divendres, 18 d’octubre de 2013

LA PLAYA ES SATANÁS



La playa es Satanás.
Hablábamos el otro día con unos colegas sobre los aspectos decisivos que tendrían a bien analizar los expertos de Barcelona World o EuroVegas a la hora de decidir un emplazamiento y la posterior millonaria inversión necesaria para su implantación y explotación, en un territorio determinado del aún, Estado español. Más allá de si camparán o no a sus hanchas señoritas de buen ver ofreciendo sus servicios, y no precisamente de asesoría jurídica, o el humo de Montecristos, Cohibas o simples Marlboros, que parece haberse convertido en el gran debate fundamental (y que particularmente más que un debate me parece una estupidez frente a la magnitud que supone un monstruo de generar riqueza de estas características), el quid de la cuestión es qué ofrecer para que destinen aquí sus lustrosos dólares que traerían consigo un determinado y no explotado turismo paralelo, puestos de trabajo y, lo que es más importante: Tributos en beneficio de todo el país. Mis contertulios esbozaban sus cábalas, según mi humilde parecer con nula aplicación de un básico marketing estratégico, ya que el gran argumento que defendían para mostrar la bondad el territorio catalán como lugar idoneo, era ni más ni menos el atractivo que podía suponer su majestad la playa.
Pero no, amigos.
La playa es Satanás.
¿Por qué? Preguntarán ustedes...
Y es bien sencillo. Estos centros de juego y ocio multidisciplinar, tienen un claro y único objetivo: Recaudar a partir de una amplia, amplísima oferta de servicios de ocio, distracción, juego y deportivos, o lo que es lo mismo: Vaciar el bolsillo del huesped y llenar el bolsillo del amfitrión. ¿Y que tiene eso que ver con la playa? Muy sencillo. Nuestras playas son por ellas mismas un espectáculo, una sorpresa, un divertimento y horas y horas de ocio donde perderse retozando como un langostino sin gastar ni un céntimo de euro.
¡Mal negocio!
Mientras en otros lares, el visitante debe acudir cual ratón siguiendo al flautista de Hammelín al indispensable dispendio para pasar las horas, aquí en la costa catalana, miles de visitantes no pasarían del consumo impulsivo de alguna cervecita o, a lo más, algún mojito de ron barato en horas y horas de asueto...
¿Me siguen?
Mal negocio para los magnates americanos poner al alcance de sus huéspedes una diabólica playa donde éstos puedan remojar sus grasientos culos, sin más dispendio ni gasto que el de un preciado y precioso tiempo de estancia, y el de su propia epidermis.
Palabra de galeno

5 comentaris:

  1. Que sencillas, claras y meridianas resultan las cosas cuando alguien que entiende te las muestra.
    Es puro sentido común!
    El gran argumento de la alternativa catalana destrozada por un catalán objetivo y locuaz.
    Opino diferente de usted en muchos aspectos (sobretodo de posicionamiento político), pero al paso que voy, me planteo dejar de leerle o hasta yo defenderé sus tesis secesionistas!
    Estando o no de acuerdo, me parece un personaje clarividente.
    Un afectuoso saludo

    Fernando Perramón

    ResponElimina
  2. 24 horas en Barcelona World, 8 en la playa, 8 durmiendo, 3 de placeres íntimos, 2 de aseos varios, 2 de comidas... queda 1 para gastar, gastar!
    Pues tienes razón...
    Vaya desastre!

    Ana

    ResponElimina
  3. kbronnnnn
    què t'ham pagat els verds per aquest article. És indiscutible!
    Si el veuen els iankis... A Déu BCN W!!!!

    ResponElimina
  4. la meva pregunta es , independentment del tema de la platja..que hi estic d´acord, hi ha un mercat real per aquesta mena de negoci aquí?

    ResponElimina
  5. Toda la razón Doctor y sabias palabras.
    Pero el tema de fondo continúa siendo la absoluta ceguera de nuestra clase política al obviar las inversiones en los sectores industriales.
    Mas turistas, ya sean de playa de juego o de sexo, no nos harán salir de la cola de Europa y no hará a nuestros hijos mas inteligentes ni preparados. Si logrará que los ricos y poderosos, los especuladores y los mafiosos aún lo sean más. Y el país cada vez mas podrido y sucio.
    El futuro pasa por invertir en tecnología, procesos industriales, investigación,calidad,... Fuera de ésto, nada debería interesar al ciudadano.

    Siempre suyo

    Xavier y Alex
    de los Radanitas

    ResponElimina