divendres, 21 de gener de 2011

STOP AL MARKETING? A veces... SÍ, POR FAVOR

Esos bares de antaño...
Tradicionalmente, comer unas tapas, era una alternativa económica y distendida de solucionar una comida, hoy es un acto turístico de lujo al alcance de bolsillos pudientes, expectativas folclóricas y gargantas de nula exigencia.
Dónde han quedado los tradicionales bares de parca decoración, mugrientos pósters del barça de la temporada 81/82 en las paredes, colillas a pie de barra y exquisiteces bajo una vitrina baja de vidrio y poco ventilada?
Bares donde las mesas estaban recubiertas de hules de cuadros rojos enganchosos, donde se degustaban patatas bravas con salsa de pura creación y abundante generosidad y patatas crujientes, con un punto de refrito que las hacía entrañables...
Bares donde tras el mostrador, se podía encontrar un matrimonio (Antonio y Maria, por qué no?) que entre servicio y servicio se tiraban los trastos a la cabeza por no haber cobrado a un cliente que ambos decían que había sido servido por el otro... (mientras un hijo puberto sisaba monedas de la caja mientras se brindaba a cobrar)
Bares donde dudo que la TV se apagara nunca (incluso al cerrar el local por la noche) y formaba parte del ambiente reinante y el mando (de haberlo) se te quedaba enganchado a la mano.
Lugares donde te podías dirigir a quien fuera, para comentar lo que sea, sin que te miraran pensando “y este que coño quiere, ahora...” o te respondieran... “sorry?”
Dónde han ido a parar las gambas al ajillo del tamaño de un pulgar y con trozos de piel aun prendida?
Hoy son todas de groenlandia y más pequeñas que la uña del mencionado apéndice.
Dónde hay bombas que sean bombas (y no pelotitas) que sean deformes, elaboradas a mano mirando hacia otro lado y con pan tostado y rallado manualmente?
Hoy son todas perfectas, iguales, alineadas, de color calabaza y de aspecto plastificado.
De dónde han llegado los llamados muslitos de cangrejo que ni son muslitos ni, por supuesto, de cangrejo?
Quiero buscar los diarios, solicitándolos a la rubia de la mesa de al lado o investigando sobre la máquina de tabaco, donde se encontraban periódicos amontonados de los últimos 15 días y alguna revista de ciencia olvidada por el intelectual del lugar... y no ir a buscarlos a un estúpido dispensador con clavitos, enganchado en la pared y sujetos por un coñazo de madera con una barra de hierro que los hace ilegibles (siempre con el cupón ya recortado)
Busco esos bares rechazados por los guiris, por su aspecto clandestino, que bien podían estar entre una tienda de discos y un colmado (hoy ya no existe ni lo uno ni lo otro) y en cualquier calle de l’eixamble y donde al entrar por la mañana, el “Antonio” de turno ya te indicaba quien tenía el “Sport” que sabía que buscarías al cabo de 10 segundos...
Estoy harto de que se gasten más en diseño decorativo que en materia prima.
Estoy harto de que llegue todo pre-congelado, de aspecto impoluto y empaquetado en español y portugués.
Estoy harto de que me atiendan en inglés, porque mi pareja tiene aspecto de guiri.
Estoy harto de que la salsa brava sea salsa rosa picante de la casa “Prima”
Estoy harto de que se hayan substituido los bocadillos de palmo, por la gilipollez llamada “montadito” o “pulga” o “perla” o mil paridas más... (y al mismo precio que un soberbio bocata de antaño)
Estoy harto de la puta y reiterada decoración colonial de aire acondicionado a la vista mediante tubos cromados, madera verde y ladrillo visto, con pizarras que no son de pizarra y escritos de pintura que pretenden simular tiza!
Estoy harto de no encontrar ni Antonios ni Marías y que me atiendan o morenos de sonrisa perenne u orientales de flequillo inalterable (no les crece nunca el pelo?) que me tratan de “señor”.
Estoy harto de que al pedir “café amb gel”, me traigan SIEMPRE café con leche (han entendido supongo “café amb llet”, siempre entienden “café amb llet”...ellos).
Y es que no entienden nada y si lo cuentas, te llaman xenófobo (antes de ser tan “progresistas”, decíamos racista), y si lo pides sin hielo, es decir: un simple “café”, te pregunten: sólo? Coño!!!!  Si lo quisiera con leche, cortado o con hielo... ya lo habría dicho, no?
Estoy harto de estar harto.
Palabra de galeno.

