dilluns, 23 d’abril de 2012

MASTERIZARSE O MARTIRIZARSE?

                                                                                                Master de Masters   
      
Algunos amigos me piden que de la receta del “buen Master en Marketing (o similar)”.
Les daré mis 10 pasos culinarios pero ya aviso que no coincidirán probablemente con ningún recetario que hayan visto por ahí, y es que para gustos...
1.- Ponga un rico puñado de actores de las aulas y el mercado.
Ténganlo bien claro: Ningún profesor del mundo atesora los conocimientos de ese ser monstruoso, invertebrado y frío llamado “Google”.
Usted, ya tiene acceso a él, por lo tanto exija del profesorado contenidos diferentes de los que le ofrece. Asegúrese de que haya equilibrio entre el mundo académico y el profesional. Las formas, hoy, han tomado el mando sobre el fondo. La experiencia sobre la doctrina y el dogma. Las respuestas sobre los decretos y las proclamas. El propio mercado sobre el programa…
El buen profesor debe interpretarles, transmitirles e ilustrarles la vida ahí afuera. Que no les expliquen la suya, que a nadie le interesa!
2.- Espere un toque de sudor.
Un Master, no solo debe ser una inversión formativa, sino que además debería equivaler a la experiencia que se adquiriría en el triple o cuádruple del tiempo trabajando la misma especialidad en una empresa. Si no te ahogan y exprimen un poco a partir del ecuador, ese Master flojea…
3.- Añada un chorro de excelencia.
Pagan un título. El centro que elijan debe ser de prestigio internacional contrastado en un mundo cada vez más interconectado. En el caso del estado español, asegúrese de que pertenezca a la AEEDE. Que en Catalunya es lo mismo que mencionar los Centros: EADA, ESADE, EAE e IESE*.
4.- Compruebe una buena dosis de red
Busque una metodología donde Internet, las redes, el e-mail, WhatsApp, la Com. 2.0 y la interactuación con alumnos, profesorado y otros Masters internos y externos tengan presencia protagonista. Hoy, eso resulta vital, constructivo y enriquecedor. Un Master debe latir y compartir. Que no le encierren en sus cuatro paredes.
5.- Prevea un punto de acidez
Aquí, los baratos van a resultar insuficientes si sus perspectivas son ambiciosas. La calidad tiene un precio y vale lo que vale. Si hablamos de inversión, que lo es, y no dispone del dinero necesario, pídalo aunque escueza. Si elige bien, lo caro acabará siendo barato. No hay secretos en este punto.
6.- Busque una ración colmada de seguimiento
Si un Master late, y debe latir… las posibles medidas correctoras deben ser regulares y constantes buscando la eficacia y la eficiencia. La dirección y tutorización es absolutamente básica para no perderse por el camino, y a eso deberían añadir la complicidad de cuantos profesores han pasado por su aula. El papel del tutor o profesor no debe acabar al terminar la sesión. Éstos se han comprometido con un programa y unos objetivos. Exijan su teléfono y llámenles ante cualquier duda!
7.- Unos toques de chafardería grupal
Antes de iniciar ningún movimiento que le comprometa, investigue y chafardee quien le acompañará durante los próximos cientos de horas, como compañeros de clase. Tan importante va a resultar el buen nivel docente como de los aspirantes. Si el grupo es cultivado su aprendizaje será exponencial, si por el contrario es un poco memo, caerá irremisiblemente en la mediocridad. Si le niegan esa información, váyase.
8.- Alcance una buena ebullición de proyección
Hasta hace bien poco, y al margen de los conocimientos, la realización de un Master servía para obtener o conseguir un puesto de trabajo superior. Hoy desgraciadamente, si sirve para conseguir un trabajo, ya será magnífico. Compruebe que su Centro de estudios, disponga de buenos contactos, ofertas de trabajo y una bolsa viva.
9.- Máxima generosidad con el divertimento
Si el curso es divertido y un punto dicharachero, disfrutará de asistir a clase cada día. Si por el contrario es más tosco que un madero, tal vez le colme pero su entrega será menor y su percepción perderá brillo. Haga su estancia agradable departiendo antes y después de las horas lectivas. Todos saldrán ganando.
10.- Sírvalo en su punto inequívoco de seriedad
Ya está dentro y ha comprado seriedad. Compruebe regularmente que programa y profesorado se adecuan a lo prometido. Demasiadas veces se anuncian docentes, que ni tan siquiera han estado invitados a participar. En este sentido tolerancia cero!
Palabra de galeno

* Qué cosas... Me tienen que soportar en 2 de ellos!

