dilluns, 14 de novembre de 2011

¿SUFRES AUTO-ODIO? ¡PUES EMPUJA, CHALAO!


Ahora que ya ha pasado un tiempo prudencial y que ya no queda de lo más cool gritar a los 4 vientos lo genial que era Steve Jobs, quiero, desde este humilde rincón del marketing, rendirle un pequeño homenaje.
Estoy seguro que desde una milimesimal parte de su talento, he recibido en muchos casos los mismos palos y la misma incomprensión que el "Da Vinci" contemporáneo. Estoy convencido que también él, pero de manera mucho más convincente, luchó contra el "siempre se ha hecho así" que reina en las grandes organizaciones para justificar el rechazo corporativo a proyectos que resultan "presente terrenal" y son percibidos como "ciencia ficción interplanetaria".
Como defendía una brillante campaña de Apple, la entrada de esta semana es para pocos, tal vez muy pocos... pero estoy convencido de que alguno de vosotros lo sufrís a diario: Los locos. Los inadaptados. Los transgresores, Los rebeldes. Los problemáticos. Los que no encajáis en ningún sitio. Los que veis las cosas de otra manera. Los que os negáis a seguir las reglas y no tenéis ningún respeto por lo establecido. Pueden citaros, pueden no estar de acuerdo con vosotros, glorificaros o vilipendiaros. Pero la única cosa que no pueden hacer es ignoraros. Porque vosotros cambiáis las cosas. Vosotros impulsáis la humanidad hacia delante. Mientras algunos os ven como los locos, yo veo genios!
Porque la gente que estamos lo suficientemente loca como para pensar que podemos cambiar el mundo, somos los que logramos hacerlo. ¡No lo dudéis!
Yo lo intento cada día, y os puedo asegurar que no me han callado ni con el "dulce" de la promoción, ni con la "amenaza" del despido, y los que estáis a mi lado, podéis dar fe de ello.
¿Mérito? Ninguno. Cuando he tenido la tentación de no seguir este camino, de establecerme en el "lado oscuro" de la obediencia, he caído enfermo de auto-odio, y viendo que el auto-odio solo evoluciona hasta la más cruel de las metástasis, he decidido dejar la medicación oficial para dedicarme a volver a empujar.
Empujar y empujar...
Palabra de galeno.

11 comentaris:

  1. Bien escrito como de costumbre, pero utópico e irreal cuando hay que llevar sí o sí un plato a la mesa cada día.
    Quien puede permitirse el pulso continuo con el poder a cambio de empujar hacia (tal vez) el abismo personal?

    ResponElimina
  2. Anónimo, me lo pones a huevo...
    No conoces a Carrasco, verdad? Hay chalaos.
    Sin estar seguro de nada (nunca lo estoy), lo conozco desde hace años. Internamente, le han fusilado planes de mkt que han ejecutado desde otros despachos, le han apartado del camino por sus apellidos, lo han amenazado y puesto en manos de "head-hunters" por ir contracorriente, lo han acomodado, y una vez ahí lo han vuelto a desacomodar por dar la vara una y otra vez.
    Suicida? No lo es, se lo aseguro. Yo siempre le digo que su problema es que se quiere demasiado y un dia "prendrà mal de veritat". Pero ni yo he conseguido cambiarlo ni usted lo hará, y de eso sí estoy seguro del todo.
    Atentamente.
    A.

    ResponElimina
  3. Amigo anónimo.
    No hay razones o sinrazones.
    Como dice James Coburn en la versión original de "The Carey Treatment (1972)":
    "Nadie dijo que sería una fácil tarea".
    (Y si no lo dijo... Qué más da! Nadie revisará la versión original de esa película para comprobarlo)
    Un saludo

    Amigo A (que es evidente que lo eres, no?)
    Particularizar en mí, es un golpe bajo que de ninguna manera pretendía y además exageras en tu exposición y pones mucha imaginación en mi CV.
    Gracias por estar tan cerca y, empiezo en este momento a investigar quien se esconde tras esa "A" ni que sea para que pague unos cafés.
    Gracias de todos modos!