8 comentaris:

  1. Distinguido Dr. Marqueting:

    en mi humilde opinión, creo que para encontrar eso que buscas deberías moverte por otros distritos de Barcelona que no sean ni Eixample, ni Sarrià - Sant Gervasi.
    De todos modos, yo agradezco que la exposición de tapas esté mejor aireada ahora que antes, a mí me daba yuyito que todo tipo que cualquier bicho volador pudiera hacer aterrizaje en las mismas. También agradezco que en ciertos sitios no haya televisión (cuando la hay, está siempre la puta belen esteban o similares bazofias).

    En cuanto al tema del idioma: habrá que recurrir a pinganillos traductores que tan de moda están en el panorama apañó y que hacen correr tantos ríos estúpidos de tinta y saliva.

    Con todo y con eso, hay algunos sitios que te recomiendo visitar: Bar del Pla (Ciutat Vella), Bodega Manolo (Gràcia) i més que ara no recordo.
    :-)

    ResponElimina
  2. Sr/a Topogiggio, por lo que me expone parece conocerme... pero no se si demasiado bien, ya que me pre-supone en unos ambientes determinados que siendo los propios y más visitados, como suele suceder, son los que intento evitar ni que sea para pasar desapercibido, je je...
    Desgraciadamente los locales ancestrales que han cambiado su fisonomía hacia looks más cool y más fashion están ubicados en cualquier barrio de la ciudad. Ninguno se salva...
    El hecho de que me enumere alguno (solo 2 en su memoria) ya es un drama, ya que hace 15 años, cualquier bar sería hoy añorado, y cualquier bar que me dijera estaría regentado por un Antonio y una María.
    Gracias por estar ahí!

    ResponElimina
  3. Fenomenal entrada y una duda: Teniendo usted razón en la pérdida de valor de los locales que describe, ¿qué tiene que ver el mkt en todo eso?
    Si realmente se van transformando hacia parecerse todos o a seguir una estética predeterminada por pertenecer a grandes cadenas, el problema es otro, y se llama ¡EVOLUCIÓN y GLOBALISACIÓN!
    En todo caso, le felicito porque sigo riéndo de su redacción, aunque tal vez aquí en Sevilla, el problema sea menor y se respete más lo "nuestro"".
    Antonio Alegre

    ResponElimina
  4. Amigo Antonio, coincide conmigo en esa uniformización de los locales de una misma cadena y habla de evolución y globalización, y cierto es.
    Una pregunta solamente, a QUÉ obedece esa uniformización? a un estudio complejísimo de MKT!!! (Que estudia que colores se relacionan con el objeto del negocio, cuales invitan al consumo, donde debe estar colocada la caja, que productos coloco cerca de ésta para provocar compra de impulso, que música debe sonar en función del "target" al que destino mi negocio, que vista me interesa desde el exterior, como adiestro a mis empleados, que luz resulta más adecuada...etc, etc...)
    Se da cuenta que todo ello obedece a técnicas de venta?
    Se percata? Los Antonios y las Marías, sólo estaban pendientes de tener mejor materia que el bar de al lado, un precio adecuado y una sonrisa!
    Gracias por estar ahí.

    ResponElimina
  5. Doctor Màrqueting,

    UNO
    sí: tengo memoria de pez y poca retentiva, de ahí que enumerara sola-meng dos garitos.
    DOS
    Me da la sensación que andas buscando garitos en donde desarrollar la mítica escena de Sin noticias de Gurb dónde albóndigas, dentaduras postizas y vino conviven en libertad alcoholémica total.
    Si lo encuentras, avísame, esto no me lo pierdo.

    ResponElimina
  6. Estoy de acuerdo con los comentarios que aqui se hacen sobre la perdida de identidad de los bares, pero encuentro a faltar la observación en un fenomeno sobre los bares de antaño y sus nuevos inquilinos. Me refiero a los propietarios (los Antonio y las Marias) que llevan 40 años detras de las barras, sirviendo cafes calientes en vasos de cristal, y los bocadillos de palmo, que de un dia para otro se convierten, en unos tipos bajitos con los ojos achinados, y de una habla extraña. Entonces es cuando miras la máquina de tabaco y estan los periodicos, miras las paredes y estan los posters del Barça del año 81-82, la foto dedicada de Criville en su primera victoria en 125 CC, y el azulejo de HOY NO SE FIA MAÑANA SI.
    En la zona donde yo vivo los bares de anataño existen pero ya no hay Antonio y Marias, ahora hay la familia LIN y YE MING, pero los bares estan igual.

    ResponElimina
  7. Bien observado, amigo anónimo, sin ir más lejos en la c/Artesa de Segre el mítico Bar el Pino, tocando a Mandri está regentado desde hace 6 meses por 2 asiáticos que aún hoy... entienden poco y aún hablan menos.
    El look del local ha quedado inalterable, pero no queda ni atisbo de cuanto se podía degustar cuando decidía bajar de casa a seguir el partido del canal plus del domingo...
    Gracias por entrar.

    ResponElimina