20 comentaris:

  1. Doy fe, doctor.
    Concretamente C.M. de la promoción de hace un par de años que te calificó de un activista de la docencia práctica me convenció. Acabó encantada, por lo que tu post tiene todo el crédito del mundo y yo mismo estoy apuntado en un Centro determinado por su consejo. Y acerté!
    No haré publicidad, pero lean atentamente los/las interesados/as. Vale la pena.
    R.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Caramba, R, gracias!
      Espero que estés aprendiendo mucho, que te estén dando mucha estopa y que os divertais a pesar de todo!
      Un abrazo!

      Dr. M.

      Elimina
  2. Tenerlo de profesor, debe ser todo un show, no?
    No sé si aprendería mucho, pero me lo pasaría genial. Algún lector lo tiene de profe? Está tan pirado y cuerdo al tiempo como parece?
    El tema es que ya tengo 51 añitos y me queda bien lejos todo eso.
    Gracias, por sus entradas!
    Fernando Sorribas

    ResponElimina
    Respostes
    1. Un Show debe ser teniendo en cuenta lo bien que me lo paso yo mismo (y que no sé disimular...)
      A ver que opinarán ellos/as si algo opinan.
      51 años? Te intuyo más que dinámico para apuntarte al próximo curso!
      Gracias por entrar, Fernando

      Dr. M.

      Elimina
    2. colega Fernando.
      Yo tengo 56 tacos y el Dr. Màrqueting es uno de mis maestros.
      Te aconsejo te apuntes para gozar y de paso aprender los otros caminos del marketing.

      saludos

      Xavier

      Elimina
    3. Estimado Dr.
      Años ha, cuando el 2.0 no era ni una versión del Windows, fui docente sustituto en una prestigiosa escuela de negocios.
      En cierta ocasión, ofreci al alumnado la posibilidad de hacer una clase práctica de como hacer real una X acción de marketing, de forma amena , divertida y efectiva .
      La unánime respuesta me dejo hundido, pedagógicamente hablando: " déjese de tonterías y apunte en la pizarra la temática oficial que nosotros hemos venido aquí a sacarnos un título".
      Después de aquello decidí no enseñar más y dedicarme a aprender ( es más divertido aunque no cobre).

      Conclusión y moraleja: " si te pica la nariz, no te rasques la oreja".

      Xavier
      de los radanitas

      Elimina
    4. Si me hubiese encontrado en esa situación indecente, hubiese convocado una prueba de nivel inmediata y por sorpresa, para ver cuantos estaban capacitados para seguir sentados en el aula recibiendo y asimilando esa temática oficial,. Posteriormente, hubiese hecho públicos los resultados en clase analizando ejercicio por ejercio en voz alta, para que ahogaran su desvergüenza en forma de ridículo y para tu total regocijo.
      Los hijos de mamones se transforman durante su etapa de crecimiento en mamonoïdes crónicos.
      Un abrazo Maestro de maestros!

      Dr. M.

      nota: Para miles de ustedes, Xavier de los radanitas es una intelequia. Para mi es una luz y una guía.

      Elimina
  3. Es un buen decálogo.
    Una pizca provovador, pero lleva mucha razón.
    Soplaglobos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Y como se hace un post sin un pellizco de provocación?
      Por mucho que lo intento, no hay manera...
      Gracias, Soplaglobos, por darme razones y estar ahí
      Hasta pronto!

      Dr. M.

      Elimina
  4. Querido Doc,

    Comparto al 100% con usted su desmenuzado decálogo.

    Casi seguro que ahora mismo su expresión facial se parece a una ¿?.

    ¿Qué cómo puedo estar de acuerdo con usted?.

    Pues muy sencillo, me encanta Cocinar. En la elaboración culinaria se requiere saber más o menos qué nos apetece comer, conseguir buena materia prima, una cuidada preparación, mucha concentración, mucha implicación y una pizca importante de amor. Y de esta forma, cocinero, fuego e ingredientes, todos a una hacen Alquimia.

    A algunos el párrafo siguiente les puede sonar a "peloteo", aqunque si me conocieran, sabrian que no es así. Y como la realidad es la que es, he de decir que:

    Hay muchos profesores pero pocos Maestros. Dr. Marquèting es un Maestro, subrayado y en negrita. Palabra de Alumna.