    ResponElimina
  4. Es necesari que hi hagi homes i dones que empenyin.
    El talent pot fer por si no és cómode. El poder eficaç posara el talent davant, el poruc apartat pero aprofitat, pero ningú en prescindirà. Seria nedar contra els propis objectius.
    M'ha agradat l'article. Estic d'acord amb Ana Cos. És il.lusionant llegir coses així.
    Gràcies, dr. Marketing
    Ferran Vilajoana

    ResponElimina
  5. Sr@ A, El doctor no es que se quiera a si mismo, es que se adora!
    Pero como voy a criticar yo eso si resulta adorable?
    Por cierto, me ha intrigado el comentario. Que pasa con su apellido? Alguien me lo aclare!!!!
    Penélope Glamour

    ResponElimina
  6. Gracias, Anna Cos.
    Tu presencia lo es más!

    Gràcies Ferran.
    Il.lusionar-me cada dia és el que intento. Si, a més, ho consegueixo amb els lectors d'aquest espai, què més es pot demanar?

    Penélope,
    Deje lo del apellido... Es una alucinación del Sr o Sra A!
    Su nombre es más adorable que yo.
    Un abrazo a todos.

    ResponElimina
  7. Aunque dices que el artículo puede que sea para pocos, siempre encuentro algo más en ellos. No creo estar loca pero siempre he pensado que el "mundo" se puede cambiar, aunque después de caer y encontrar tantas piedras, una no sabe si seguir empujando o dejar que la empujen.

    Sonia

    ResponElimina
  8. Toma del frasco, Carrasco.
    Y guarda un poco para el resto de orates.
    O no.


    Xavier

    ResponElimina
  9. No vull ser antipàtic, doctor, però deixa’m que et digui que exageres. Començant perquè compares Steve Jobs amb Leonardo da Vinci. Da Vinci va ser, ni més ni menys, que un geni en una època en què es podia acabar en la foguera per ben poca cosa; un geni multidisciplinari, l’home del renaixement. Steve Jobs va ser, sens dubte, un home molt intel•ligent, un home espavilat en una època d’oportunitats, que va comptar amb l’assessorament i el suport d’uns equips de persones amb molta capacitat que li van ajudar a fer possible el miracle. Però no gaire més que això.

    Boig, rebel, inadaptat, transgressor,... em semblen qualificatius excessius per denominar les persones que tenen bones idees, les que destaquen pel seu talent. Hi ha grans artistes, escriptors, pintors, músics,... que de bojos transgressors rebels inadaptats no en tenen res; al contrari, són persones dedicades amb entusiasme a la seva feina, gent que treballa dur amb les eines “de sempre” (i, potser, amb els mètodes “de sempre”) per obtenir resultats innovadors. I no crec que Steve Jobs fos un boig, inadaptat, etc., ni crec que hauria deixat el seu negoci en mans de cap d’aquests.

    Per últim, és cert que sovint cal empènyer ben fort per sortir del costat fosc, però també ho és que una certa estratègia contemporitzadora permet sobreviure a l’espera de que arribi el moment oportú, sense menyscabament de la pròpia dignitat.

    einestzara

    ResponElimina
  10. Bon dia, Einest.
    No em sembla antipàtic el seu comentari, si de cas, un xic inexacte i/o desorientat per no haver-me explicat prou bé.
    Els qualificatius dels emprenedors que comenta i considera inadequats, tal i com explico en el post, no son meus: Pertanyen a una pionera i brillant campanya de Apple (Think Different, le suena? La encontrará facilmente en YouTube) que la gent del sector té referenciada ja que a partir d'aquesta, altres moltes marques s'hi han inspirat. Jo em limito a reproduir-la ja que en el seu moment va resultar absolutament novedosa i transgressora (avui no ho seria tant oi?) i m'anava que ni pintada pel tema de la setmana.
    De la resta, res a dir, no comparo em limito a parlar de "Genis" universals. Per a mi, Jobs ha estat un dels més grans de la era contemporània i probablement The Best en el seu sector.
    Sempre és un plaer tenir la seva opinió, per aixó és vosté font de la meva inspiració!
    Una abraçada.

    Dr. M.

    ResponElimina