso me pagan y les aseguro que es todo menos sencillo.
¿Como será mañana mi mercado, como se consumirá el audiovisual, que dispositivos triunfarán, hacia donde van las tendencias online, que tendencias marqueters serán mañana las referentes? Etc etc...
¿La conclusión?
Pensar más.
Pensar mejor.
Pensar y actuar con contundencia. Con rigor, sí... pero con valentía, que al final… Solo ven más allá los que realmente un día, cuando todo iba bien…miraron más allá.
Palabra de galeno.

1 comentari:

  1. "sorprendiendo al propio futuro con que nosotros ya estamos ahí, cuando él llegue".
    En todas tus entradas encuentro alguna frase incunable que me apunto y aprovecho en alguna ocasión
    Esta es fenomenal.
    Un beso y gracias, Doc

    JPS

    ResponElimina