    Hasta la próxima.

    Un abrazo.
    Maria Luisa

    ResponElimina
    Respostes
    1. Venga!
      Ni tanto ni tan calvo, Mª Luisa!
      Que fem? Passem d'un extrem a un altre?
      Te agradezco el comentario y aplaudo que os guste el Centro de estudiais, ya que cumple "casi" todos los requisitos, verdad?
      Un beso fuerte.

      Dr. M.

      Elimina
    2. De verdad que su receta la encuentro correctísima para un menú de 3* Michelín. Y si esto es pasar de un extremo al otro pues sí, podría ser.... los contrastes, los opuestos, los extremos se atraen y algunas veces hasta se tocan!.
      Sí,si, será eso.... la Escuela..... "casi" "casi"..
      Un beso.
      M Luisa

      Elimina
  5. Esta docencia nuestra empolvada, altiva, pretenciosa; este discurso de arriba abajo que nos llueve desde tiempos inmemoriales. Tanto birrete y tanta toga deberían callarse cuando habla un Maestro, tomar ejemplo e irse de cañas con los alumnos tras haberles apretado las tuercas para que en ese mundo profesional que habita en una esquinita de la vida no les devore uno de esos soplagaitas que tanto hablan porque nada saben, ni de surf, Doc, ni de ganchillo ni de hacer oes con canutos.

    En las horas que compartimos con Doc el término Magistral recupera su sentido adjetivando la palabra clase. Tras cuatro horas escuchándole, un viernes a las 21:30, el reloj que tenemos a nuestra espalda llega a su destino. Pero el cuerpo te pide más. Eso sólo lo logra un auténtico Maestro, y, Doc, tú lo haces. Y encima nos permites pasearnos por tu blog como Pedro por su casa, y te sobra humildad para regalarnos mil comentarios, ya sea un tirón de orejas, ya sea un sincero aplauso.

    Si por mí fuera, a docentes como él les pondría al frente de la planificación universitaria. Las clases serían tan formales como requisiera el momento, pero allí iríamos a aprender, no a memorizar ni a escuchar las gestas de los profesores. Eso sí, cuando el curso acabase, me temo que las fotos de la orla iban a tomarse en una disco a altas horas de la madrugada, y con un iPhone, claro; y me huelo yo que los birretes iban a ser substituidos por cascos de vikingos y las togas por tangas de leopardo. Como mandan los cánones.

    Gracias Doc por abrirnos tus puertas.

    Eduardo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sageraooooo!
      Una cosa tengo claro leyendo a R, a Mª Luisa y a ti, Eduardo, y es que he conseguido hacer de unos anónimos alumnos, unos muy buenos amigos y eso vale bastante más que las horas que puedan suponer preparar una clase o lo que una Business School pueda pagar por tus servicios.
      Solo me cabe decir: Gracias
      Lo del tanga de leopardo me lo tienes que explicar... Suena cholo pero pinta bien!
      Un sincero abrazo, erudito escribiente.

      Dr. M.

      Elimina
  6. Vaya, después de leer tu post y los comentarios de tus alumnos de lo único que me entran ganas es de apuntarme a un master que impartas tú, claro está.

    Ya me parecías Maestro, si haber sido alumna tuya ni leer los comentarios de tus alumnos, eres una persona con una gran experiencia e inteligente y la sabes transmitir.

    Un abrazo

    Sonia

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Sonia.
      Eres un encanto y es una suerte contar contigo cada semana.
      Gracias

      Dr. M.

      Elimina
  7. ...pues sí que va a ser verdad que eres bueno???...o tienes unos alumnos queno te los mereces...???
    Que no, que es broma, me encantaria ir a una classe tuya, tiene que ser la bomba, envidio a tus alumnos.

    Un petó Dr.

    Pelito Corto.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Algunos seguidores de este espacio, Pelito Corto, son de una exageración y generosidad extrema.
      Un petó per a tu també!

      Dr. M.

      Elimina
  8. M'he resistit! Però aquest post és brillant. Abraçada
    Oquendo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bon dia Oquendo!
      T´has resistit, dius? Doncs ja m'explicaràs un dia el perqué!
      Celebro que t'hagi agradat
      Un petó

      Dr. M.

      Elimina