dimecres, 3 d’octubre de 2012

LA MENSTRUACIÓN DE LA SEÑORA DE AL LADO


                                                                                                                         publicidad

En el panorama publicitario actual, hoy quiero destacar 2 anuncios de dos marcas que han cambiado su papel más reciente: Free-Damm y Banc Sabadell.
Si no hace mucho lanzaba una crítica a la falta de originalidad en los spots de Damm que repetían una y otra vez hasta saciedad, la misma fórmula veraniega perdiendo edición tras edición gracia, originalidad y frescura, hoy quiero desde aquí felicitarles por ofrecer sin duda uno de los mejores anuncios de la temporada, el de FREE-Damm y sus pequeñas vacaciones de cada día: El mediodía.
Simplemente genial.
En sentido contrario (no te me enfades, Helena), por su intrigante y dudosa estética de contrastes exagerados en blanco y negro, está el del habitualmente impecable Banc Sabadell, cuyo copy es interesante pero de una imagen que invita más a la depresión y al temor, que a la confianza que se espera de una entidad financiera. En su favor, no puedo dejar de comentar que ha arriesgado, y eso desde este espacio, siempre se aplaude.
Y a nuestro alrededor? Muchísima porquería.
Fuera de notorios y notables excepciones parece que la crisis nos ha contagiado a todos, sin olvidar tampoco a los profesionales que gustamos de la singularidad y la creatividad.
Repetir fórmulas de éxito puede resultar acertado en primeras instancias, pero como reza “Yorokobu”, abusar de ositos de peluche que figura que nos inspiran confianza y pulcritud… De padres de familia torpes que solo saben abrir sopas de sobre… O de modernas y dinámicas amas de casa que curiosamente todas ellas se dedican al periodismo o la publicidad, me crea una vomitera interminable y me traslada a un estado de rechazo no solo hacia el producto publicitado, sino hacia mi mismísima profesión.
Y si damos un paso adelante? Estamos pagando en todos los sectores, todos, el inmovilismo y el precio del “siempre se hizo así, y nosotros los marketers estamos cayendo en la trampa y nos debemos autoobligar a provocar con nuestro caminar, nuevos senderos, nuevas fórmulas y nuevas soluciones!
Como hemos comentado esta mañana frente a un café con mis amigos Víctor Solá y Nico Alarcón, estoy por dedicarme a vender hamburguesas y Gintónics con la atención y servicio propios del Maxim’s de Paris. Parece que es lo único que garantiza charme y beneficio en el aburrimiento estético y creativo que nos invade, por que amigos míos, para vender compresas perfumadas en situaciones asquerosas de señores que en el autobús, detectan por el olor que la mujer de al lado está menstruando, ya está nuestro desafortunado sector publicitario actual.

Palabra de Galeno

6 comentaris:

  1. No había escrito hasta fecha, aunque me considero una entusiasta seguidora de este espacio. Soy ejecutiva de cuentas en una conocida agencia de Madrid y te quería hacer una reflexión: No estoy del todo de acuerdo con que nuestro papel sea tan lamentable como dibujas, no será que las empresas que nos contratan rechazan nuestras propuestas cuando apuntan a la innovación, empujándonos a presentar una y otra vez solo aquello que se apoya en lo tradicional i testado?
    Me interesa, y mucho, tu opinión al respecto,
    Besos

    Paloma García

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí y no.
      Las empresas van absolutamente desorientadas respecto al poder publicitario, y si bien es cierto que a veces coartan y recortan propuestas innovadoras, te aseguro que si los responsables de la presentación tienen ese "Don" necesario para la seducción y orientación, se llevará el gato al agua en una proporción enorme.
      Te lo dice por experiencia, un auténtico transgresor que gusta de ser considerado jocosamente "un liante"
      Salud! y Gracias

      Dr. M.

      Elimina
  2. Tu quieres que te cuelguen tu propios colegas de profesión, verdad? No se pueden decir verdades como éstas sin estar muy, muy arriba, en todos los sentidos.
    Olé tu guebs!!

    Aspirante a milaurista, licenciada en publicidad y RRPP sin trabajo (me dejo fichar)

    ResponElimina
    Respostes
    1. No mujer, no!
      Ni tan arriba ni tan abajo, y te quedarías partada de la cantidad de colegas que coinciden con este post.
      Gracias y muuuuuuucha suerte!

      Dr. M.

      Elimina
  3. Voy a coincidir aquí con la colega Paloma García. Vamos "a palmos" como decimos en Catalunya.
    Creatividad o falta de ella:
    1- en muchas, muchísimas ocasiones, los equipos creativos han currado como cabrones para presentar propuestas mucho más que dignas de la audiencia que iban a tener y muchas; la mayoría de las veces, las piezas ni se juzgan por su calidad, ni desde el punto de vista del target al que quieren alcanzar ni nada, simplemente por el subjetivo y personal "me gusta o no". Así, no vamos bien.
    2- el miedo, la falta de criterio y bemoles bien puestos hace que no se atrevan a aprobar piezas que probablemente darían el espaldarazo definitivo a muchas marcas. Y si no, al menos ayudarían a destacar entre sus competidoras y permanecer en la mente del consumidor por un período un pelín más largo que un nanosegundo. Miedo e inseguridad hay en cantidades industriales, de ahí la toma de decisiones, muy a menudo erróneas en muchísimas compañías. Y aquí meto en el saco a cualquier empresa.
    3- Y también muchas, muchas veces, toman por sonao como una campana o necio al que intenta poner los puntos sobre las íes y los que tienen miedo le dan la espalda. Profesional, muy profesional.
    En relación a los spots:
    Free Damm, ha dado en el clavo. Los felicito.
    Banc de Sabadell- la estética da yuyu, sí.
    Y a ver, creo que hoy por hoy no hay ningún banco que transmita confianza, así que igual deberían ya de una puta vez dejar de tomar al público por imbécil.

    ResponElimina
  4. Hoal Topogiggio!

    He respondido casi a todo lo que expones a Paloma, pero añado algo importante: JAMÁS HE ACEPTADO LA OPINIÓN DEL DIRECTOR DE LA EMPRESA O DEL CONSEJO DE DIRECCION EN MI ÁMBITO, SI ÉSTA IBA EN CONTRA DE NUESTROS INTERESES. Más o menos dificultoso, siempre he llegado a un punto que se aprochimara a mis postulados y ellos se sientieran más o menos cómodos.
    Ceder, sin más, sabiendo que no alcanzarás tus objetivos es de necio, porque no volveran a contar con tu concurso (si fracasa la campaña) solo por haber sido obediente.
    Gracias por volver!!!!!

    Dr. M.

    ResponElimina