dimecres, 21 de novembre de 2012

MIRAR UN TAXI PARA HACERSE RICO


                                                   Mirar, mirar y mirar

Un amigo de este espacio, Fernando Soto, con negocio en Las Rozas (Madrid), me solicita esta semana por mail si puedo aportar un poco de luz (pobre de mi) en la dirección de incrementar las ventas de su empresa. Lo cierto es que no tengo más información que su petición abierta, pero le daré mi opinión (solo me limito a eso cada semana) sobre algunas claves genéricas respecto a la optimización general del esfuerzo comercial.
La primera clave en un momento tan delicado como éste para la inmensa mayoría de los trabajadores, es tenerlos más que nunca en consideración. El mayor valor de una compañía no es el cliente, es el profesional que la hace latir y por lo tanto la prioridad primera será considerar a sus trabajadores como clientes internos satisfechos para conseguir, que dentro de las limitaciones existentes, se sientan importantes, referentes y fundamentales. Básicamente porque lo son.
Una segunda clave es olvidarse de las utopías. Pretender satisfacer el 100% de las necesidades del 100% de la masa consumidora alcanzable es directamente imposible y un mayúsculo disparate. Centrarse en nichos y mercados más pequeños y especializados suele ser la fórmula para tocar con los dedos los más deseados objetivos. Si su empresa ya está conformada e instalada en mercados extensos, reinvéntese, y sin dejar de explotar ninguna de sus líneas, segmente su empresa en parcelas más pequeñas, más autónomas y por lo tanto más competitivas.
La tercera clave es simple: Huya del precio como factor de decisión. En mercados amplios y en tiempo de crisis, se dinamitan los precios hasta llegar a trabajar para el mismísimo Satanás. Cuanta mayor competencia tenga (es decir más amplio sea su espacio de actuación) más difícil será aplicar márgenes de beneficio. Láncese a la caza de la especialización, minimice así su competencia, y muestre al mundo que tiene la mejor oferta en sentido amplio (calidad, distribución, atención post-venta, conocimiento de las necesidades, poder de prescripción y consejo, etc…)
Y finalmente mire, mire y mire que sucede a su alrededor antes de dar un paso en falso. Mire, mire y mire, ya que solo nos limitamos a ver, no a mirar. Y si no entiende de qué le hablo, le propongo un juego a mis lectores de Barcelona (y de cualquier otro lugar): De que color es un taxi en Barcelona? Negro y amarillo, muy bien. Pero díganme… Han visto ustedes millones al largo de su vida. Millones.
Pondrían la mano en el fuego asegurándome que parte es amarilla y que parte del vehículo es negra? Las puertas? el capó delantero? Los parachoques? el capó trasero? las puertas enteras o solo hasta el cristal? El techo tal vez?
Sean sinceros, no se jugarían ni un guisante con certitud, y eso demuestra que han visto millones, pero no han mirado ninguno!
Palabra de galeno

3 comentaris:

  1. Doc,

    Hace 32 años que vivo en Barcelona. Es decir desde que nací. No he sabido de que color es exactamente el taxi. Es decir me he equivocado por completo visualizándolo. No lo había mirado nunca!! Es decir he de mirar y aporender de mi entorno mucho, antes de emprender
    Artículo esclarecedor.
    Besos

    Anna Cos

    ResponElimina
  2. Asistí a tus clases hace 2 años y lo que nunca olvidaré y he aplicado a mi día a día, y cada día, es que ahora me fijo en todo. Dejé de ver para pasar a mirar con hambre de entender el porqué de cada detalle de la profesion.
    Recuerdo que te definiste como un observador de tu entorno, y que ese día nadie fue capaz de dibujar dignamente ni el logo de su propio telefono movil, el día que hablamos de ello, aún pretendiendo ser profesionales del marketing y haberlo visto reproducido miles de veces.
    Una gozada de clases y un hartón de reir

    P.M

    ResponElimina
  3. Dr.,

    A mi me han gustado los consejos que le has dado a tu amigo, con su permiso, los cojo prestados !
    Coincido en que cambiar la percepción del empleado y mirarlo como cliente interno puede ser muy beneficioso, en la mayoría de los casos a nivel de toma de decisiones necesitamos poder enseñar el coste-beneficio para llevar adelante acciones, pero porfavor hagámoslo de verdad demos cariño verdadero creamos en lo que hacemos sino se nota mucho y al final no sale bien.

    Marta

    ResponElimina