divendres, 15 de novembre de 2013

ESCRIBIENDO DESDE EL POZO




                                                                                                                  pozo
En un momento personal decisivo, percibo que mi entorno me tiene como un tipo un poco “pirado”, y algo de razón debe tener ese entorno por lo que luego les explicaré...
Me aferro ciertamente y de forma emocional a los excesos al afrecer y ofrecerme, y sufro esa misma generosidad al recibir, en forma de bofetadas, cuando las cosas se tuercen, y esas bofetadas tienen un componente denominador común: La racionalidad no emocional.
Todo este rollo viene a cuento al referirme a mi sector de actividad, donde convivimos en impuesta harmonía, emocionales y racionales con un mismo objetivo: Crear.
El otro día, azotado por un (espero que breve) vendaval contrario, buscaba como encarar mi nave vital en una ceñida perfecta que me llevara a puerto, el único puerto que vislumbro en un proyecto decisivo, y me dió por buscar en algunos de mis más personales referentes y de las más diversas disciplinas, puntos en común que me ayudaran a ver la luz de algún faro, y descubrí ese punto en común: Todos ellos vivían atormentados y con evidentes signos de vivir en la frontera entre la realidad y la locura.
Revisé la vida de Mozart, que vivía atormentado por los celos, de Caravaggio, desquiciado religiosamente ante sus apegos homosexuales, de Ingmar Bergman, de un pesimismo patológico, o Marvin Gaye, que se autodestruyó sumido en las drogas y convencido de conspiraciones contra su vida...
Y el punto álgido lo encontré donde se fusionan amor, locura y arte, en las vidas de Auguste Rodin y su discípula Camille Claudel...
Todo ello me hizo pensar (lo hago a veces...)
La genialidad está directamente relacionada con la locura o el hecho de estar “pirado”?
Y la conclusión es que sin ser determinante, ayuda, y me explicaré:
La racionalidad, el equilibrio y la cordura pone límites y barreras a la realidad, o mejor dicho, utiliza la realidad como único y delimitado campo de juego.
La locura en cambio no es que no los ponga esos límites, es que no los percibe, y por lo tanto no los considera...
En la locura, la creatividad queda sin límites, y el campo de juego, el objetivo, la meta o la linea de llegada pueden llegar a ser directamente infinitos e incluso eternos!
Y continuo escribiendo desde el pozo, sin olvidar que también los pozos tienen salida.
Basta mirar hacia arriba y percibir que desde el pozo también se ve el cielo, y ese cielo se vislumbra infinito.
Solo falta esa mano que me ayude a salir.
Que no tarde... que empiezo a estar empapado.
Palabra de galeno

14 comentaris:

  1. No se si estás pirat, però sense coneixe't sí sé que ets deliciosament genial.
    Patty

    ResponElimina
    Respostes
    1. No et perds res, Patty
      Genial, què va!!!! Només honest amb la vida i amb el que escric
      Gràcies!

      Dr. M.

      Elimina
  2. Patty, yo sí tengo la suerte de conocerle. Y sí. Está total y absolutamente pirado
    Genial no sé yo...
    Un besito doctorcito
    Marta Molins

    ResponElimina
  3. Realmente estás Pirado.
    Pero da gusto leer y entender lo fundamental que puede resultar estarlo un poco, para crear algo sólido y universal

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me conformo con "crear". Sólido y universal, solo el tiempo juzga
      Gracias

      Dr. M.

      Elimina
  4. A veces la extrema sensibilidad se confunde con la locura. Les pasa a muchos artistas.
    PS: Lluis tu pots amb això i molt més! X.X.X. Meri

    ResponElimina
    Respostes
    1. Jo no soc cap problema... Parlo en genèric!!!!
      Gracies, Meri!

      Dr. M.

      Elimina
  5. t´ ensurtiras del pou. ..Sempre endavant Lluis..Un peto.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ningú ho esa del tot si mira amunt, i tothom ho està una mica si mira només al voltant
      Gracies!

      Dr. M.

      Elimina
  6. La solución de los problemas a pesar de lo que comúnmente puede parecer está más ligada a la creatividad que a la racionalidad. Vivimos en una sociedad en que lejos de animarnos a pensar de forma distinta y a buscar soluciones creativas, nos empujan a replicar procesos y modelos coartando cualquier posibilidad de ofrecer soluciones que aporten un valor diferencial. Nos animan con discursos deprimentes a vivir anclados en el miedo para no traspasar la línea de lo desconocido. Nos hemos quitado la gorra de exploradores, de soñadores y esto nos retorna irremediablemente a la misma posición. O te atreves o te atreves…y si te caes al pozo, dentro tendrás la oportunidad de conocerte a ti mismo, ver a tu entorno de forma distinta y de buscar una salida que te permita vivir de una forma más coherente con tus valores. Valores, qué gran palabra!!
    Las empresas no sólo necesitan una sacudida económica, que ya la han tenido, sino que necesitan una sacudida de procesos en los que se permita la posibilidad de buscar nuevas formas de gestión. Me hace mucha gracia cuando se hacen sesiones de brainstorming y después cuando alguien propone una solución que se sale del "guión preconcebido o esperado" lo tildan de "pirado". Pues bien, quizás hace falta actualmente una cierta dosis de locura (la proporción que la ponga cada uno) para salir de este lío en el que estamos metidos.

    Felicitats com sempre per la reflexió, Galeno. Visca els pirats que s'atreveixen a que el món pugui canviar.

    Sin "pirados" no existirían la Nexpresso, los Iphone, las vaporetta…..etc.
    Disculpar por la extensión, me he emocionado ;)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Disculpar?
      Tus reflexiones son mejores que los propios artículos!

      Dr. M.

      Elimina
  7. La locura no existe Doc, sólo existen quienes inventan ese concepto para sentirse a salvo en su parcelita de mediocridad. Lo que no pueden comprender, ale, al cajón etiquetado como "locura". ¡Nuestra percepción es tan limtada! Nuestros sentidos son primarios y nuestra memoria frágil, y de esa conjunción nace lo que llamamos realidad. Una realidad cortita, de usar y tirar.
    Y en cuanto a la creatividad, es algo que amenaza al poder, por lo cual tiende a limitarla a sus propósitos. Sólo hay que observar los planes de estudio, cada vez más enfocados a la productividad mal entendida, la del XIX-XX.

    Doc, ánimo. Y no olvides que el fondo de los pozos son el mejor lugar para conocerse a uno mismo.

    Un abrazo.

    Eduardo Litrán

    ResponElimina